Las Torres de Tajamar como lienzo de protesta: “El espacio público no es solo para mirarlo”




El comité de Administración, por unanimidad de sus integrantes, acordó solicitar el retiro de carteles en las fachadas de las Torres y sus locales comerciales en el plazo de 24 horas desde la presente. En caso que no se retiren los carteles, se aplicará una multa de 2UF a las unidades que los instalan o soportan, multa que se reiterará hasta que sean retirados”. Así comunicaba un mail que llegó a los correos de los residentes de las emblemáticas Torres de Tajamar el pasado 22 de septiembre, a propósito de distintos carteles con alusiones políticas y feministas que penden desde algunos departamentos.

El cabildo de las Torres de Tajamar, desde donde se había organizado la ejecución de los carteles, recibió la misiva con cierta sorpresa, pues no eran nuevos, sino que se habían colgado en medio de las manifestaciones por el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo pasado.

“Estos lienzos que nos hicieron sacar los hicimos para visibilizar la violencia machista al calor del 8 de marzo”, cuenta la integrante del cabildo, Olivia Contreras. Y agrega: “Unos daban hacia avenida Providencia y otros hacia Huelén. Parte de la gente que participa en el cabildo ofreció sus ventanas, pero fue una decisión colectiva. Las frases fueron construidas colectivamente y colectivamente los pintamos”.

La sorpresa para el cabildo no fue que hubieran desacuerdos entre los demás vecinos por las consignas, sino que esperaran hasta septiembre para alegar formalmente. Olivia recuerda haberse topado con personas entre pasillos, quienes le hicieron ver su molestia: “Me encontré con gente a la que le molestaban las consignas, que me decían que ellos no eran feministas y que no estaban de acuerdo”. “Creemos que esto fue un tema político, pues hubo reuniones donde algunos se mostraron preocupados de que alguien se enojara y tirara cosas hacia los departamentos, pero nunca se entregó un motivo muy claro”, añade Virginia Migani, encargada de comunicaciones del cabildo.

No era la primera vez que desde las torres se hacían manifestaciones políticas. Tras el estallido social, varios vecinos empezaron a pegar carteles con distintas consignas desde sus ventanas, lo que terminó siendo súper visible y público porque fueron varios los que participaron. “Para que el efecto fuera más potente, varios audiovisuales y gráficos que tenemos entre los vecinos dieron la idea de usar papeles específicos que se vieran también de día. Y así fueron naciendo los lienzos”, cuenta Virginia.

El reglamento interno de copropietarios de Torres de Tajamar avala al actuar del comité en cuanto está estipulado que se prohíbe la instalación de letreros al exterior de los departamentos sin la previa autorización del Comité de Administración. Tras el correo electrónico, se convocó a un cabildo donde finalmente se tomó la decisión de bajar los lienzos. Y si bien algunos integrantes consideraban importante mantener la manifestación, muchos de los vecinos que prestaron sus ventanas son arrendatarios, y quisieron evitarles problemas con los dueños de los departamentos.

“Tuvimos una reunión la semana pasada con el comité para entender por qué había pasado esto, si como cabildo estábamos trabajando en conjunto con ellos en varios temas y no lo habíamos hablado antes”, cuenta Olivia. “En marzo el comité decidió no meterse con el tema de los lienzos ni pedir que los sacaran, porque se entendía el contexto de movilizaciones. Creo que hay temor por lo que estamos viviendo, por el plebiscito”.

Pero así como se tomó la decisión de bajar los lienzos para calmar las aguas, se estipuló que la manifestación iba a seguir. Fue Roberto Meyer, uno de los vecinos que además es arquitecto, quien empezó a proyectar consignas desde su departamento durante la noche. Los demás integrantes del cabildo quisieron sumarse y se reunieron para ver con cuántos proyectores se contaba y desde qué departamentos se podían emitir las imágenes.

Aunque esta nueva forma de expresión no ha sido del agrado de todos los vecinos, considerando que hay algunos con los que el cabildo viene chocando desde que se constituyó el 9 de noviembre pasado, no ha habido reclamos formales.

La protesta en el espacio público

“En el contexto en el que estamos de pandemia, en que no podemos hacer uso del espacio público como antes ni marchar ni juntarnos a debatir y conversar, se vuelve necesario dar un nuevo sentido a los espacios públicos”, explica Olivia sobre la importancia que le dan a seguir manifestándose.

También está relacionado con la manera en la que lee estos lugares y el uso que, según considera, les corresponde. “El espacio público no es solo para mirarlo, como cuando te dicen que no puedes pisar el pasto siendo que sería más lindo poner una mantita y compartir con otras personas”.

“Quienes vivimos en Torres de Tajamar estamos en un sector que da directamente hacia la Plaza Dignidad, donde el año pasado era común que tras las manifestaciones la gente viniera a compartir y a bajar de esta situación de represión”, agrega sobre la importancia de la comunidad en que vive. “El proceso constituyente no es solo ir a votar, es que sujetos que somos parte de una comunidad nos empoderemos y empecemos a ser parte activa de la construcción de lo que queremos”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.