Cuarentena en imágenes: “Se me vienen a la cabeza los abrazos, poder escuchar, hablar con otros. Estar cerca"

Invitamos a distintas fotógrafas a retratar su nueva realidad cotidiana durante la cuarentena. Esta es la mirada de Magdalena Castro.




“Vivo en una casona antigua junto a cinco personas más, que tienen entre 27 y 35 años. Una de ellas es la Cami, mi hermana. Con los demás somos buenos compañeros y nos llevamos bien. El espacio da para estar solo y también para encontrarse y compartir.

En la casa somos casi todos independientes, por lo que no ha sido un gran cambio tener que estar en confinamiento. Aunque soy freelance, siempre he trabajado con más gente, pero en esta cuarentena he tenido que aprender a estar más sola y soportarme.

Acá tenemos muchos espacios. Hay un taller de cerámica, un huerto y compost que siempre necesita trabajo, árboles frutales y un patio grande que da material para entretenerse. Cada uno tiene su horario y si queremos no nos topamos.

Se me vienen a la cabeza los abrazos, poder escuchar, hablar con otros. Estar cerca. Incluso los sonidos que emite la gente que quiero. Y lo echo de menos.

Creo que no ver televisión me ha permitido mantenerme un poco alejada del caos y del exceso de información. Porque si bien esta situación es compleja, me ha dado la posibilidad de gestionar el tiempo a mi manera. Ya no hay traslados, ni compromisos sociales, ni necesidad de dar explicaciones”.

Magdalena Castro (@emeaenee) pasa la cuarentena en su casa en La Reina, que comparte con cinco personas más.

Comenta