Cuarentena y las nuevas citas por internet

salironline3




En 2008 Canal 13 lanzó Amor Ciego , su propia versión del reality de The Bachelor (2002), producción de ABC que ha sido tan exitosa que después de 18 años sigue en transmisión. La propuesta del canal chileno, sin embargo, se quedó en su segunda temporada. Pero no por eso dejó de marcar a una generación, que vio cómo 25 hombres que peleaban por el amor de una mujer.

Hace años que estos realitys donde reina el amor entre personas que no se conocen llenan la pantalla de muchos países en el mundo. Y es que esa adrenalina de no saber cómo es ese potencial pretendiente, genera una bastante emoción. La psicóloga Daniela Werner, asegura que "en este tipo de programas podemos observar dinámicas sociales en las que estamos inmersos y que todos replicamos, pero de las que generalmente no nos damos cuenta. El poder observarlos desde afuera puede darnos perspectiva y ayudarnos a entenderlas mejor".

Actualmente, el reality de amor que se está llevando toda la atención es Love is blind de Netflix, que promete poner a prueba la idea de que el amor es ciego. Porque, según plantea, en un mundo dominado por la cultura visual la conexión que nace más allá de lo físico podría ser la base de una relación que dure para siempre. Sí, para siempre: todos los participantes quieren casarse y buscar encontrar a su pareja perfecta conversando, pero sin verse.

Estos programas de televisión nos llenan más que nunca de esperanzas para encontrar el amor. En especial en situaciones como la que estamos viviendo, cuando no podemos tocar al otro ni interactuar tanto como quisiéramos. La psicóloga Valeria Rosales asegura que "las nuevas tecnologías han cambiado mucho la forma de relacionarnos". Y ahora, más que nunca, podemos sentirnos identificados con este tipo de producciones e internet puede ser un buen espacio para buscar generar ese vínculo. "El ser humano necesita sociabilizar y sentir que el otro esta ahí", explica Werner.

Aplicaciones como Tinder, Happn, Bumble, Badoo y Facebook Love son algunas ideas para romper las distancias, encontrar el amor o conversar con alguien para pasar el rato. A diferencia de lo que pasa en Love is blind, nosotros sí podemos ver la cara de nuestras posibles citas. Para Valeria Rosales esto tiene un lado negativo, ya que estas aplicaciones refuerzan la importancia que se le da al aspecto físico. "Eso lleva a mostrarte como si la apariencia fuera lo más importante", explica.

Valeria agrega que "la manera de relacionarnos va cambiando y las relaciones comienzan a ser más pasajeras". Werner recomienda que es importante que la tecnología se vea como un complemento y no como un sustituto; "la información que tenemos es mucho mayor cuando la vemos en persona, y también la confianza que podemos ir teniendo se despliega de manera distinta cuando estás frente a otro".

Ahora, hay que tener cuidado con los que fingen algo que no son. Daniela Werner advierte que "cuando estás relacionándote a través de una pantalla no sabes si esa persona es quien dice ser". Eso es que hemos visto en programas como Catfish de MTV o en su versión chilena, Espías del amor, donde se mostraban casos de personas que se enamoraban de otra por internet y fingían ser alguien que no eran.

Netflix no se quedaría atrás y convirtió esta situación en un reality titulado The Circle, donde personas se encierran en departamentos y eligen si su perfil será real o no. Así van conversando y mostrando sus fotos a los otros participantes.

Aunque no es lo que pasa siempre. Nicole Carnot (32) conoció a Hans (32) por Tinder en 2016. Él la invitó a salir de inmediato por la misma aplicación, y ella aceptó a ciegas. Llevan 4 años juntos y están casados. La psicóloga Valeria Rosales dice que el éxito de las citas a ciegas -en el mundo real- dependerá de la sinceridad de cada una de las personas, en especial respecto a qué tipo de relación quieren. Porque estas aplicaciones también son una fuente alta de rechazo y de sentimientos de baja autoestima. También dependerá de las personalidades o la manera de ser y de cómo se van atrayendo. Es importante que haya una conexión, una afinidad, encontrar puntos similares o semejanzas.

Pero no solo podemos usar la tecnología para conocer personas nuevas, sino que también para conectarnos con nuestra pareja. Daniela Werner dice que "puede ser muy bueno para las parejas a distancia o las que quieren saber cómo está el otro durante el día. Pero hay que tener ojo, porque puede ser una herramienta de mal uso cuando la pareja solo se vincula a través de eso".

En tiempos de coronavirus muchos buscan conectarse, y también se puede planear una cita por plataformas digitales como Zoom o Facetime. Valeria Rosales dice que durante la cuarentena las personas van a necesitar y valorar la presencia de las personas. "La tecnología puede utilizarse de múltiples formas para tener una cita, uno puede hacer hasta una fiesta por Zoom. Pueden darse dinámicas muy chistosas y originales. Hay que atreverse a usar el humor y la originalidad", explica Werner.

Comenta