El peso del informe de Human Rights Watch y el margen de acción del gobierno

Bolsonaro necesita combatir el crimen dentro de límites legales, afirma HRW

El director para las Américas de HRW, José Miguel Vivanco. FOTO: EFE

Desde el 18 de octubre, miembros de la policía chilena han cometido graves violaciones a los derechos humanos, incluyendo el uso excesivo de la fuerza contra manifestantes, transeúntes y graves abusos en las detenciones. Es parte de lo que consigna el informe de Human Rights Watch, que constata no sólo los abusos policiales (que comprenden también maltratos, abuso sexual y torturas durante la detención), sino además da cuenta de una insuficiente rendición de cuentas por parte de la policía a las autoridades y de las extenuantes condiciones de trabajo de los carabineros durante estas semanas de crisis. Human Rights Watch también hace recomendaciones como reformular Carabineros de manera urgente. La semana pasada, el informe de otra organización, Amnistía Internacional, fue enérgicamente rechazado por el gobierno e incluso por las Fuerzas Armadas. Esta vez, la recepción del gobierno fue radicalmente distinta. ¿En qué posición queda el gobierno frente a este informe? ¿Qué margen de acción tiene sobre Carabineros cuando el orden público sigue sin reestablecerse en las calles?