La app que rescata comida y la vende a bajo precio

Maximiliano Acosta y Rodrigo Haydar, fundadores de GoodMeal. Fotos: Sergio López Isla.

Después de pasar años en una industria que botaba toneladas de comida en buen estado por factores externos, Rodrigo Haydar decidió crear GoodMeal, una aplicación que permite comprar los excedentes de restoranes y negocios a un precio conveniente, aportando a la sustentabilidad, a la economía y a solucionar un problema social.


Las cifras son claras en la actualidad: más de un tercio de toda la comida del mundo que se produce para consumo humano se desperdicia. Su impacto medioambiental es tan nocivo, que un 10% de los gases de efecto invernadero se producen por el desperdicio de alimentos.

Chile no es la excepción. Rodrigo Haydar, ingeniero comercial y cocreador de GoodMeal, pudo ver el problema desde dentro, antes de lanzar la app que permite a la gente comprar la merma de restaurantes, cafeterías, panaderías y negocios de Santiago y la Quinta Región.

“Tengo casi ocho años de experiencia laboral en la industria de alimentos. En roles comerciales, desarrollando mercados internacionales, mis contrapartes siempre eran supermercados y restaurantes. Los últimos cuatro años trabajé en una empresa productora de alimentos. Siendo honesto, fui parte del problema. Muchas veces tuve que verme forzado a tener que destruir camiones con toneladas de comida, porque había un error en un documento”, cuenta Rodrigo Haydar.

Le tocó, en muchos casos de negocios con Asia y Latinoamérica, tomar ese tipo de decisiones difíciles, por problemas externos a la comida, como exigencias de supermercados y restaurantes, problemas de documentación, regulación y restricciones de autoridades locales y extranjeras. Acciones en pro de los resultados, pero en desmedro del alimento.

Los ejemplos de su experiencia en la industria siguen y siguen. En general, el panorama siempre era el mismo: botar más de 40 toneladas de alimento en perfecto estado por un sello roto en un camión, productos mal rotulados y otros errores productivos que no afectaban la calidad de la comida. Todas esas veces, las autoridades chilenas no permitieron comercializar el alimento, que finalmente terminaba en un vertedero.

“Me aburrí de ser parte del problema, así que un día tomé la decisión de aportar desde mi experiencia”, explica el empresario.

GoodMeal es una app que permite a la gente comprar la merma de restaurantes, cafeterías, panaderías y negocios de Santiago y la Quinta Región.

El nacimiento de una buena idea

En 2020 Rodrigo Haydar estaba en proceso de estudiar un MBA en una de las principales universidades con foco sustentable del mundo, una Business School de Dinamarca. Sin embargo, decidió apresurar el proceso al ver que sus estudios no estaban solucionando el problema con la urgencia necesaria. Entonces, llamó a su amigo Maximiliano Acosta, excompañero de la universidad, y decidieron levantar una empresa con impacto social sustentable.

El análisis que lograron hacer fue a través del impacto de la industria alimentaria. Vieron distintos elementos antes de crear la aplicación. El desperdicio de comida no tiene solo un impacto medioambiental, sino que tiene triple impacto, dice Haydar. El medioambiental, por los gases de efecto invernadero; el económico, por los millones y millones de dólares que se pierden; y, sobre todo, un impacto social. “La gente en situación de hambre es un problema que no se ha logrado erradicar. En ese sentido, el camino más que producir más comida es aprovechar lo que tenemos. Reducir el desperdicio”, asegura.

Vieron lo que se estaba haciendo en otros países, y se encontraron con la idea de algo que estaba semi avanzado en Europa y Estados Unidos, un modelo que quisieron adaptar.

Esta es una iniciativa que ya ha aparecido en otros lugares del mundo. En Europa está más desarrollado. Un referente muy importante es la app Too Good To Go, que existe desde 2016. En Latinoamérica está en pañales, recién se está probando en México, Colombia y Argentina. “La verdad es que no hay información actualizada disponible en Latinoamérica con respecto a este problema siquiera para poder tomar decisiones, pero la necesidad era incluso mayor, y así fue como llegamos a crear GoodMeal”, explica.

Ya con la idea en mente a mediados de 2020, lograron conversar con más de 200 restaurantes en un período de dos semanas. Allí hicieron un primer diagnóstico. “Efectivamente, había un problema y no habían soluciones eficientes, por eso fue fácil consolidar el proyecto”, dice Rodrigo Haydar. Para noviembre de 2020, aún sin crear la app, el grupo bajo el nombre de GoodMeal comenzó a vender excedentes por WhatsApp, y en una sola semana ya tenían lista de espera, así que tuvieron que actualizarse rápido para desarrollar una versión más oficial con aplicación que permitiera a los negocios vender y a los usuarios comprar.

