Conoce los nuevos lanzamientos que vienen en realidad aumentada

Nuevos gadgets de Apple que buscan reemplazar a los celulares, mayor campo visual, innovaciones para el área médica o educativa son parte de lo que veremos próximamente en el mercado.


Desde hace años el hombre crea, de la mano de la tecnología, una copia digital del mundo real. La realidad aumentada (AR), que ha ido ganando progresivamente terreno en el día a día, amenaza con instalarse para siempre en los distintos dispositivos. Firmas como Epson han ya anunciado nuevos modelos de sus lentes de AR, mientras Niantic, Lenovo, Facebook, Samsung y Snapchat trabajan en sus ejemplares definitivos en contra el tiempo, que verían la luz en las próximas temporadas. Incluso Apple, en los próximos días, podría confirmar a través del anuncio de su evento del 20 abril uno de sus más esperados gadgets: unos smart glasses que podrían mostrarse oficialmente en su conferencia anual en junio.

Al momento de hablar de realidad aumentada, el gran desafío de la industria tecnológica ha sido insertarla más allá de una aplicación para dispositivos móviles o de lectura de códigos QR, y desarrollar aparatos cuyo espacio esté optimizado y tengan un diseño cómodo para los usuarios. César Berardini, gerente de Innovación del Grupo Datco y que trabaja con esta tecnología a nivel industrial, explica que un lente común y corriente no debe pesar más de 100 gramos. Unos anteojos tradicionales pesan entre 40 a 50 gramos, y no puede más que duplicar ese valor para que pueda ser utilizado con naturalidad.

Por arriba de eso, dice Berardini, ya es difícil, “aunque estéticamente te lo vendan como un lente o pretendas usarlo todo el día como uno. La gran carrera de las empresas es cómo resolver estos problemas tecnológicos, de ingeniería y microelectrónica para poder dotar con tecnología a los mismos objetos, sin modificar tanto su estructura conocida”, precisa.

Más allá del diseño en sí, que de todas maneras hace la diferencia si un producto parece más un casco que un lente tradicional, otro tema es implementar la tecnología y qué tanto se puede hacer con ella. Las empresas están luchando por romper ciertos paradigmas y algunas plantean que hay que rehacer la ingeniería para lograrlo. Se habla de chips que consuman milibatios y de diversos componentes que hoy están en un celular, pero que por su tamaño todavía no hacen posible un lente como se imagina la gente.

Dispositivos ya existentes en el mercado presentan un campo visual muy reducido, con respecto a las capacidades naturales del ser humano. “Tenemos un campo visual de 200°, en algunos casos de hasta 220°, pero óptimamente se ve en 180°. Considerando que hoy los dispositivos no pasan de un 50°, eso es muy reducido, y la mayoría tiene 30°”, dice Berardini, experto en realidad aumentada.

Este rubro, que las empresas tímidamente comenzaron a indagar a través de las cámaras de los celulares, y que incluso redes sociales como Snapchat han intentado potenciar con gadgets, ha cautivado el interés de los usuarios y desde ya hay distintas iniciativas buscando recaudar fondos a través de Internet. Dream Glass 4K, de la firma estadounidense DreamWorld AR, es uno de los mejores ejemplos de financiamiento a través de crowdfunding durante la pandemia. En julio pasado el proyecto se logró financiar en apenas ocho minutos a través de Indiegogo y actualmente se acerca a los US$600 mil dólares. Su valor es de US$599 y su rango de visión es de 90°, por sobre los 52° del Hololens 2 de Microsoft, los 50° del Magic Leap o los 15° del Google Glass. Algo similar sucedió con los GodView en octubre, cuando reunieron más de US$200 mil en 30 minutos.

realidad aumentada

Crecimiento de la realidad aumentada

Y el mercado reciente se extiende a diversos usos y ámbitos, desde juegos de mesa en este formato, programas educativos y de formación, compañeros de trote para quien no tenga con quien ejercitarse o necesite clases para correr correctamente, entre otros. Incluso el retail y algunas tiendas, están viendo en la AR la solución a las ventas con pruebas en línea de algunos de sus productos. Según un informe de la consultora Markets and Markets previo a la pandemia, se esperaba que la tecnología tuviese una tasa de crecimiento anual compuesta de 47,1% entre el 2017 y 2023 en el mercado minorista, pero ahora eso se habría multiplicado por las compras a distancia.

También ha llegado al retail. “Hoy podemos ver que una de las industrias que más está recurriendo a la realidad aumentada es el retail, donde los nuevos hábitos y necesidades de consumo explican que su uso esté experimentando un crecimiento importante en el último tiempo, con un alto potencial”, dice Francisco Guzmán, director de Claro empresas. “Dado que permite utilizar capas de elementos virtuales sobre imágenes reales, esta tecnología se está aplicando para lograr nuevas formas de interacción entre las marcas y sus públicos, apuntando a entregar más y mejor información sobre los productos, mejorar en la satisfacción del cliente y disminuir las tasas de devolución”, acota el ejecutivo.

Guzmán señala que hoy existen varias soluciones basadas en experiencias de compra innovadoras, seguras y prácticas que ofrecen a los usuarios una descripción más completa de los productos, "mediante animaciones 3D u objetos virtuales que pueden visualizarse al escanear un producto con un celular, ya sea de manera presencial, desde el packaging de un producto, o bien en forma virtual, desde un sitio web o app de una tienda. De esta forma, un usuario puede probar cómo se verían nuevos muebles en su hogar antes de comprarlos o hacer una simulación de cómo se vería con cierto tipo de ropa o accesorios”.

