De ejecutivo a tatuador: el vertiginoso salto de un emprendedor

Sebastián Moraga -más conocido como Mr. Sebaland-, tatuador chileno que hoy internacionaliza su carrera en Nueva York, en menos de tres años pasó de ser colaborador de una multinacional a tener su propio estudio de tatuaje. ¿Cómo logró recorrer tan rápido el camino? Aquí, habla del viaje y también de los costos de su decisión.


Hasta hace poco más de tres años, Sebastián Moraga -ingeniero comercial de 40 años- trabajaba en una empresa multinacional como ejecutivo de cuello y corbata, mientras desarrollaba su faceta como emprendedor con una tienda de ropa en el Barrio Italia. Sin embargo, un día, mientras se hacía un tatuaje, pensó: “¿Y por qué yo no?”.

Ese “por qué yo no”, literalmente, significaba ¿por qué no convertirse en tatuador? Amante de la pintura y el arte desde la niñez, este camino no era ajeno para él; sí lo era el negocio y los clientes. Sin embargo, Mr. Sebaland -su nombre como tatuador- se tiró la piscina y se instaló con un estudio de tatuajes; un oficio que hoy lo tiene viajando por el mundo para mostrar su trabajo y con una clientela que va cada día en aumento.

¿Cómo lo hizo? ¿Qué costos tuvo en el camino? De todo eso habló junto a Bárbara Pezoa y Jaime Villouta en 360°, el segundo bloque de Transformadores, el webshow.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Cecilia Schröder, gerenta general de Sercotec; Matías González, gerente de Claro negocios, y la emprendedora Barbarita Lara analizaron todas las posibilidades que se abren para los emprendedores durante este encuentro organizado por el Ministerio de Economía.