Chilenos crean microcircuito que lee información rápidamente

El proyecto permite asegurar la privacidad de la información, incluso si existieran computadores cuánticos tratando de violarla. Un grupo de investigadores del Instituto Milenio de Investigación Óptica (MIRÓ) trabaja en el proyecto, que partió cuando el ingeniero Jaime Cariñe estaba en la Universidad de Concepción.


Con el constante avance de las tecnologías, el ser humano busca, sin lugar a dudas, el beneficio a la vida diaria. Desde resolver los problemas, por más pequeños que sean, hasta el resguardar los intereses de las grandes compañías. Y cada vez se hace más necesario imponer medidas de resguardo ante las nuevas implementaciones. Por esta razón, un grupo de investigadores del Instituto Milenio de Investigación Óptica (MIRÓ), presentaron recientemente uno de sus más ambiciosos proyectos: un microcircuito capaz de leer información a alta velocidad.

El dispositivo, explica el investigador del centro y a cargo del proyecto Jaime Cariñe, es capaz de identificar señales eléctricas y, con ellas, tomar una medición que se llama “Observar estados cuánticos”. En resumen, dice, una herramienta que permite observar estados cuánticos de alta calidad. Para referirse a qué son exactamente estos estados, afirma que la electrónica digital se conoce como la codificación de electrones que llevarán la información de si hay electrones o fotones, denominadas como información uno y cero, respectivamente. “Pero un sistema cuántico es aquel que es capaz de tener múltiples estados, tanto un cero como un dos a la vez”, desarrolla el ingeniero.

Para ejemplificar, dice que “cuando haces una calculadora con electrones y haces una suma, tendrás una operación, pero si es una con estados cuánticos, podrías hacer múltiples operaciones el mismo tiempo y con el mismo sistema”. El proyecto en sí comenzó en 2016, cuando el también docente de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC) ingresó a la Universidad de Concepción a hacer su doctorado y han estado trabajando en ello desde entonces.

El microcircuito, denominado FPGA (Matriz de Puertas Lógicas Programables de Campo, en inglés), tiene la ventaja que se puede modificar la estructura interna y, con ello, trabajar a distintas y altas velocidades. “No como Ardiuno”, precisa él. Gracias a eso es que es capaz de recibir hasta dos gigabytes en un segundo. Si bien no es algo que beneficiará “a la persona común y corriente” y que sirve para evaluar estados cuánticos y medir las coincidencias entre dos eventos, sí dice que al estar desarrollando múltiples y diversos dispositivos con estados cuánticos, el tener el microcircuito capaz de medirlos, les resulta muy beneficioso.

En lo concreto, el académico del departamento de Ingeniería Eléctrica de la UCSC, dice que aplicarán su invención en experimentos de alta complejidad vinculados a la seguridad de la información. “El microcircuito es solo una parte de todo este sistema, que es uno que nos va a permitir asegurar la privacidad de la información, incluso si ya existieran computadores cuánticos tratando de violar la privacidad”, señala, y es justo ahí donde el equipo de MIRÓ está invirtiendo su tiempo, desarrollando sistemas cuánticos que permitan la protección a los datos.

Ante el constante avance de los ordenadores, siendo que algunas compañías están desarrollando computadores cuánticos desde hace algunos años, resulta importante prevenir lo que se pueda realizar desde ya con esos nuevos equipos. Hasta ahora IBM, Intel, Google, entre otras, han hablado de sus proyectos y trabajan en ellos. De hecho, estos últimos, en 2019 declararon la “supremacía” en el área.

El proyecto, destaca Cariñe, se enmarca en una línea de investigación que tiene MIRÓ desde 2009, aproximadamente, y por la que pretenden mostrar lo que se está haciendo en regiones. “Además, somos un equipo de ingenieros y físicos, chilenos y extranjeros y de distintas partes del mundo y con colaboraciones internacionales, pero que estamos haciendo tecnología de frontera”, apunta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.