“Proceso de insubordinación”

Women take part in a march to mark International Women's Day in Lima, Peru March 7, 2020. REUTERS/Angela Ponce NO RESALES. NO ARCHIVES



Javiera Manzi, de la CF8M, hizo algunas conjeturas a mi carta del 30/04 que requieren aclararse. Por muy masiva que haya sido la revuelta, los actores tienen una responsabilidad, y lo que es cuestionable en ella es que siga llamando a la insurrección. El llamado a la desobediencia civil que hace hoy la CF8M, en octubre lo hicieron otros actores, y lo que partió como una evasión terminó en quemas, saqueos y destrucción.

El feminismo ha sido un movimiento social, con un respaldo en doctrina y teoría política. En su historia, se ha expresado de distintas maneras, pero lo que vemos explícitamente en la calle, desde el 2018, (shows performativos) son muestras de esta neo-expresión. Al parecer Manzi no distingue que describir una forma de expresión no pretende alterar aquello que llamamos definición, ni menos su historia. Explícitamente buscan destruir y deconstruir instituciones y comportamientos humanos, para “organizarse sobre nuevas bases”, tal como señala el panfleto de la CF8M sobre el 1º de mayo “feminista y transfronterizo”.

Hoy los chilenos somos más pobres que en octubre, pero no por el modelo que les encanta llamar “neoliberal”. En 1990, Chile tenía una pobreza del 40%, y en 2017 un 8,6% (Casen), gracias a dicho “modelo”. Más bien, ha sido la insurrección en curso que ha terminado con miles de empleos, generando incertidumbre y vulnerabilidad en las familias. Sin las revueltas, el escenario no sería el mismo ante la pandemia. En lugar de contribuir en medio de esta crisis y proponer soluciones, actores como CF8M, lejos de “globalizar la solidaridad”, solo crean antagonismos para profundizar la crisis.

Daniela Carrasco

Fundación Jaime Guzmán E.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.