Seguridad ciudadana: más acciones y menos mesas

(Photo by DIEGO REYES / AFP)



SEÑOR DIRECTOR:

Resulta incomprensible que el debate sobre seguridad solo esté circunscrito a una mesa sobre el tema, planteando que el gobierno no sería capaz de realizar medidas si no existe un acuerdo con la oposición. Es importante que el gobierno entienda que las medidas legislativas no son el único recurso para preocuparse del principal problema de los chilenos.

No es positivo tener 54 mil ingresos clandestinos al año, con ocho asesinatos en 18 días en la región de Tarapacá, con bandas extranjeras insertándose en Chile. Contra ello, no se necesita una ley para evitar que funcionarios del Ministerio del Interior en Colchane ingresen clandestinamente a extranjeros por la frontera con Bolivia; no se necesita una ley para evitar que el abogado que buscó evitar la expulsión de unanarco que traficó 1,6 toneladas de droga sea el encargado de casi 1 millón de extranjeros como Director Regional Metropolitano del Servicio de Migraciones. Tampoco se necesita ir al Congreso para reconducir extranjeros con antecedentes penales a Bolivia, dado que fue una resolución del propio gobierno, una decisión administrativa, la de no reconducir a extranjeros no bolivianos con el país vecino, ni tampoco se necesita sentarse en una mesa para expulsar a quien ingresa clandestinamente, y que el año 2022 expulsó a menos de 30, aplaudiendo y explicando que había firmado más de 1.000 documentos, pero todos continúan en Chile.

Un análisis similar se puede realizar con los portonazos, los secuestros, robos con violencia y otros delitos que hoy afectan gravemente a todos los que vivimos en Chile. Por ello, el gobierno debe avanzar en seguridad ciudadana, dejar de excusarse en falta de mesas y leyes, ya que las herramientas existen, la pregunta es si no quieren o no saben utilizarlas.

Álvaro Bellolio A.

Director Observatorio Migración Responsable

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.