“Luchar contra los prejuicios nos dignifica”, doctora Eloísa Díaz




Con sólo quince años, Eloísa Díaz se convirtió en la primera mujer en la historia de nuestro país en postular a estudios superiores. Y tras una exitosa carrera académica en bachillerato y medicina, egresó de la Universidad de Chile convertida en la primera doctora y cirujana chilena. Hacerlo no fue fácil. Eran finales del siglo XIX y ser mujer significaba estar destinada a una vida puertas adentro, formando familia.

Pero Eloísa se levantó contra eso y se transformó en una pionera en derribar prejuicios, además de abrirles espacios a otras mujeres en muchas áreas. “Instruyéndome no he perdido ni rebajado mi dignidad de mujer. ¡No! La instrucción, como muchos pretenden, no es la perdición de la mujer: es su salvación”, dijo cuando recibió su diploma.

Para su tesis, hizo un estudio inédito sobre la higiene femenina que fue distinguido por el presidente de la época. Pero la carrera de esta mujer no se detuvo una vez terminada la carrera. Eloísa Díaz se transformó en directora del Servicio Médico Escolar de Chile y en el Congreso Científico de Buenos Aires, en 1910, fue nombrada Mujer Ilustre de América. En tiempos en que la salud social es uno de los temas claves de nuestro futuro, el Oráculo nos invita a mirar hacia atrás y reconocerla a ella y a todas las mujeres que luchan a diario por mantenernos sanas y salvas.

  • Trabajó incansablemente: Fue parte de la Liga Nacional de Higiene Social, la Sociedad Científica de Chile, el Consejo Nacional de la Mujer, la Sociedad Médica, el Consejo de Nutrición Primaria y la Cruz Roja. Jubiló a los 60 años.
  • Única en su campo: El primer Congreso Médico de Chile se realizó en 1888. Se inscribieron 128 profesionales de Santiago y 118 de provincia, Eloísa fue la única mujer presente.ç
  • Mujeres primero: Cuando egresó de la universidad se integró al área de ginecología del Hospital San Borja.

Comenta