Mauricio Lavín, gerente general de Octopus, empresa local de desarrollo de aplicaciones de realidad aumentada y realidad virtual, concuerda con que el diseño de los aparatos es la gran barrera de entrada de estos productos al mercado y que los fabricantes se dieron cuenta que no todo tiene que estar dentro de los dispositivos. “Hubo que privilegiar ciertas funciones con el propósito, junto a la tecnología, de hacer los marcos más delgados y menos pesados, porque hay que hacer la diferencia del consumidor final y el usuario que es colaborador de una empresa”, destaca el creativo. En el caso de los dispositivos orientados hacia las grandes industrias, suelen ser más aparatosos, pueden combinarse con cascos y, finalmente sus utilizaciones son con distintos propósitos. Pero el usuario corriente privilegiará la comodidad y le dará otros usos.

“Para Apple, este es considerado un lanzamiento tan importante como el primer iPhone, porque es el nuevo cambio de paradigma”, dice el ingeniero comercial. Y pone como ejemplo que, en el caso de estropearse algún aparato tecnológico en la casa, no tendría que buscar ayuda en internet a través de un teléfono, sino que perfectamente se podrían pedir instructivos por el asistente de voz y estos proyectarse en el campo visual de los lentes. “Los niveles de autonomía de las personas se comienzan a parecen a los que uno veía en ‘Matrix’, cuando el protagonista no sabía manejar un helicóptero, le enviaban un código para que lo aprendiera y lo hacía de inmediato. También se podría solicitar asistencia remota desde donde estés”, plantea.

Pero la realidad aumentada, aún en desarrollo para llegar fácilmente a la vida de las personas, no solamente es una interfaz visual. Facebook, por ejemplo, confirmó que está actualmente desarrollando, además de sus lentes para los que realizó una alianza con el gigante italiano Luxottica, una muñequera AR con la cual se pueden activar distintos comandos, porque “el próximo ordenador” está presente en la realidad misma. Lo que viene, dice Berardini, del Grupo Datco, es saber qué harán las empresas con los datos que recopilen de nuestra interacción y ojos. “Sabes el sexo de una persona, sus vicios, qué ve, potenciales enfermedades que podría tener y ni siquiera él sabe que tiene... Todo eso a raíz de su iris”, explicita, y luego añade: “Si el teléfono y los smartphones causaron una revolución, los smart glasses provocarán otra. No sé si para bien o para mal”.

Con respecto a esto, Lavín dice que las empresas que quisieran saber realmente los datos de una persona y su consumo “podrían hacerlo perfectamente a través de internet”. “Más que lo que nosotros podremos ver, es lo que podríamos recibir de vuelta con esta tecnología. Que te escaneen el iris o puedas prevenir cualquier estado negativo, malestar o enfermedad de la vista sería un gran avance, y serán aplicaciones que irán apareciendo en el camino”, añade el gerente de Octopus.

El ingeniero plantea que uno de los avances que permitió generar estas tecnologías y logró cautivar el interés de los usuarios, es que ya no es necesaria una aplicación en los dispositivos móviles para poder utilizar AR. “En el proceso del usuario masivo, hoy es cosa de ocupar Google Chrome o Firefox, adicionar un botón al sitio web y pedirle permiso a la cámara, para así correr alguna aplicación dentro del mismo browser”, comenta.

A nivel chileno

Pero el desarrollo de dispositivos como tal ha sido también una de las iniciativas que han surgido a nivel local. En el ámbito clínico es uno de los más deseados porque, según distintos medios internacionales, así podrían eliminarse los procedimientos invasivos a la hora de las intervenciones médicas. Fichas médicas clínicas que podrían proyectarse en el campo visual, docencia de medicina, entre otros, son algunas de las utilizaciones que podría tener. “En el área quirúrgica, el gran objetivo sería disminuir los eventos adversos en el pabellón, pero ese porcentaje es del 5%. Entonces, desde el punto de vista costo-efectivo, es mucho lo que cuesta su realización para la actividad que pueden tener los equipos”, dice Víctor Rocco, investigador del Centro de Investigación Biomédica y Aplicada de la Universidad de Santiago de Chile (Usach).En 2018, el médico de formación realizó un prototipo de casco de AR para procedimientos quirúrgicos, pero al momento de solicitar fondos se dijo que era mucho dinero. “Son cerca de $20 millones los que se necesitan para desarrollar una tecnología así”, añade el también magíster en ingeniería informática.

Respecto a su utilización, dice que, más allá de ayudar a los procedimientos y reducir los problemas que pudiese haber en pabellón, “es increíble cómo podría facilitar las cosas y reducir la cantidad de implementos que hay al interior de una sala, porque podría usarse en endoscopias, colonoscopias, entre otros”. En ese sentido, a pesar de no haber contado con los fondos por parte de la universidad, el investigador de la Usach dice que en Chile tampoco existe la infraestructura para crear microelectrónica y que facilitaría el desarrollo de estas tecnologías en el país.

Apple estaría próximo a realizar el anuncio oficial de su nuevo artículo con realidad aumentada y distintas filtraciones en medios internacionales han dado ciertas luces de lo que viene. Lo que sí está claro, es que la empresa espera que los lentes reemplacen a los teléfonos. “Decidieron que desarrollarían un dispositivo de entre unos 150 a 200 gramos, parecido a un lente de esquí. Una gafa de realidad aumentada, con cámaras al frente que captan el mundo exterior y se calcula que hacia el 2025 sacarían estos lentes que todo el mundo espera y que reemplazarán a los teléfonos”, dice Berardini, del Grupo Datco, y luego añade: “Básicamente, siempre ha sido un computador, de pasar a ocupar una pieza completa pasó a nuestros bolsillos con los smartphones. Y la próxima iteración son los lentes”. A este lanzamiento, se sumará el próxima año Facebook con sus smart glasses Ray Ban. Tendrían asistente de voz y sonido, y en un futuro imágenes que podrían proyectarse en el lente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.