Cinco mujeres STEM apuestan por cerrar la brecha

A pesar de los avances en materia de género en los últimos años, el diagnóstico sigue siendo uno en el mundo de las ciencias y tecnología: todavía hay muy pocas mujeres. Acá, distintas referentes del área opinan sobre qué falta para que el STEM se vuelva femenino.


Katherine Vergara, programadora y activista STEM

Detrás de la cuenta de TikTok e Instagram @STEMtivista está Katherine Vergara, diseñadora, programadora y PHD (c) en Ingeniería y Ciencias de la Computación; se acaba de ganar el premio Student of Vision en los Abie Awards, que destacan a mujeres en la tecnología de todo el mundo. Es la primera chilena en obtenerlo y la segunda latinoamericana. Dice que desde niña le gustaba desarmar cosas y armar otras nuevas, y que esa necesidad de crear la que encauzó en STEM.

- ¿Por qué sigue existiendo esta brecha de género en el área científica y tecnológica?

- Primero, es importante entender que aunque la participación femenina crece cada año, la brecha de género se mantiene. Es decir: aunque entran más y más mujeres a estudiar, al mismo tiempo entran más hombres, la distancia entre géneros sigue siendo amplia. Las razones de esta brecha van desde los estereotipos de género, que son distintos según el contexto socioeconómico donde viven las niñas pero transversales a toda la sociedad, hasta el comportamiento de familiares en la casa y profesores en el aula, pasando por el contenido de la televisión, la expectativa de pares y las redes sociales. Es un problema de múltiple espectro que debe ser afrontado desde la sociedad en su conjunto.

Katherine Vergara, programadora y activista STEM.

- En su opinión, ¿cuál es la mejor manera de entusiasmar a las niñas y jóvenes con el mundo Stem? Si tuvieras que elegir una política pública para fomentar esto, ¿cuál sería?

- Creo que incorporaría el juego como herramienta necesaria del aprendizaje. Está demostrado que las estrategias de gamificación y playfulness son altamente efectivas para incentivar vocaciones en STEM. Son estrategias que incorporan el disfrute de lo que se aprende y el aprendizaje libre que se adapta a cada niña y niño.

Como política pública, incorporar el pensamiento computacional desde la primera infancia. No solamente la programación, ya que muchas veces se confunden estas dos cosas. El pensamiento computacional es el proceso cognitivo que ayuda a las niñas y niños a afrontar cualquier reto dentro de la vida escolar y fuera de ella, con razonamiento, estrategia y acción, que es algo que necesitamos para construir una mejor sociedad.

- ¿Cuáles son las oportunidades y aportes a la igualdad de género que entrega el mundo de la programación y Stem? ¿Qué herramientas entrega a las mujeres?

- Las STEM son la base de la información y el conocimiento, una ciudadanía informada toma mejores decisiones, en todos los ámbitos de la sociedad. En el caso específico de la tecnología, ésta ofrece oportunidades para las mujeres, como la flexibilidad laboral y el trabajo remoto, que permiten que las mujeres compatibilicen el trabajo con la familia. Además los trabajo en tecnología son altamente competitivos en empleabilidad e ingresos, lo que ayuda a la movilidad social de mujeres, y sus familias, en contextos desaventajados.

Marisol Alarcón, Cocreadora de Laboratoria y Kaudal. Foto: Pablo Sanhueza.

Marisol Alarcón, Cocreadora de Laboratoria y Kaudal

En 2014 la ingeniera comercial Marisol Alarcón creó Laboratoria junto a la peruana Mariana Costa; hoy, presente en seis países, capacita a mujeres jóvenes en programación, democratizando el acceso. En 2021 lanzó Kaudal, una especie de spin-off de Laboratoria, que entrega herramientas digitales para quienes no tengan perfil tecnológico. Ha sido destacada en varios premios, incluyendo el Mujer Impacta 2020. Para ella, la brecha STEM tiene varios motivos interconectados, que van desde lo cultural a lo político y los roles de género.

- ¿Por qué sigue existiendo esta brecha de género en el área científica y tecnológica?

- Desde el punto de vista cultural, aún tenemos mucho trabajo por hacer desde la crianza en casa y en los colegios. Si bien han habido muchos avances, aún hay mucha diferencia en el tipo de juguetes al que acceden los niños y niñas, cómo desde niños se le incentiva a ser creativos y a enfrentar el riesgo, mientras que a las niñas normalmente aún se les presentan juegos en torno al cuidado y labores relacionados al género femenino.

