¿Cuánto apurar un segundo plan económico?

Mientras para algunos, como el timonel de RN, es necesario evaluar primero las medidas que ya están en marcha, otros piden “señales secuenciales” de parte del gobierno para enfrentar la crisis económica que dejará la pandemia.




Aunque fue valorado de forma transversal, el plan económico que presentó el Presidente Sebastián Piñera el pasado 19 de marzo, en medio de la crisis por el coronavirus, para muchos en el oficialismo y la oposición fue simplemente “un buen inicio”.

Desde la centroizquierda surgieron voces alertando que si bien las medidas y el monto que involucraban -US$ 11.750 millones- eran “significativas”, serían “insuficientes” para el largo plazo. A poco andar, se sumaron las primeras críticas. Parlamentarios oficialistas y de oposición cuestionaron que la propuesta de protección al empleo no contemplara apoyos a los trabajadores independientes.

Así surgieron nuevas propuestas para fortalecer el paquete de medidas y/o recaudar más recursos. Evópoli planteó reducir en 10% las remuneraciones de los funcionarios públicos, y Horizontal -centro de pensamiento ligado al partido que dirige Hernán Larraín Matte- propuso que el actual plan suba al doble, llegando a US$ 22.510 millones.

¿Se quedó corto el anuncio presidencial? ¿Debe el gobierno anunciar un nuevo plan? En Chile Vamos, el debate ya se abrió. Aunque existe coincidencia en que La Moneda deberá ejercer nuevas acciones, algunos piden que eso se haga pronto y plantean sus propuestas. Otros, en cambio, piden evitar la “creatividad” y “ansiedad”, y recalcan que se debe evaluar lo que ya está en marcha, antes de aplicar nuevas medidas.

En ese último grupo se encuentra el presidente de RN, Mario Desbordes, para quien “es irresponsable hacer peticiones hoy día si no sabemos cuánto va a durar la pandemia en Chile, cuáles serán los momentos álgidos ni cuál va a ser el impacto en la economía. Hay que aprobar este programa y sentarse a conversar nuevamente con el gobierno en julio”.

La misma cautela para avanzar es la que pide la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien sostiene que “todo se va a quedar corto en esta nueva realidad, y lo que hay que hacer es ir avanzando y focalizando los recursos para tratar de darles la mayor rentabilidad social y económica posible”.

Patricio Melero, diputado UDI e integrante de la Comisión de Hacienda de la Cámara, dice que el ministro Ignacio Briones ha explicado que este es un “proyecto integral”, que “también es gradual y que puede ser mejorado en el tiempo, según la evolución que vaya teniendo la pandemia, y, por consiguiente, no sería responsable gastarse todos los recursos del Estado en este minuto”.

En ese mismo sentido, el senador Andrés Allamand (RN) afirma que “hacia adelante habrá que monitorear cómo evoluciona la situación: es absurdo gastar todos los recursos cuando nadie sabe cómo evolucionará la crisis”.

“Los efectos de la pandemia van a ser, al parecer, mucho mayores a lo que alguna vez se tuvo en cuenta”, acota el senador UDI Víctor Pérez.

Pero, para su par Juan Antonio Coloma, “una cosa es evaluar cómo va a funcionar una medida buena, como fue el término por seis meses del impuesto de timbres y estampillas, pero eso no quita que, ante los problemas, se requiere de señales secuenciales, no dar la sensación de que el paquete es lo único que va a haber, porque eso claramente va a ser insuficiente”.

Así, los senadores UDI José Durana y David Sandoval hicieron llegar al gobierno un proyecto que permite a las personas acceder a los recursos del seguro de invalidez y, a quienes estén por jubilar, también retirar parte de sus fondos de pensiones.

Mientras, la diputada Sofía Cid (RN) ha pedido que se evalúe la carga tributaria en combustibles e IVA, ya que, asegura, “es un error creer que solo la inyección de recursos va a permitir sortear la crisis económica”.b

Comenta