Cómo superar una infidelidad




"Dos veces he tenido que superar una infidelidad. La primera vez con mi esposa y después con una pareja con la que viví por años", cuenta el comunicador audiovisual Óscar Pineda. "Cuando uno vive una infidelidad se pregunta por qué alguien pudo hacer algo así y entonces el ego te juega en contra, porque uno se cree intocable. ¡Pero claro que puede pasar cuando se toman malas decisiones! Hay distintas formas de sobrellevar un infidelidad, pero para mí es dejar que el tiempo cure el daño. Porque se debe hacer un duelo. Aprendí mucho de esas experiencia y con una de mis parejas que me fue infiel tenemos una relación de dos personas maduras que cometieron errores y aprendieron", relata.

La sicoterapeuta belga, Esther Perel, reflexiona en su charla TED, Repensado la infidelidad, que en estos tiempos cuando las uniones son un acuerdo romántico, la infidelidad amenaza con nuestra seguridad emocional. "¿Cuando decimos infidelidad qué queremos decir exactamente? ¿Es conexión, es una historia de amor, es sexo pagado, es una sala de chat, es un mensaje con final feliz? A lo largo de diez años, he trabajado extensamente con cientos de parejas destrozadas por infidelidad; un acto de transgresión que puede arrebatarle a una pareja su felicidad y la propia identidad. Este acto es traumático porque amenaza nuestro sentido del yo, es una violación a la confianza y es una crisis de identidad", dice.

Según un estudio realizado por la plataforma europea de citas Second Love en 2019, Chile lidera el ranking latinoamericano de infidelidad, seguido por Colombia y Argentina. El análisis también reveló que a lo largo del país, Santiago es la ciudad más activa y con más usuarios en Second Love, seguido por la ciudad de Valparaíso, Temuco, Antofagasta y Arica. En cuanto a las características de las y los infieles chilenos, de acuerdo al informe el rango etario que más abunda va desde los 30 hasta los 49 años y pertenecen a clases sociales media y media alta.

Al respecto, la sicóloga chilena Rosana Ullúa manifiesta que la infidelidad es un tema que ha estado presente siempre y que condiciona nuestras vidas y el esquema social, y que puede ser vivida como una amenaza a la institución que representa a la pareja o el matrimonio. "Convengamos que, para nuestro modo de ser en sociedad, hasta el momento, una pareja estable tiene un pacto de exclusividad sexual y cualquier salida de este pacto implica de alguna manera una traición a lo pactado implícita o explícitamente. La infidelidad es una crisis que implica una amenaza y/o peligro al vínculo, pero es también una oportunidad para ocuparnos de lo que está sucediendo entre la pareja. La palabra infidelidad refiere al hecho de confiar, de ser leal, de fiarse y creer en. Hay algo en esta relación en lo que no se cree, hay alguien en esta relación que busca afuera algo que supone que no puede encontrar dentro de la pareja", dice.

En este círculo vicioso de engaño está la persona que es víctima de la infidelidad, el infiel y el tercero. Para Ullúa el tercero, a quién se le llama "él" o "la otra", no es el destructor, no es quien tiene la responsabilidad. "El lugar del tercero no es un lugar agradable, es quién vive oculto, con límites de tiempo, de horarios, actividades y normalmente está limitado a realizar contactos y comunicaciones en forma fluida y normal. Su vida está totalmente condicionada y limitada. Ha optado un camino que condiciona su vida y afecta la de los demás. Luego él o la infiel es el verdadero protagonista y responsable. En su defensa, diremos que el infiel es alguien que sale a buscar algo: atención, cariño, afecto, comprensión, sexo, aventura o lo que sea, que no cree que puede encontrar en su vínculo de pareja, siendo así desleal y traicionando el pacto implícito de exclusividad", detalla.

Después de la infidelidad

Cuando el engaño ya fue descubierto, suele llegar el momento de tomar decisiones. Comienzan a evaluarse aspectos relacionados con la posible separación y la pérdida de la confianza o el reconocimiento del error, el arrepentimiento y la reparación del vínculo. Ricardo Cariaga, terapeuta de pareja señala que "una de las consecuencias comunes de las infidelidades son las separaciones, de hecho suele ser una de las causas más citadas entre los motivos que llevan al divorcio. Dependiendo del grado y la afectación de la infidelidad puede ser que la pareja se separe inmediatamente o en un tiempo después. En ciertas relaciones la infidelidad simplemente es una forma de decir que la relación llegó a su fin y, como cuesta enfrentarlo, inconscientemente se buscan otros medios para decir algo que cuesta mucho o es doloroso", explica.

Sin embargo, hay otros que deciden continuar y sanar, y en este proceso lo importante es recuperar la confianza. En su charla, Esther Perel explica que la infidelidad es un toque de difuntos para relaciones moribundas, pero para otras es un impulso a nuevas posibilidades. "El hecho es que la mayoría de las parejas que han pasado por aventuras permanecen juntas. Algunas simplemente sobreviven y otras pueden realmente convertir una crisis en una oportunidad. He notado que muchas parejas inmediatamente después de una aventura  –y gracias al desborde– tienen conversaciones profundas con honestidad y una apertura como nunca tuvieron. El miedo a la pérdida, reactiva el deseo", dice.

Para su superar una infidelidad, ya sea separándose o continuando la relación, lo importante es reconocer que es un trauma y que se debe recuperar la confianza, volver a creer y trabajar en la autoestima. Sinceridad, darse el tiempo para reflexionar, asumir la realidad, gestionar el dolor y apoyarse en expertos, familiares y amigos pueden ser algunos caminos para sanarse. En sus años tratando a parejas que han vivido infidelidad, Ricardo cuenta que en terapia entrega algunos consejos claves:

  • Entender que en general nadie es infiel para hacerle daño a su pareja: No es contra ella. Al infiel le pueden estar pasando cosas, como que tiene carencias personales o algún tema sicológico.
  • El perdón solo se consigue con el entendimiento: Si no se logra entender por qué pasó lo que pasó es difícil perdonar.
  • La relación debe cambiar: Si sigue siendo la misma relación que antes de que sucediera la infidelidad, es muy probable que vuelva a ocurrir.

Comenta