Un mensaje inédito

Foto: Agenciauno



SEÑOR DIRECTOR

En medio de un estado de catástrofe, con Chile sufriendo los embates de una crisis sanitaria y económica global y justo cuando la oposición muestra su peor cara, el Presidente Piñera entrega un mensaje inédito; muy diferente a sus seis anteriores discursos. 

En efecto, el Presidente estuvo lejos de la autocomplacencia que tanto le critican, de la lista interminable de medidas y de la exagerada bondad con la que a veces suele calificarlas. No. El Presidente, en vez de relevar su propia gestión, decidió destacar la labor de los presidentes Aylwin, Frei, Lagos y Bachelet; en vez de enumerar miles de iniciativas, prefirió hacer tres o cuatro definiciones políticas; y en vez de resaltar la megaeficacia de su gestión, reconoció que el gobierno a veces ha llegado tarde. 

Sin duda que este cambio de tono es un gesto de humildad y de apertura hacia la oposición, pero el Presidente pidió algunas cosas a cambio. A saber: respeto a la institucionalidad, unidad para enfrentar la violencia y sentido de urgencia para superar la crisis sanitaria y económica. 

Así, el Presidente Piñera remarcó que dos pilares fundamentales de la democracia son el respeto a la Constitución, las leyes y el estado de derecho, tanto en la letra como en su espíritu, como también la condena a la violencia en todas sus expresiones. De este modo, el Presidente no hace otra cosa que pedirle a la oposición que cuide nuestra democracia, porque ese es un deber de todos y no solo del gobierno. 

Es de esperar que estas palabras no hayan sido lanzadas al vacío y que -pese a la ausencia en Valparaíso de los representantes de comunistas, frenteamplistas y radicales- sean acogidas para que juntos colaboremos en la urgente tarea de sacar a Chile adelante. 

Guillermo Ramírez

Diputado UDI

Comenta

Imperdibles