Una historia natural

destacada botanica




Cuando chica, Geraldine MacKinnon (40) soñaba con ser como Indiana Jones; una arqueóloga aventurera dispuesta a descubrir secretos. Cuando salió del colegio dio todas las pruebas para entrar a Antropología en la Universidad de Chile, y quedó, pero la mirada pesimista de una arqueóloga del Museo Precolombino la hizo optar finalmente por estudiar Arte. Al principio, como la mayoría de los jóvenes, no tenía muy claro qué quería hacer. Recién cuando egresó fue reencontrándose con el mundo natural y conectando con lo que le gustaba. Reencontrándose, porque cuando chica creció, y todavía vive, en la Reina Alta. "Ahí todo era súper rural; las calles eran de tierra y había vacas, caballos y gallinas. Yo vivía en una parcela de frutales, entonces siempre fui bien Tom Sawyer", recuerda.

[caption id="attachment_119577" align="aligncenter" width="600"]

Geraldine:

Blazer, Basement en Falabella, $34.990. Vestido, Savia en Espacio Magma, preguntar precio en tienda. Zapatos, Prüne, $69.990.

Patricia:

Blazer, Warehouse en Falabella, $59.990. Pantalón, Warehouse en Falabella, $49.990. Zapatos, Prüne, $69.990.[/caption]

Hace diez años retomó su conexión con la naturaleza luego de irse a vivir a Isla de Pascua. Estaba trabajando como fotógrafa y también como profesora de arte del liceo del lugar cuando una arqueóloga le pidió hacer ilustraciones de la isla. Y le encantó. Tanto así, que decidió especializarse en ilustración botánica. Al principio fue autodidacta y trabajó por su cuenta; creó un blog (minaturalismo.com) y difundió su trabajo. Gracias a eso fue como la conocieron en el Museo Nacional de Historia Natural. "Para mí este lugar es bien importante porque fue potenciador de mi carrera. En 2010 y 2011 pinté piezas para una de las exposiciones permanentes, además de otras que quedaron como parte de la colección del museo. Unos años después, en 2016, también participé de una residencia pintando plantas del herbario". Para Geraldine, el aporte femenino a este mundo, que históricamente estaba tomado por hombres, es fundamental. "Lo que hemos contribuido las mujeres ha expandido mucho esta disciplina. La mayoría de las que en esto buscamos que la ilustración botánica trascienda e involucre a mucha más gente. Para mí ha sido muy bonito ver cómo se ha ido sumando gente, porque hace unos años la mayoría de las personas que se dedicaban a esto estaban ocultas en la academia. Nosotras hemos logrado que sea más abierta, más masiva. Y que incluso sea parte de un movimiento más general que se está preocupado de proteger, de conservar y de poner en relevancia el patrimonio natural".

[caption id="attachment_119579" align="aligncenter" width="600"]

Cocó:

Vestido, Purificación García, preguntar precio en tienda.

Patricia:

Blazer, Zara, $69.990. Pantalón, Zara, $45.990. Pañuelo, Singolare, $29.000. Zapatos, Nine West, $69.900.

Geraldine:

Vestido, Tory Burch, preguntar precio en tienda. Zapatos, Nine West, $69.900.[/caption]

Patricia Domínguez (35) es la segunda en llegar a la sesión de fotos. Al igual que Geraldine -a quién no solo conoce, sino con la que junto a otras siete mujeres creó el Círculo de Ilustradoras Naturistas de Chile, CINC- también se siente orgullosa del empoderamiento femenino en esta disciplina. "Antes eran pocas las valientes que participaban de este mundo. Es que en sus inicios estaba en manos de los colonizadores, quienes al ir definiendo los territorios de este 'Nuevo Mundo' también iban nombrando y registrando la flora y fauna local. Es por eso que soy crítica de los registros de ilustración botánica que tenemos en Chile; se usó un lenguaje que no respetó los nombres originarios a través de un estilo súper europeo de ilustración".

[caption id="attachment_119578" align="aligncenter" width="600"]

Vestido, H&M, $29.990. Beatle, Lineatre, $18.900.[/caption]

Para Patricia, también artista, su trabajo tiene que ver con entender las relaciones entre especies. "Los animales y las plantas están en una posición bien desfavorable y nosotros, por otro lado, estamos alienados en la ciudad. Siento que tenemos una necesidad profunda de conectar con la naturaleza y por eso la ilustración botánica, además de funcionar como una meditación científica, es una manera de aportar con educación medioambiental. Tener conocimiento nos ayuda a relacionarnos, a apreciar y a cuidar las especies".

Para ella su relación con la naturaleza es sanadora. Y es por eso que además de la ilustración botánica Patricia trabaja con plantas medicinales. Cuando volvió a Chile, después de cinco años estudiando y trabajando en el Jardín Botánico y en el Museo de Historia Natural de Nueva York, lanzó la plataforma Studio Vegetalista, donde hace un cruce entre arte, etnobotánica y cosmologías chamanísticas no académicas. "Trato de abarcar toda la relación entre plantas y seres humanos de una manera integral y cultural".

[caption id="attachment_119580" align="aligncenter" width="600"]

Geraldine

Body, H&M, $19.990. Pollera, Bimba y Lola, preguntar precio en tienda. Zapatos, Nine West, $69.900.

Patricia:

Blusa y pantalón, Bimba y Lola, preguntar precio en tienda. Zapatos, Nine west, $69.900.

Cocó:

Vestido, Bimba y Lola, preguntar precio en tienda. Zapatos, Prüne, $129.990.[/caption]

La tercera en llegar es Cocó Obach (37). Es diseñadora y siempre tuvo una debilidad por las plantas, y actualmente imparte clases en Casa de Oficios y sus trabajos pueden verse en cocoobach.cl. Con Geraldine se conocen porque hace unos años tomó un curso con ella, cuando decidió dedicarse a la ilustración botánica. Hace nueve años vive en la playa y, cuando recién llegó, por cosas de la vida tuvo que recibir a una turca que andaba dibujando plantas nativas. Ese encuentro marcó el inicio de su pasión. "Me interesa dar cuenta de la belleza que veo y traspasarla al papel. Para eso es muy importante ver la planta desde todas sus dimensiones y perspectivas, por eso no funciona tanto trabajar a partir de una fotografía. Una de las gracias que tiene esta disciplina es que en una sola lámina puedes tener el proceso completo de una planta; desde la semilla hasta cuando está en flor o en fruto", dice. "Para mí este trabajo se trata de rescatar nuestro patrimonio natural. Y es que cuando dibujas una planta y otra persona lo ve, lo que haces es ponerla en valor. Es muy importante acercar lo que hacemos a la gente; que aprendan de flora y sobre todo nativa, porque uno solo es capaz de valorar algo cuando lo conoce. Y solo cuidas algo que valoras".

[caption id="attachment_119581" align="aligncenter" width="600"]

Blazer, Basement en Falabella, $44.990.[/caption]

Comenta