"Las obras son una creación colectiva. Todos los actores ponen ideas, textos, conceptos, imágenes, música. Y a partir de ahí construimos un relato", Carola Carrasco

IMG_5735




Los inicios de Bendito Teatro fueron como un taller extracurricular para alumnos del Altamira, uno de los primeros colegios integrados del país –que incluyen en su matrícula alumnos con discapacidad intelectual– en la comuna de Peñalolén. Los apoderados de ese colegio tuvieron la idea de montar una obra y para eso contrataron a un director e invitaron a tres actores profesionales a participar del proyecto, entre ellos estaba Carola. "Yo no hago clases de teatro, sino que monto obras porque ellos ya son actores en esta compañía". La directora es enfática en este punto porque cuenta que, con frecuencia, la gente le pregunta si es psicopedagoga o educadora diferencial. "Soy actriz, tengo una formación actoral muy fuerte y años de oficio. Esas son mis herramientas para dirigir. El funcionamiento de Bendito Teatro es el de una compañía. Por eso siempre les recuerdo que esto es una profesión y que aquí hay que trabajar con pasión y convicción porque si no, no resulta", explica.

Comenta