Lo que hicieron después fue tomar una marca específica, que en este caso fue Factory Nine, una pastelería de Santiago. “Conversamos con ellos y fueron muy específicos en decirnos cuánta merma tenían al final del día, y les ofrecimos personas que quisieran comprar esa merma. Armamos bolsas con más de un producto -en general son 4 o más- con un precio que es un 70% menor al precio original, y llegó gente” cuenta.

La idea fue un éxito, ya que era un alivio tanto para los vendedores como para los compradores. Por un lado las marcas reducían su desperdicio, recuperaban el costo y atraían nuevos clientes, y, al mismo tiempo, los usuarios recibían comida en perfecto estado a un bajo costo.

De todas formas, igual existía un porcentaje de negocios que en un principio eran reticentes a la idea, sobre todo porque la industria está ordenada por protocolos de años que no permiten, en el caso de los locales de comida, comercializar, regalar o reutilizar alimentos en buen estado que no hayan sido vendidos en el día. “Al principio teníamos esa barrera. Además, las marcas no entendían que tener poco porcentaje de merma no es lo mismo que no tener merma. No importa si es mucha o poca, la merma es merma. Así que insistimos, enfocándonos siempre en la educación al negocio, y así lo conseguimos”, comenta.

Así, con el tiempo, fueron agregando restoranes, locales, cafeterías, panaderías, entre otros, incluso cadenas internacionales como Juan Valdéz, Dunkin Donuts y Starbucks. Un aumento de clientes, por ambos lados, que les significó mil transacciones de comida rescatada solo en el primer mes de vida.

Juan Valdéz, Dunkin Donuts y Starbucks son algunas tiendas que tienen convenio con la aplicación.

Un futuro próspero

En la actualidad, GoodMeal trabaja con más de 600 negocios asociados, principalmente enfocados en la Región Metropolitana y unos pocos en la Quinta Región, entre verdulerías, pastelerías, negocios de barrio, restaurantes y cadenas en el canal de food service como Starbucks, Dunkin, Paradiso, Tavelli y muchos más. Su foco, como explica Rodrigo Haydar, no es solo crecer en el negocio, sino que potenciar el comercio local, creando la conciencia colectiva de que se pueden abastecer las necesidades de comida de las personas con lo que se tiene al alcance y cerca de la ubicación de las mismas. “Por eso la app sirve para conocer los negocios que están cerca tuyo, viendo las posibilidades y creando esa transacción a nivel local”, dice Haydar.

En el futuro, GoodMeal quiere llegar a los supermercados. El empresario y su equipo de ahora cuatro personas, quieren aplicar todo lo aprendido en esos años de trabajo en la industria alimentaria para abordar el problema de sustentabilidad no solo desde el desperdicio de la merma, sino que llegando a otras etapas de la cadena.

“Nos dimos cuenta que la solución es efectiva, pero es la punta de la cola, por lo mismo definimos que en el largo plazo queremos ser la plataforma líder de optimización de recursos de la industria alimentaria. No solamente en restaurantes y en el futuro supermercados (que funcionan muy diferente a los otros servicios de comida) sino que queremos ser una solución tecnológica para optimizar sus etapas completas”, propone Haydar.

Su objetivo va más allá de llegar a los dos mil negocios asociados (que, de todas formas, sí es una meta clara por lograr). Hoy, GoodMeal está ejecutando pilotos en supermercados para encontrar soluciones sustentables en todos sus procesos, teniendo como principal desafío encontrar una solución que sea escalable para el canal específico, incluso llegando a productores y distribuidores a través de la tecnología. “Llegar al campo y que pueda existir una solución sustentable para esa comida que no es aceptada porque no cumple con cierta estética, ese es nuestro sueño”, comenta el fundador.

El equipo tras la innovadora aplicación que se hizo cargo de un problema común en Chile y el mundo: la comida en buen estado, pero es que botada a la basura por innumerables razones ajenas al estado de la comida.

¿Cómo uso GoodMeal?

Para saber cómo usar GoodMeal primero hay que saber exactamente qué es y cómo funciona. Su creador lo define finalmente como “una app de una empresa social que busca combatir el desperdicio de alimentos por medio de la tecnología. Es simple, entretenido y accesible”.

GoodMeal se descarga a través de AppStore o PlayStore y al ingresar hay que registrarse, también se puede registrar un negocio para ser parte de los vendedores. Pero si eres parte de los compradores, en la app encontrarás una lista de todos los negocios que están registrados y que están cercanos a ti. Ahí puedes seleccionar una tienda, el contenido, que muchas veces es una bolsa sorpresa (no se puede anticipar qué artículos quedarán como merma), compras y vas a retirar cerca de tu casa. Los horarios son extendidos, no es solo al final del día, por lo tanto, sirve para satisfacer cada comida del día.

En simples palabras, sentencia, “salvar el mundo puede ser tan simple como comer”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.