Comando de Sichel emplaza al diputado Boric y la senadora Provoste a renunciar a sus dietas parlamentarias: “Es una ofensa a los chilenos”

FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

Acusando que "no están 100% enfocados en su pega", los voceros Katherine Martorell y Pedro Browne calificaron como "grave" que el candidato de Apruebo Dignidad y la candidata de Nuevo Pacto Social, reciban sus sueldos correspondientes al trabajo en el Congreso. De acuerdo a los registros de ambas cámaras, el diputado Boric tiene un 98% de asistencia y la senadora Provoste un 99%.




Esta mañana los voceros del comando de Sebastián Sichel -Katherine Martorell y Pedro Browne-, emplazaron al diputado Gabriel Boric, y la senadora Yasna Provoste, a renunciar a sus dietas parlamentarias.

Esto, en el marco de la carrera presidencial que enfrenta a siete candidatos, entre ellos, el exministro de Desarrollo Social y expresidente de BancoEstado, Sebastián Sichel (independiente por Chile Podemos Más), el exdiputado UDI y actual líder de Republicanos, José Antonio Kast (Frente Social Cristiano), el diputado por Magallanes, Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) y la senadora por Atacama, Yasna Provoste (Nuevo Pacto Social).

“Nos parece muy grave que existan dos candidatos, que son parlamentarios y que pretenden seguir cobrando su sueldo parlamentario, a pesar de que no están 100% enfocados en su pega”, dijo la exsubsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell. “En nuestro programa establecimos que nunca más alguien que postula a un cargo distinto del que ejerce, reciba dieta”, agregó.

Según la información del Congreso, tanto la senadora Provoste como el diputado Boric, reciben una dieta bruta de $7,012,388. Respecto a la asistencia de ambos parlamentarios, también disponibles en las plataformas del Congreso, se detalla que la senadora Provoste tiene un 99% de asistencia, y el diputado Boric tiene un 98,29%.

En la misma línea, Pedro Browne -exdiputado por dos periodos parlamentarios- afirmó: “La señal que se le da a la ciudadanía, en tiempos de desprestigio de la política y de las instituciones, es gravísima: que dos parlamentarios crean que pueden seguir recibiendo sueldo sin cumplir a cabalidad con una función tan importante para la democracia, como es el trabajo legislativo, es un insulto. Es una ofensa a los chilenos que ellos sigan cobrando millones sin estar 100% dedicados a su pega”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.