A nivel de política pública hay ya varias proyectos e iniciativas que impulsan el acercamiento a niñas de estos temas y de las mismas universidades, tienen incentivos para que más mujeres estudien stem y se mantengan en la carrera. Definitivamente vamos en el camino correcto, pero aún hay mucho que hacer para incentivar que en los colegios motiven más a mujeres a interesarse por las matemáticas y ciencias. Finalmente a nivel individual, las mujeres definitivamente tenemos que trabajar en creernos más lo que hacemos, confiar en nuestras capacidad,es ser busquillas y acercarnos a estos temas que se ven ajenos muchas veces. De hecho, la política publica también debería impulsar iniciativas que nos ayuden a disminuir el síndrome de impostor, por ejemplo.

- En su opinión, ¿cuál es la mejor manera de entusiasmar a las niñas y jóvenes con el mundo Stem?

- Si tuviera que elegir alguna, diría que aseguraría que en los colegios, vía talleres, actividades extraprogramáticas o en el mismo currículum, los profesores de ciencias, matemáticas y tecnologías, tengan formación en perspectiva de género para asegurar que más mujeres se interesen por el tema, se inscriban en las clases y continúen su ruta.

- ¿Cuáles son las oportunidades y aportes a la igualdad de género que entrega el mundo de la programación y Stem?

- Para las mujeres en equipos tradicionalmente compuestos en su mayoría por hombres, agregan miradas y experiencias de vida, que aportan al diseño y creación de productos digitales que hombres y mujeres usarán. Hacen a los equipos más diversos y por ende más creativos y productivos.

Las oportunidades de la industria para las mujeres incluyen trabajos con horarios flexibles, buenos sueldos y carreras prometedoras, la oportunidad de seguir aprendiendo en las empresas donde se trabaja y ser parte de las industrias más crecientes y relevantes para el mundo

Carolina Gainza, Subsecretaria de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

Carolina Gainza, Subsecretaria de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación

Para la Subsecretaria de Ciencia, la brecha de género da cuenta de dos fenómenos: una segregación horizontal, o acceso desigual entre mujeres y hombres a una áreas del conocimiento, y una segregación vertical, o acceso desigual en sus trayectorias y espacios de toma de decisión. Dice que no hay consenso sobre los principales factores de por qué sucede esto, pero sí se sabe que son causas múltiples, y que hay factores estructurales y culturales de la sociedad que los determinan.

- Considerando que, aunque más del 53% de la matrícula de educación superior son mujeres, sólo 1 de 4 ingresa a carreras Stem en Chile: ¿Por qué sigue existiendo esta brecha de género en el área científica y tecnológica?

Para aquellas mujeres que logran insertarse en estas áreas, es decir, que ingresan a la universidad y siguen una carrera asociada a las áreas STEM (donde nuestro país tiene la presencia más baja del grupo OCDE), se encuentran con un sistema tremendamente hostil, muy patriarcal, tanto en la Universidad como en el mercado laboral. Al mismo tiempo, la ciencia tiene sesgos androcéntricos. Por ejemplo, en el caso de la investigación sobre la vacuna del Covid 19, sólo en los últimos meses, ha salido a la luz el impacto de las vacunas sobre el ciclo menstrual. La pregunta es ¿a qué se debe esto?

Por otra parte, la mayoría de las universidades, están recién problematizando y adecuando su orgánica, a pesar de que el ingreso de la matrícula femenina es superior a la de los hombres hace más de una década, y eso es tremendo. La inadecuación de esa orgánica y la falta de respuesta ante las demandas por conductas de violencia de género fue lo que desató, por ejemplo, el Mayo Feminista de 2018.

Algo similar ocurre en los espacios laborales, donde más allá de promover la igualdad de género en sus entornos, lo que está muy bien, necesitan problematizar y ver cómo adaptan esos espacios que no fueron pensados para que las mujeres estuvieran ahí. En ese sentido, podemos plantear que la participación de las niñas y mujeres es un tema de justicia. Todas y todos tenemos derecho a soñar y convertirnos en lo que queramos. Nadie puede destruir ese sueño.

- En su opinión, ¿cuál es la mejor manera de entusiasmar a las niñas y jóvenes con el mundo Stem? Si tuviera que elegir una política pública para fomentar esto, ¿cuál sería?

- Un factor común que uno podría evidenciar en los distintos relatos de mujeres asociadas a estas áreas es que siempre hubo un referente cercano que potenció esa relación con la ciencia, la matemática, la física, etc. Entonces, tener un referente es tremendamente importante, porque rompe precisamente con el estereotipo.

