Diputado Diego Ibáñez por consumo de marihuana: "No tengo el hábito, pero una buena amiga me convidó de su autocultivo personal"

Diego Ibáñez

El parlamentario ha sido uno de los pocos que reconoce el consumo de marihuana. Si bien asume que no lo hace de manera habitual, defiende la despenalización y regulación de la cannabis. Sin embargo, para drogas "duras" no tiene la misma visión.




"Si alguien llegara a trabajar y a votar al Congreso drogado, por supuesto, no merece estar sentado en la sala" dice el diputado del Movimiento Autonomista Diego Ibáñez luego de haber reconocido que hace al menos un mes consumió marihuana de manera recreativa. Esto, en medio del debate que ha generado el plan "Elige vivir sin drogas" anunciado por el Presidente Sebastián Piñera y el test de drogas para los legisladores que propuso el martes la diputada Camila Flores (RN).

Para Ibáñez es importante dar la discusión, "dejar atrás el doble estándar" y cambiar el tabú de lo que significa el consumo de cannabis en nuestro país. Además, acusa "maniobras faranduleras que nos muestran un grupo marginal de diputados RN", a los que invita a realizarse "un test anticorrupción".

Usted ayer admitió que ha fumado marihuana. ¿Ha sido algo habitual desde que asumió como diputado?

Es impresionante el debate abierto por el hecho de que un diputado diga que hace unos meses usó marihuana de manera recreacional, en medio del lanzamiento del programa "Elige Vivir sin Drogas". Refleja lo lejano que está la política de la sociedad, y lo necesario que es superar el populismo penal, que exacerba responsabilidades individuales sin condicionantes, como los estratos socioeconómicos y la desigualdad. No tengo el hábito de hacerlo, una buena amiga me convidó de su autocultivo personal.

José Antonio Kast dijo, a raíz de sus declaraciones, que la marihuana afecta negativamente la capacidad del parlamentario. ¿Qué le responde?

Si alguien llegara a trabajar y a votar al Congreso drogado, por supuesto, no merece estar sentado en la sala. Pero creo que Kast solo escucha las partes que le acomodan y no me extraña. Tanto él como la diputada Flores, son empleados del populismo penal y prefieren cerrar los debates privilegiando las medidas represivas, dictando mandatos morales a la gente adulta que tiene plena conciencia y controlando sus libertades civiles, algo así como en los peores tiempos de la dictadura.

¿Cree que la marihuana afecta su labor?

No. Como ves, hay un debate que es tabú. De todas maneras, no es este el caso.

¿Y ha probado otras drogas?

Por supuesto. Una copa de vino en el asado familiar y cuando juega la U a veces me tomo una cerveza. Eso sí no me gusta el cigarro.

¿Pero drogas duras?

No, nunca. No me llama la atención.

¿Cree que para ejercer labor parlamentaria la marihuana afecta diferente a las drogas más duras?

Creo que nadie debería votar en el parlamento si está drogado, es un insulto a la gente, a sus territorios donde le dieron la confianza. De todas maneras que el consumo de cocaína u otras drogas llamadas duras sí que deterioran la capacidad cognitiva, al igual que la marihuana en la niñez y adolescencia, si no es uso medicinal.

Como ve usted la legalización de la drogas más en general. ¿Es partidario, como Ricardo Lagos, de despenalizar drogas?

Las drogas no, la marihuana para uso medicinal y recreacional, sí. Hoy el narcotráfico controla poblaciones completas y a las respuestas deben ser contundentes: empoderar a las comunidades y dirigentes sociales, policías capacitadas y despenalización de la planta. Por otro lado, frente al monopolio de las farmacéuticas debemos garantizar su uso medicinal, el autocultivo seguro, el uso responsable en adultos. En resumen, educar a nuestra sociedad, como lo hace Fundación Daya y Mama Cultiva.

Usted fue el único diputado que reconoció públicamente esta semana que ha fumado marihuana recientemente. ¿Por qué decidió hacerlo?

Soy de la idea de que la discusión de las drogas hay que darlas en serio, asumiendo la complejidad de la discusión. Decidí referirme al tema porque prefiero dejar atrás el doble estándar y condenar este tipo de maniobras faranduleras que nos muestran un grupo marginal de diputados RN. A ellos les diría que lo que hoy tiene en crisis a la política de las élites no es el uso recreacional del cannabis, sino la impunidad ante la corrupción y sus vínculos con el empresariado. Les recomiendo que se hagan un test anticorrupción.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.