Proceso constituyente

constitución



SEÑOR DIRECTOR

La respuesta de Emiliano García publicada el viernes 10 de abril me permite profundizar en algunos aspectos de la situación que probablemente se enfrentará una vez apaciguada la emergencia sanitaria. Es cierto que todo país requiere de políticos que sepan detectar oportunamente los problemas que afectan a su sociedad. En eso, ayuda poco la desorientación de la centroizquierda. 

Ahora bien, tan importante como una oposición con sentido país, es un oficialismo que tenga un ajuste institucional que ofrecer, y que tome en consideración los importantes cambios políticos y sociológicos que ha experimentado Chile en los últimos 30 años. Lo anterior incluye, entre otras cosas, una lectura más compleja de la subsidiariedad, una mejor articulación entre el poder central y las regiones, e instituciones suficientemente flexibles para recoger las diversas y cambiantes inquietudes ciudadanas. Esto, de una manera u otra, reconduce a preguntarse seriamente por la Constitución y las leyes, y por la manera en que éstas recogen tales cambios, sabiendo que el problema del vínculo social que aqueja al país excede por mucho el ámbito de lo legal.

Las lamentables circunstancias sanitarias abrieron una brecha temporal para repensar la situación, y nos permitirán ver si la centroderecha es capaz de formular un proyecto de país razonable. Dicho de otra manera, veremos cuánta voluntad de cambio hay en el sector, y de qué manera -si no es en la Constitución- se pueden empujar los procesos necesarios.

Rodrigo Pérez de Arce

Investigador IES

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.