Creo que la visibilización de mujeres en estas áreas es sin duda un mecanismo que ayuda muchísimo a abrir camino a las que vienen, a las que están por tomar esa decisión. En este sentido, una política pública que incluya roles de mujeres en investigación, por ejemplo en el currículum escolar, ayuda a fomentar en las niñas y jóvenes el interés por las ciencias, humanidades o investigación en artes.

Por otro lado, también se debe dar visibilidad a mujeres investigadoras, es decir, promover la participación femenina y la de las diversidades sexo-genéricas con un claro enfoque feminista, es decir, estas mujeres referentes deben incorporar en su liderazgo el respeto a la diversidad, ser promotoras de la igualdad de género y los derechos humanos para co-crear un ecosistema mucho más inclusivo y más justo, un ecosistema libre de todo tipo de violencias, ese es un desafío.

- ¿Cuáles son las oportunidades y aportes a la igualdad de género que entrega el mundo de la programación y Stem?

- Es tremendamente importante que las mujeres participen en estos espacios para romper, primero con los estereotipos y también para reducir los sesgos de género -que sabemos- se generan al excluir la mirada y los aportes que puede entregar la otra mitad del mundo, es decir, nosotras las mujeres, ya sea en las investigaciones, en la construcción de algoritmos, en la interpretación y uso de datos, etc.

Las áreas STEM, y en especial el mundo de la programación, la informática, la ciencia de datos, entre otras, son las llamadas áreas del futuro asociadas a la revolución tecnológica y digital. Si no logramos que las niñas y mujeres aumenten su participación en estas áreas, las brechas y desigualdades de género que hoy existen, se incrementarán. Eso no lo podemos permitir. Las mujeres tienen que estar.

Por otra parte, las áreas STEM son altamente valoradas y son mejor remuneradas en comparación con otras. Si las mujeres acceden a ellas tendrán la posibilidad de incrementar su acceso a mejores oportunidades, podrán incrementar su autonomía económica y reducir desigualdades futuras (como las previsionales, por ejemplo), pero también estarán participando en aquellos espacios donde se están generando cambios revolucionarios.

Necesitamos que las mujeres participen en esos espacios y tengan la posibilidad de incidir en las grandes decisiones para que las soluciones a los problemas actuales y futuros cuenten con un enfoque de género, y mejor aún si es con un enfoque feminista que permita eliminar la socialización sexista que impera en estas áreas.

Rocío González, coordinadora Stem de Tremendas.

Rocío González, coordinadora Stem de Tremendas

La estudiante Rocío González es parte de la plataforma de jóvenes activistas Tremendas, desde la vereda STEM. Dice que desde chica fue muy curiosa, siempre haciendo preguntas y con ganas de saber cómo funcionaban las cosas; con el ánimo de sus padres, esto desembocó en el mundo de las ciencias. Hoy cursa Ingeniería en Biotecnología Molecular en la Universidad de Chile.

- ¿Por qué sigue existiendo esta brecha de género en el área científica y tecnológica?

- Creo que es multifactorial. El primer factor es la desigualdad en el acceso a la educación, y también los roles de género que se dan dentro de las familias y los colegios. Tenemos estas ciencias “blandas”, ese lado humanista que se relaciona tradicionalmente con lo femenino, versus las ciencias “duras”, las ingenierías, las matemáticas, las ciencias naturales, que se ha relacionado con los masculino.

Esos sesgos de género de manera implícita o explícita van menoscabando el interés que tenemos nosotras las mujeres cuando vamos creciendo por estas disciplinas. También se suman los modelos de rol, ver pocas mujeres triunfando en la ciencia; porque hay, pero que se destaquen es otra cosa. A las mujeres no se les da la atención que merecen muchas veces hace que una se cuestione si este mundo es para mí, si esta área va a poder tomarme en serio.

- En su opinión, ¿cuál es la mejor manera de entusiasmar a las niñas y jóvenes con el mundo Stem? Si tuvieras que elegir una política pública para fomentar esto, ¿cuál sería?

- Demostrándole a las niñas que tienen las mismas capacidades que sus pares hombres. El sexo cromosómico de ser hombre, mujer o disidencia no tiene nada que ver con la inteligencia, eso es lo primero a enseñar a niños, niñas y adolescentes. Para que puedan pararse firmemente ante el mundo de la ciencia.

Una política pública sería relacionada con la educación. Que todos los colegios tienen que tener una infraestructura digna y de calidad para realizar experimentos científicos, educación científica de calidad, con equidad de género. Muchas veces la ciencia se enseña desde lo teórico pero lo más entretenido es experimentar en un laboratorio. Un plan e infraestructuras robustos, pero con inclusividad.

