Luz, cámara y acción: un paso más allá de las cámaras tradicionales

Foto: GoPro.

Fuera de las cámaras convencionales o de los cada vez más avanzados celulares, hay varias clases de cámaras que satisfacen demandas para fotos y videos que sólo ellas pueden conseguir. Desde las populares cámaras de acción hasta las que graban video perfectamente estabilizado. Desde una que logra video en 360 grados hasta otras que imprimen al instante, versiones modernas de las antiguas instantáneas.


Grabando en 360º

Las “action cameras” representan una robusta categoría de mercado, una que impulsó hace más de 10 años la famosa GoPro, que sigue dominando este segmento y que con su producto estrella, la GoPro Hero, acaba de lanzar su décima versión. Y la popularidad de estas cámaras —conocidas por grabar en gran angular, ser pequeñas, ligeras y al mismo tiempo resistentes— es impulsada también por su comunidad de usuarios, principalmente deportistas que la anexan a sus cascos, tablas de surf o prácticamente lo que sea, incluso a drones de carrera, lo que las vuelve ideal para registrar cualquier tipo de aventura.

Las últimas GoPro han subido en resolución, se pueden usar bajo el agua y mejoran cada vez más en estabilización. Y el modelo recién salido permite, por ejemplo, grabar a 240 cuadros por segundo, lo que sirve para alcanzar un nivel de cámara lenta antes reservado para profesionales, y tiene una resolución de hasta 5.3K.

La marca norteamericana sigue siendo muy dominante en el mercado, aunque otras compañías como Sony o DJI hacen también las suyas. Eso sí, puede que la mayor novedad del último tiempo, en esta clase de cámaras, sea la Insta 360, en especial su línea estrella, la One. Ha surgido impulsada por su éxito en redes sociales o incluso su buena prensa, debido a que la revista Time la nombró uno de los mejores inventos de 2020. ¿Su gracia? Abarcar al mismo tiempo todos los ángulos posibles, lo que permite desentenderse de encuadrar y elegir después —en edición— el ángulo que uno desee.

“Eso es lo que la hace más atractiva”, explica Matías Martínez, de tripodes.cl, una de las tiendas locales que la importa. “Simplemente la montas en el lugar que te acomode y te olvidas del resto, ya que capturará todo el entorno en el que estás inmerso. La edición es muy intuitiva, se hace en el mismo teléfono y luego puedes exportar a redes sociales”, resume.

Otro aspecto original es que usa un selfie-stick que la cámara automáticamente lo borra del plano. “Es para darle una ubicación más cómoda, para no tenerla en la mano o en alguna superficie que moleste en la grabación”, cuenta Martínez. ¿Qué público la busca? Él dice que al menos en la tienda donde trabaja llegan por ella deportistas en general y muchas personas que andan en moto y que aprecian su característica tan única: grabar en 360º.

DJI Pocket 2.

El poder de un estabilizador real

La empresa china DJI es considerada el Apple de los drones. Y su posición dominante tiene que ver con lo mucho que han desarrollado el aspecto de la estabilización, con sus productos capaces de compensar hasta los movimientos más agresivos, de modo de que el video se mantenga suave y estable. Y aprovechando su experiencia con los estabilizadores reales o gimbals (no digitales como la mayoría de los celulares y cámaras) es que lanzaron en 2018 la DJI Pocket, que ya va en su segunda versión.

Fabián Hidd, gerente comercial de la tienda Heliboss, que representa en Chile productos de DJI, explica que la Pocket 2 la ocupan personas que necesiten andar con equipo liviano y que quieren hacer videos de calidad profesional. “En general personas que se están iniciando en el tema de la estabilización y por otra parte, creadores de contenido. Por ejemplo, ahora durante el Cyber, como está muy de moda el tema de los creadores de contenidos, se agotaron casi todas”, dice sobre esta cámara útil tanto para filmar hacia afuera como para grabarse uno mismo.

Otra particularidad de la Pocket 2 es el audio, tiene tres micrófonos incorporados y, como accesorio, uno externo. “Te puedes estar grabando a 15 metros con un audio perfecto. El tema de los videos ha estado tan en boga en los últimos dos años que el audio cobró también mucha importancia”, explica Hidd.

El éxito de la puede medirse también es que ya tiene imitadores. Xiaomi sacó una casi idéntica, un poco más económica.

Mini 2 DJI.

Una drone-cámara para las vacaciones

A propósito de drones para fotos y videos, desde hace un tiempo que hay algunos más abordables, tanto económicamente como en temas operativos. Y la línea de drones que probablemente más ha hecho para entusiasmar a los no especialistas sea la Mini de DJI, con drones que parten en los 300 mil y que no hacen grandes sacrificios en calidad de imagen ni prestaciones si se compara con sus hermanos mayores. Fabián Hidd explica que en Heliboss son los drones más vendidos y que mucha gente sin experiencia en drones los busca. “Puede ser la persona que se va ir de vacaciones y quiere tener otros ángulos de cámara, ellos son los que se compran el Mini 1 y el Mini 2 y el Mini SE”, cuenta en referencia a los tres modelos que hay en el mercado.

Hidd dice también que técnicamente esta no es la línea de entrada, sino que tienen uno de gama más baja, el DJI Tello, pero que ese es un drone más que nada para niños. Tiene cámara y se puede alejar hasta unos 30, 40 metros. Muy distinto, por ejemplo, al Mini 2, que puede alejarse hasta 10 km de donde está siendo operado.

Instax Mini 11.

Instantáneas en la era digital

Aunque pueda parecer sorpresivo, las cámaras instantáneas siguen siendo una categoría importante del mercado. Tiempo atrás el diario New York Times hizo incluso una guía con las mejores para el 2021, destacando un aspecto en donde no tienen rival: apretar un botón y tener un resultado tangible al instante. Y en esa misma guía se podía constatar el dominio de la línea Instax, de la compañía japonesa Fujifilm, que las produce desde fines de los 90s. Mientras que Polaroid, la compañía que las creó y cuyo nombre se volvió sinónimo de este tipo de fotos (y que también produce en actualidad), tiene un rol más secundario.

Dentro de un amplio rango de modelos de Instax, destacan por lo curioso algunas que son híbridas. Es decir, que combinan lo digital con lo análogo. Abrahm Meza, de la tienda Instax.cl, explica que en modelos híbridos, como la Mini Liplay, “sacas la foto y no se imprime altiro sino que quedan guardadas y la que te guste más, se imprime”.

Eso sí, el modelo más popular no es ese sino uno analógico, la Instax Mini. “Vamos en la Mini 11 y es el modelo estrella porque tiene buena calidad, calcula bien la luz, es confiable, no es aparatosa y además viene en distintos colores”, dice Meza.

Y sobre este singular nicho de mercado, explica que está muy asociado a la familia y a las celebraciones, además de que la demanda por cámaras instantáneas se dispara sobre todo a fin de año. “Las mamás y papás empiezan a comprarlas para sus hijos y después ellos mismos descubren que hay formatos más grandes y las empiezan a utilizar, pensando en traer algo del pasado al presente”, cuenta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.