Toque de queda y hacinamiento




SEÑOR DIRECTOR

El adelantamiento del toque de queda a las 22:00 ha tenido impactos negativos en los hacinamientos en el transporte público. Dicha medida implicó que el Metro de Santiago decidiera adelantar el cierre de sus operaciones a las 20.00 hrs., mientras que la DTPM decidió programar la salida de los últimos buses de los terminales a las 20:30 hrs. Con esto, la hora punta tarde se ha concentrado en tan solo un par de horas, y el número de personas por bus o vagón ha aumentado.

Las autoridades han hecho caso omiso a la solicitud de aumentar frecuencias y programar horarios diferidos de entrada y salida del trabajo para extender el horario punta. Si a esto le sumamos el hecho de acortar los horarios de funcionamiento, la situación en el transporte público se torna más preocupante aún. Urge, por tanto, entregar todas las facilidades a los trabajadores del Metro y empresas operadoras de buses para que el servicio pueda extenderse hasta las 22 hrs. con frecuencias adecuadas. Además, es necesario reevaluar los beneficios y costos del adelantamiento del toque de queda.

Franco Basso

Doctor en Transporte y académico PUCV

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.