Carlos Maldonado, exministro radical: "El Partido Radical existe, pero no influye en la marcha política del país"

maldo

Foto: ATON

El extitular de Justicia enfrentará este domingo a Ernesto Velasco, actual timonel del Partido Radical, por la presidencia de la colectividad. En la antesala de la elección, el abogado responde a las críticas de su contendor, toma distancia de la opción presidencial de José Antonio Gómez y apunta a una pérdida de peso político de la tienda.




¿Por qué aspira a conducir el partido?

Tenemos motivaciones con el Partido Radical en sí mismo y con la centroizquierda en general. Nos mueve el propósito de devolverle al PR el protagonismo que tuvo en el pasado y que hace tiempo perdió en la política nacional.

¿El Partido Radical perdió peso político?

Hace tiempo. El partido sufrió una crisis bastante profunda, incluso los últimos años antes del quiebre de la democracia, declinó profundamente su peso específico en la política nacional, y después de una lucha de muchos radicales y de otros partidos por recuperar la democracia, el partido ha sido más bien un acompañante de procesos políticos y sociales, ha sido parte de los gobiernos, pero no ha influido decisivamente ni en las orientaciones políticas ni en las políticas pública (…) Sobrevivir no es suficiente para un partido con la historia, tradición y principios nuestros, que siguen plenamente vigentes.

Con ese diagnóstico, ¿cree que el Partido Radical ha caído un poco en la irrelevancia?

Es duro reconocerlo, pero no podemos evitar compartir ese diagnóstico. La verdad es que el PR existe, pero no influye en la marcha política del país, en las políticas públicas, y eso es bien triste, porque el PR ha demostrado en su historia que ha sido capaz de entregar grandes soluciones a las problemáticas del país. El PR hace rato que cuando sale en los medios aparece hablando de política, alianzas, cupos, pero no ofreciendo soluciones a las necesidades de los chilenos, y para eso es la política, no para negociar o preocuparse solamente de los eventos electorales.

¿Un proyecto de centroizquierda debe incluir a todos los partidos de la oposición?

Vamos a concentrarnos en un programa de gobierno radical y, sobre esa base, conversar luego con las fuerzas de centroizquierda para ver dónde están las coincidencias. Tenemos que hacernos cargo de temas que como centroizquierda solemos regalárselos a la derecha, como el crecimiento económico, el empleo, la seguridad pública. Primero tenemos que hablar de contenidos y luego de alianzas.

¿Qué le pareció el apoyo del exministro José Antonio Gómez a Ernesto Velasco?

Me parece que él ejerce el derecho de cualquier militante de manifestar una preferencia. Respeto su preferencia, pero creo que está equivocado. El partido, a lo largo de Chile, nos ha manifestado con mucha fuerza su ansia de cambio. Me da la impresión de que está un poco anclado a una mirada del pasado, de las estructuras de poder que han estado dirigiendo al partido y de las cuales él ha sido parte en las últimas décadas.

Gómez abrió la puerta a una candidatura presidencial. ¿Es un error abordar eso hoy?

Es muy prematuro. Chile está iniciando un nuevo ciclo político y en ese ciclo van a ir surgiendo nuevos liderazgos. Además, en Chile hay ganas de renovación. Siento que quienes disputen la opción presidencial de 2021 van a ser nuevos liderazgos, no los mismos que han estado.

Entonces, ¿cuándo el Partido Radical aborde el debate presidencial, debe apelar a la renovación?

Absolutamente. Creo que van a surgir nuevos liderazgos. Tenemos a la diputada Marcela Hernando, que está haciendo una gran labor; a nuevos diputados jóvenes como Alexis Sepúlveda, Cosme Mellado, que hay que darles tiempo para que desplieguen sus capacidades. Pienso que lo que viene son nuevos liderazgos sobre la base de propuestas, no de personalismos.

Sobre la elección, ¿puede Velasco generar cambios habiendo sido timonel?

Respeto la dedicación que ha tenido Ernesto por tantos años en la dirigencia del partido, pero claramente una persona que lleva 30 años en la mesa ejecutiva nacional no nos va a sorprender ni por acción ni por omisión.

A usted se le ha criticado una supuesta ausencia en el trabajo partidario.

Son parte de los mitos que se levantan para las elecciones. Fui dirigente universitario en tiempos de dictadura, presidente de la juventud radical de Valparaíso, dirigente comunal, regional, he sido dirigente nacional del partido en distintas oportunidades; donde no he estado es en la mesa ejecutiva del partido por 30 años, como algunos de mis contendores. Trayectoria dirigencial tengo, y también trayectoria de gobierno.

Ernesto Velasco dijo a La Tercera que usted no estuvo presente ni en la municipal ni en la campaña de refichaje. ¿Qué le responde?

Demuestra la pobreza de argumentos de su candidatura. Tratar de llevar la elección al plano de las descalificaciones personales muestra la falta de propuestas de su candidatura. No quiero entrar en ese plano, la militancia merece otro tipo de debate, sobre cómo hacemos para que el partido vuelva a crecer. Si es por trayectoria, les podemos dar un galvano a los dirigentes que lleven 30 años sentados en la conducción del partido, pero aquí estamos hablando del futuro del partido, no de los reconocimientos a la trayectoria de las personas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.