Guía: Cómo sacarle partido a la Nube empresarial

cloud1

Agilidad, innovación y eficiencia son parte de los conceptos que definen a una Nube empresarial. El servicio cloud, que ofrece a compañías de distintos tamaños soluciones virtualizadas, posee una variedad de recursos, tanto en cómputo, red, seguridad y almacenamiento. Aquí te explicamos los detalles que necesitas saber.


Los servicios cloud son diversos y, para las empresas que desde marzo están en modo teletrabajo y avanzando en la transformación digital, ofrecen una variedad de oportunidades. En específico, existe un servicio que agrupa las necesidades de las compañías bajo el nombre de Nube Empresarial.

Para Patricio Cofré, socio de EY Chile y experto en data analytics, la Nube empresarial nace en el momento que las compañías empiezan a acceder a los tradicionales recursos de tecnologías e informática (TI), con soluciones virtualizadas listas para el consumo de recursos de cómputo, red, seguridad y almacenamiento.

“Lo que busca la nube empresarial es proveer todos los recursos de tecnología tradicionales, así como centralizar la demanda de las distintas industrias, permitiendo que la innovación funcione más rápido”, sintetiza.

¿Cómo funciona?

1. La Nube empresarial es la distribución de recursos de TI a través de internet, mediante un esquema de pago por uso. En vez de comprar, poseer y mantener servidores y centros de datos físicos, las empresas pueden acceder a servicios tecnológicos, desde almacenamiento y bases de datos hasta aplicaciones y ciberseguridad, en función de sus necesidades a través de un proveedor.

2. Acá, los servicios de la nube y los negocios cambian rápidamente. Las empresas adaptan sus operaciones y sus procesos en función de las oportunidades de crecimiento en mercados nuevos. Patricio Cofré ejemplifica que si un proveedor de Nube Empresarial adopta una inteligencia artificial, este podrá entregarla a clientes específicos. Ejemplo de ello son los asistentes virtuales, escritorios virtuales o modelos de machine learning, que pueden adquirir sin la necesidad del recurso físico.

En ese sentido, el cloud empresarial facilita la innovación específica en rubros, como modelos de recomendación de compra para el retail, modelos de riesgo bancario para la industria financiera y varios servicios de ciberseguridad en la industria.

3. Con la Nube empresarial, todo negocio puede verse beneficiado, independientemente de su tamaño. Una de las principales ventajas es que el servidor siempre cuenta con innovación de punta. En palabras de Patricio Cofré, estas nubes permiten despreocuparse por tener la versión más moderna del software del año, como ocurrió con aplicaciones como Microsoft Office en la primera década de 2000. Los servidores de la nube van renovando los programas mientras se cancele la suscripción, tal como la lógica  de los smartphones que continuamente reciben la actualización más reciente. “La innovación pasa a ser frecuente, accediendo siempre a la mejor versión”, detalla.

4. Al igual que los servicios cloud para personas, en la Nube empresarial podemos encontrar servicios públicos y privados. Dentro de las nubes públicas, que pueden ser consumidas desde internet y cualquier empresa puede adquirir sus servicios, las más populares son Amazon Web Services (AWS), Microsot Azure y Google Cloud.

Con diferentes precios, en el caso de AWS ofrece más de 175 servicios integrales de centros de datos a nivel global, como análisis y largo de datos, contenedores de información, entre otros. AWS es usado por grandes conglomerados como empresas emergentes. Estas nubes están presentes en Chile y se suman a la oferta de proveedores locales con datacenter.

En el caso de las nubes privadas para empresas, respetan la misma norma que el servicio para usuarios comunes, ya que se implementan de forma interna en sus infraestructuras, para dar soporte a sus propias necesidades, sin requerir el pago a un tercero.

Un motor de la transformación digital

“La nube es un motor y palanca de la transformación digital, porque permite a empresas de distintos rubros y tamaños dar continuidad a sus negocios y manejar en forma descentralizada sus operaciones”, explica el director de Claro empresas, Francisco Guzmán. Justamente durante este año, producto de la pandemia, la nube o “servicios cloud” han tenido un rol protagónico, dice el ejecutivo, porque entrega soluciones de colaboración y comunicación en línea, además de plataformas administrativas, contables o de logística, entre otros, “que han permitido a las empresas mantener su producción, reducir costos y, lo más relevante, avanzar hacia su transformación digital”.

¿En qué hay que fijarse para elegir una Nube empresarial? Es importante escoger soluciones flexibles, dice Francisco Guzmán, “que permitan acceder a información desde cualquier lugar y dispositivo, de manera escalable, donde el usuario paga solo por lo que necesita para su negocio”. La seguridad, añade, es un aspecto clave a considerar a la hora de elegir un modelo cloud: “El respaldo diario de la información y la posibilidad de bloquear accesos, por ejemplo, permiten ayudar a prevenir ciberataques en este tiempo en que ha aumentado significativamente el tráfico de datos. Por último, hay servicios que ofrecen soporte en línea para orientar a los usuarios ante eventuales dudas o dificultades técnicas”.

Para las grandes empresas, los pasos que siguen a la hora de migrar a los servicios cloud varían. Patricio Cofré, de EY Chile, define el proceso en tres etapas:

-La primera consiste en “levantar y mover”, donde la empresa busca que la nube provea la infraestructura como servicio, bajo la cual hacen una réplica idéntica de lo que la compañía tenía en físico, en algo virtual. Un movimiento que, según el especialista, no es costoso en tiempo y puede variar según el tamaño de la empresa.

-La segunda fase radica en optimizar para cloud. Los directivos de empresas dejan de pensar en estructuras físicas, acostumbrados a contar con servidores para una tarea específica. “Acá se pierde esa lógica y empiezas a pensar en nube, reemplazando una máquina de almacenamiento por un servicio de almacenamiento, gestionado por la nube, despreocupándote de la gestión de esa máquina”, explica el profesional.

-El tercer nivel es cuando las empresas modernizan las aplicaciones, o generar desarrollo nativo cloud. Prácticamente ya no existe la palabra servidor, sino serverless, donde los servicios que se encargan de cada una de las tareas funcionan bajo una lógica 100% digital. Esto permite, según el socio en consultoría EY Chile, dejar de contar con espacios físicos para el desarrollo de actividades. Una oportunidad que beneficia modalidades como el teletrabajo y permite realizar las actividades del día a día en modalidad serverless, desde un computador en cualquier parte del mundo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.