Reforma al sistema judicial

Imagen-NOTARIA-IVAN-TAMARGO-2074



SEÑOR DIRECTOR

El domingo se publicó en La Tercera un reportaje sobre la pugna entre los notarios del país a partir del uso de la firma electrónica en pandemia. En el marco de esta polémica no deja de sorprender la cita que se reproduce adjudicada a un miembro de la Excelentísima Corte Suprema, institución encargada de velar por la conducta ministerial de los notarios, en su calidad de auxiliares de la administración de justicia. La cita es: “Todos estamos emparentados. De hecho, muchos notarios tienen hijos e hijas de ministros trabajando en dichos lugares. No nos vamos a ver la suerte entre gitanos, eso siempre ha sido así”.

Una aseveración de este tenor llama a la reflexión en un contexto donde la ciudadanía reclama transparencia y mérito. No parece estar a la altura de los principios de probidad obligatorios para todos los órganos del Estado.

Como Asociación advertimos la urgencia de reformar el sistema de justicia, suprimiendo un conjunto de atribuciones que tienen las cortes del país y que son completamente ajenas a su rol. Entre ellas, participar en los nombramientos de jueces, de notarios y de conservadores. Resulta apremiante hacer las reformas para evitar cualquier atisbo de falta de probidad como las que hemos leído en su diario.

La función jurisdiccional que con esmero realizan día a día nuestros jueces y juezas desde sus estrados, se distrae en tareas que a todas luces son ajenas a su rol poniendo muchas veces en riesgo el prestigio de la misma. Chile merece un sistema judicial alejado de roles gerenciales. Esperamos que en el próximo proceso constituyente abordemos cómo organizar la judicatura chilena ajustando sus funciones a lo que todo Estado democrático de derecho reclama.

M. Soledad Piñeiro

Presidenta Asociación Nacional de Magistradas y Magistrados

Comenta

Imperdibles