Ciudadanos 5G

shiwa-id-kxqgk1lKSsY-unsplash

Esta nueva tecnología implica un cambio de paradigmas. El 4G hoy conecta personas, mientras que el 5G podrá conectar cosas.


La llegada del 5G cambiará nuestra vida diaria. Todavía no lo vemos de manera concreta, hoy es fundamentalmente teoría, pero la quinta generación de redes va a impactar directamente en la forma en que nos comunicamos, nos informamos o trabajamos. Su implementación será progresiva y comenzaría este mismo año. Sin embargo, todavía hay interrogantes en torno a cuáles serán sus principales efectos para los usuarios, cómo se está desarrollando en otros lugares del mundo o cuáles serán los reales beneficios de ser ciudadanos con acceso a esta tecnología. Lo primero que debemos comprender es que esta nueva tecnología implica un cambio de paradigmas. El 4G hoy conecta personas, mientras que el 5G podrá conectar cosas. Esto transformará nuestra manera de interactuar, que ya no será solo de ser humano con humano, sino de equipo con equipo, potenciando el IoT. Gracias a su alta velocidad y baja latencia, 5G posibilitará que objetos cotidianos, desde refrigeradores hasta lavadoras y automóviles, puedan conectarse en tiempo real con nosotros y entre sí, pero también dispositivos o máquinas de misión crítica, llevando la automatización y el desarrollo de las industrias a otro nivel. De hecho, con el aumento de capacidad de la red, se espera que para el año 2024 la conexión de dispositivos IoT alcance el billón. ¿Tendremos más dispositivos? La respuesta es sí, ya que avanzaremos hacia el diseño de hogares más inteligentes, seguros e hiperconectados ¿Necesitaremos nuevos celulares? La respuesta también es sí. Para acceder a esta nueva tecnología debemos contar con dispositivos compatibles con ella. No es necesario hacer ese cambio ahora; el motivo es simple: todavía no están operativos los servicios para los usuarios sobre redes 5G y los smartphones disponibles aún son de alta gama. Con el transcurso de los meses habrá una oferta más amplia de celulares compatibles con 5G, pero en ningún caso quedarán obsoletos los terminales 4G, ya que las antenas que se instalen serán compatibles con las generaciones anteriores. Otro avance significativo vendrá de la mano de la velocidad. El 5G nos permitirá navegar hasta a 10 Gbps (gigabytes por segundo), 10 veces más rápido que las principales redes de fibra óptica del mercado actual. De esta forma, podremos, por ejemplo, descargar una película completa en aproximadamente 4 segundos, bajar un disco de música en menos de 1 segundo y navegar por la web a un ritmo de milisegundos. También mejorará nuestra experiencia al utilizar aplicaciones como Facetime, Skype o WhatsApp, con una excelente resolución y sin interrupción alguna. En el mundo de los videojuegos podremos disfrutar de mejor contenido, con más detalle gráfico, mayor participación de jugadores y reducir los tiempos de respuesta, clave para aquellos que son aficionados a los juegos en línea. A medida que nos acercamos al despliegue de 5G en nuestro país se irán despejando más mitos y conociendo más realidades en torno a las ventajas de esta nueva generación de redes. Por ahora, es una revolución todavía difícil de dimensionar en su totalidad para los ciudadanos que verán en esta transformación digital una oportunidad para vivir experiencias inéditas todos los días.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.