- ¿Cuáles son las oportunidades y aportes a la igualdad de género que entrega el mundo de la programación y Stem? ¿Qué herramientas entrega a las mujeres?

- La programación es una herramienta fundamenta en el día de hoy. Tenemos un montón de aplicaciones, máquinas y tecnología que son parte del día a día y nuestra labor como humanidad, y como mujeres, es que estas aboguen por la igualdad de género. No programarlas con los mismos sesgos de miles de años. Que se democratice este conocimiento, que todas pueden tener acceso, que es lo que hace el programa Todas Conectadas de la ONU, que entrega herramientas para incorporar la tecnología a sus negocios o su día a día.

Las Stem son una herramienta para ser independientes en lo monetario, permite un trabajo digno, la tecnología es una aliada al momento de pensar en un mundo más equitativo y más justo. Nuestro rol como agentes de cambio es instaurar buenas prácticas en la ciencia y tecnología con respecto a la equidad de género.

Loreto Valenzuela, Decana Ingeniería UC.

Loreto Valenzuela, Decana Ingeniería UC

En junio de 2022, la investigadora y académica Loreto Valenzuela se convirtió en la primera mujer decana de Ingeniería en la Universidad Católica en los 130 años de historia de la facultad. Destaca que el año pasado solo un 20% de las matrículas en carreras STEM fue ocupado por mujeres; en la carrera que ella lidera se incrementó de un 19% en 2012 a un 34% en 2022. “Esto significa que estamos logrando un 30% o más de manera consistente”, dice.

- ¿Por qué sigue existiendo esta brecha de género en el área científica y tecnológica?

- En el caso de las mujeres, las causas de estas diferencias de participación continúan relacionadas con aspectos económicos, sociales y culturales. Esto porque desde temprana edad, las niñas se ven envueltas en contextos marcados por estereotipos y sesgos conscientes e inconscientes que son parte de una cultura muy lenta de cambiar, que las distancian de la ciencia y tecnología. Después, en el momento de elegir una carrera, las adolescentes vislumbran un terreno mucho más llevadero en las áreas que históricamente han estado asociadas a mujeres, como la educación y las ciencias sociales. Luego esta percepción se traslada al mercado laboral, donde se ven menos expuestas a condiciones desiguales en los procesos de contratación y ascensos, por ejemplo.

- En su opinión: ¿Cuál es la mejor manera de entusiasmar a las niñas y jóvenes con el mundo STEM? Si tuviera que elegir una política pública para fomentar esto, ¿cuál sería?

- Las competencias STEM son parte importante del crecimiento y la calidad de vida de las personas, lo que ubica a la ciencia y tecnología como sectores claves del desarrollo de los países. En este sentido, es necesario atraer e incorporar todo el talento que existe, lo que significa impulsar y promover la participación femenina desde temprana edad en estas áreas, tanto en la Educación Básica y Media como en actividades académicas y científicas, destacando modelos de rol a diferentes niveles, desde autoridades hasta jóvenes profesionales. La idea es mostrar que trabajar en STEM es muy entretenido, que los grupos de trabajo son diversos y más efectivo, y que dan una gran oportunidad de impactar y ser un aporte directo a la sociedad.

En este desafío, es necesario promover iniciativas de forma continua y complementaria con el desarrollo de políticas públicas que favorezcan la elección de carreras STEM, que exploren todos los medios por incluir el talento femenino, con el propósito de alcanzar a futuro un desarrollo inclusivo en el mercado laboral. Esto significa un cambio profundo, pero necesario para el sistema científico, económico y social.

- ¿Cuáles son las oportunidades y aportes a la igualdad de género que entrega el mundo de la programación y STEM?

El mundo de la programación y STEM, representa en una oportunidad para el desarrollo de habilidades digitales que ayuden a reducir la brecha de género. Esto a través de programas inclusivos que incorporen las contribuciones que podrían realizar las mujeres en sus lugares de trabajo.

Asimismo, las herramientas que entrega el mundo de la programación y ciencia de datos son transversales a muchas disciplinas, por lo que se puede impactar a muchas otras áreas, industrias y personas. También ofrecen la posibilidad de formar y contar con mujeres creadoras de tecnologías que estén libres de sesgos de género, que contribuyan a resolver la subrepresentación del talento femenino y a superar el techo de cristal que frena el desarrollo profesional de las mujeres en esta área.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Cecilia Schröder, gerenta general de Sercotec; Matías González, gerente de Claro negocios, y la emprendedora Barbarita Lara analizaron todas las posibilidades que se abren para los emprendedores durante este encuentro organizado por el Ministerio de Economía.