Pedro Castillo, un presidente sin respaldo de su propio partido




El presidente peruano Pedro Castillo irrumpió en la política de su país y llegó al poder siendo un enigma, y en 90 días de gobierno ha hecho poco por despejar las dudas.

Hace unos días, un golpe de timón del mandatario resultó en la pérdida del respaldo del partido que lo llevó al poder, Perú Libre. La destitución del primer ministro, Guido Bellido, cuya designación fue controversial desde el principio por su simpatía con el grupo terrorista Sendero Luminoso, resultó en la airada reacción del líder y fundador del partido, Vladimir Cerrón, quien acusó que el gobierno estaba traicionando a la izquierda. La reacción sin embargo evidenció un quiebre dentro del propio partido, todavia representado por dos ministras -incluida la vicepresidenta peruana- en el nuevo gabinete.

En medio de la trifulca, Pedro Castillo continúa dando señales confusas sobre el rumbo por el que pretende conducir a su administración.

¿Cuánto puede afectar todo esto a la estabilidad del nuevo gobierno peruano?

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.