Tratado de paz

07 DE JULIO DE 2021/SANTIAGO Vista general de la primera sesión de la Convención Constitucional, realizada en el Salón Plenario del Ex Congreso Nacional en Santiago. FOTO: ALEJANDRO CARVALLAL/SENADO vía AGENCIAUNO




SEÑOR DIRECTOR

Me he dado cuenta, con sorpresa y pena, que absolutamente nadie le ha tomado el peso a los acontecimientos que vivimos.

Hoy, luego de 200 años de República, hemos dado un giro radical en nuestro modus operandi político-histórico para, por fin, conversar. Algo, que -reconozcámoslo- ha costado dos siglos y miles de vidas de compatriotas.

Estoy acongojado porque este es nuestro momento histórico, que va más allá de lo que se pretende construir: la nueva Constitución. Es el tiempo en que todas las partes han decidido dialogar, ambicionando superar todas las rencillas.

Por la relevancia de lo que experimentamos, les pido encarecidamente a todos guardar las pasiones; darle la altura, seriedad y solemnidad que esta instancia se merece; honrar la tarea; no dilapidar esfuerzos; construir y madurar como nación, para cumplir con el ineludible tratado de paz que Chile y sus pueblos se merecen.

¿Vamos a despilfarrar esta gran oportunidad?

Jorge Wasyluk Nieto

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.