Se hace solo por cumplir

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO



SEÑOR DIRECTOR

Hace unos días se ingresaron al Parlamento dos proyectos de ley que eran parte de los pendientes para tener la mayor cantidad de elementos en régimen para cuando asuman los nuevos gobernadores regionales que elegiremos en abril próximo. Estos proyectos son el de financiamiento regional y una ley “corta” para mejorar la ley de fortalecimiento a la regionalización.

En el primero, no solo no se plantean más recursos para las regiones, sino que, además, se sobreburocratiza el proceso financiero, no se termina con la repartición de fondos discrecionales por parte del Estado Central, ni se consideran aspectos de desarrollo territorial para la composición de los fondos.

El segundo proyecto tampoco hace que el proceso de transferencia de competencias desde el nivel central hacia los territorios sea más expedito, más eficiente y con foco real en aquellos mecanismos, planes o programas que sean de mayor interés para las regiones, y cuya pertinencia territorial contribuiría de manera importante a producir un mayor impacto en la mitigación de brechas de desarrollo.

Tanto el aspecto financiero, como el de competencias, han sido trabajados transversalmente por diversos grupos, tanto de parlamentarios, como de regionalistas, académicos, economistas, entre muchos otros, cuyas propuestas además fueron entregadas al gobierno hace más de un año. Ante eso, y frente a la necesidad de dotar a los gobernadores regionales de mayores atribuciones, la respuesta del gobierno ha sido la desidia, la mediocridad y el mínimo esfuerzo. Solo por cumplir.

Natalia Piergentili

Académica, directora del área de Descentralización y Cohesión Territorial, Fundación Chile21

Ex subsecretaria de Economía

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.