¿Está mal tener fantasías sexuales con personas que no son mi pareja?

fantasiassexuales

Las inquietudes que surgen en torno a la sexualidad suelen ser infinitas; sin embargo, muchas veces son omitidas por miedo a que se trate de una excepción. En Paula quisimos conversar sobre estos temas abiertamente y darles un espacio a ustedes, nuestras lectoras, para que puedan plantear sus dudas y nosotras, con la ayuda de expertos, resolverlas.




LA PREGUNTA

Llevo más de siete años con mi pareja y la verdad es que nuestra vida sexual es bastante activa. Sin embargo, últimamente estoy teniendo fantasías sexuales con otras personas mientras estamos en la cama. No es que antes no me pasara, pero siento que ahora lo estoy convirtiendo en algo habitual. Me imagino con personajes de series, gente que me haya parecido atractiva alguna vez e incluso con mujeres. Por esta razón quería saber si es normal lo que me está pasando y hasta qué punto fantasear con otro está bien.

Javiera, 35 años.

LA RESPUESTA

"Fantasear es absolutamente normal y esperable. De hecho, es un escenario importante de explorar ya que ayuda a encender las pasiones. Tiene que ver con deseos que se mantienen en el imaginario y que no por eso vamos a querer concretarlos", explica Josefina Lazcano, psicóloga con postgrado en Terapia Sexual de la Universidad de Barcelona.

La sexóloga Michelle Pollman concuerda con esto. Para ella, fantasear es incluso un indicador de salud sexual. "Los estudios concluyen que mientras tengas una vida sexual más activa, es más probable que tengas mayores deseos respecto a este tema y esto implica que se tiene una relación positiva con el sexo. Por lo general, se fantasea con cosas prohibidas y por eso tendemos a no comentarlas. Las mujeres suelen tenerlas principalmente durante el coito y los hombres en la masturbación", cuenta.

Pero, ¿cuáles son estos pensamientos prohibidos? Con el propósito de resolver esta pregunta, investigadores del departamento de Psicología de la Universidad de Quebec, en Canadá, realizaron una encuesta en la que se le preguntó a un total de 1.516 personas (la mayoría de ellos con edades comprendidas entre los 20 y los 40 años) qué cosas se imaginaban mientras fantaseaban. Los participantes respondieron en línea con 55 posibles escenarios distintos y utilizaron una escala para numerar la intensidad. Los resultados -que fueron publicados en la revista Journal of Sexual Medicine-, indicaron que la mayor parte de las mujeres encuestadas fantasea con tener sexo en un lugar extraño o insólito (81,75%), con participar en una experiencia en la que reciban sexo oral (el 78,5%), practicar sexo oral (72,1%) y ser masturbadas (71,4%). Además, más de la mitad aseguró imaginarse teniendo sexo con una persona que no era su pareja, con ser dominadas sexualmente, tener sexo en público y participar en orgías con más de tres integrantes.

Los hombres, en cambio, tienen fantasías similares a las mujeres, pero en diferente orden. Su pensamiento más recurrente es tener sexo oral (87,6%). Después, hacer un trío con dos mujeres (84,5%), tener relaciones sexuales con alguien que no es su pareja (83,4%), tener una relación en un lugar extraño (82,3%) y ver a dos mujeres tener sexo (82,1%).

Para ambas expertas, que una persona utilice la fantasía para tener sexo con su pareja, no significa que haya un problema en la relación, dependiendo del caso y el nivel de intensidad. "La gracia de estos deseos es que no se concretan, entonces debería haber plena libertad para sentirlos. Pueden aparecer personas, lugares, olores. Sin embargo, es importante detectar cuando alguien se hace dependiente de esa fantasía. Hay que evaluar si es la única forma que tiene para erotizarse o llegar al orgasmo. En ese caso, se trataría de una fijación. El límite está en convertirlo en una necesidad" advierte Josefina. Michelle agrega: "Generalmente, se dice que la fantasía sexual no significa nada, a diferencia de los sueños, que son expresiones de deseo del inconsciente. Pero también hay que tener un equilibrio. Si son muy recurrentes y cada vez que se tiene sexo con la pareja se requiere de un factor externo, hay que consultarlo".

Imaginarse teniendo sexo con una mujer, sin sentir que se es lesbiana, es mucho más normal de lo que se piensa. De hecho, el sitio web de pornografía Porn Hub asegura que las principales búsquedas que realizan mujeres en la plataforma se relacionan con sexo lésbico. Frente a esto, la doctora Meredith Chivers, de la Universidad de Queens, publicó un estudio llamado Heterosexuales pero no cerradas; variación intragénero en la especificidad de género de la respuesta sexual de las mujeres. Allí, la investigadora mostró que ante la visión de imágenes sexualmente explícitas que muestran erotismo lésbico, las mujeres muestran una respuesta fisiológica aumentada que sugiere excitación, independientemente de la preferencia sexual con la que se identifiquen.

"Muchas mujeres tienen ese cuestionamiento de sentir que son lesbianas porque disfrutan del sexo lésbico, pero los estudios dicen que nos excitamos por un tema de la neurona espejo. Esto quiere decir que a muchas mujeres les excita ver la delicadeza que tenemos en el acto sexual porque nos sentimos reconocidas en otra persona. Los videos pornográficos son mucho más corporales, lentos y 'amorosos'. Es todo más de piel y algunas prefieren eso", explica Michelle.

Sobre las inquietudes e inseguridades que surgen por fantasear, Josefina asegura que estas son una respuesta a nuestro sistema cultural. "La sociedad nos ha educado desde un lugar muy culposo respecto al sexo, entonces las personas y por sobre todo las mujeres, tienden a pensar que están haciendo algo mal. Pero los peores enemigos que tiene una fantasía son la represión y la culpa. Hay que dejar que esta fluya y no temerle. A veces, es necesario alimentarse de otras imágenes para funcionar y eso es totalmente valido".

Comenta