Voto obligatorio y experiencia comparada



SEÑOR DIRECTOR:

Revisando la experiencia comparada latinoamericana podemos apreciar que una gran cantidad de países cuentan con voto obligatorio. Existen casos como México, Honduras o Panamá, entre otros, que sin establecer sanciones por su incumplimiento, tiene entre un 55% y un 65% de participación electoral. Asimismo, existen países como Argentina, Brasil o Uruguay, donde sí hay sanciones por no sufragar y cuya participación fluctúa entre el 75% y el 90%.

Ahora Chile repone el voto obligatorio con inscripción automática en elecciones generales y plebiscitos, estableciendo sanciones asociadas -pendiente de tramitación-. Un escenario distinto al vivido entre 1990 y 2012, donde la inscripción era voluntaria y el voto obligatorio. La fórmula que se implementará ahora es la misma que fue utilizada en el plebiscito de salida, cuya participación electoral resultó sorprendentemente alta, 85% del padrón electoral, en comparación con las elecciones posteriores a la instauración del voto voluntario en 2012.

Lo anterior evidencia la importancia de esta norma para fortalecer el sistema democrático, entregando mayor legitimidad a las autoridades e instituciones. Asimismo, aumentará notablemente la participación electoral, por lo que los futuros representantes deberán salir de su “zona de confort” y empezar a involucrarse en nuevos espacios electorales. Además, se deberá buscar un mejoramiento de los procesos electorales en relación a su transparencia, probidad y publicidad. Por último, dicha medida debería ir de la mano con una labor responsable de los medios de comunicación y las instituciones que regulan estos procesos, además de ir acompañada por la necesaria implementación de educación cívica obligatoria.

Macarena Diez Pallamar

Académica de Derecho Público, Universidad Finis Terrae

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".