El incómodo momento que vivió Camila Flores en una tienda comercial: acusa que fue sacada por los guardias

Camila Flores

De acuerdo a un recurso judicial, la parlamentaria acudió a la tienda H&M el pasado 6 de diciembre. Sin embargo, una cajera no quiso atenderla y luego fue echada del establecimiento. Por ello, solicitó a la Corte de Apelaciones que ordene al local comercial que guarde las grabaciones para utilizarlas en una futura demanda.




Un incómodo episodio vivió la diputada Camila Flores (RN) cuando fue a comprar a tienda comercial, según quedó consignado en un recurso judicial inngresado el 2 de enero en la Corte de Apelaciones de Santiago: Terminó sacada por los guardias del establecimiento.

Según lo que se cuenta en este recurso (VER RECURSO AQUÍ) redactado por los abogados Gonzalo Cisternas y Luis Masferrer Farías , "el pasado 6 de diciembre, la señora Flores fue a la tienda de la demandada H&M ubicada en el centro comercial 'Casa Costanera' de la comuna de Vitacura con la intención de adquirir algunos productos junto a su marido, el señor Percy Marín Vera. Luego de revisar algunas prensas, fue al probador de la tienda y cuando se decidió por comprar, se dirigió -en compañía de su cónyuge- hacia la fila de la caja para poder pagar. Una vez llegado su turno, una primera cajera le dice que no la iba a atender. Una clienta que estaba en otra caja le concedió su lugar, pero mi representada sabía que ese no era el problema".

"Continuó esperando y luego, desde otra caja, un dependiente hizo pasar a la persona que estaba detrás de la señora Flores. Ella le dijo que quería pagar y que era su turno, entonces el cajero le dijo que 'nosotros no la vamos a atender a usted'. Luego, la primera cajera que se negara a atenderla, intervino y, reafirmando su postura, indicó que no la iban a atender porque en ese lugar '... no atendía ni a Carabineros ni a personas de derecha...'", consigna el documento.

Producto de lo anterior, "se generó un intercambio de opiniones entre la vendedora y nuestra representada, manteniendo los primeros dichos en cuanto 'no iban a atender ni a carabineros ni a personas de derecha', lo que terminó con un escándalo en el lugar debido a que los dependientes elevaban la voz cada vez más".

Como la diputada Flores "no quedó tranquila, hizo que llamaran a la supervisora de la tienda, quien, para sorpresa de la señora Flores y su marido, les dijo que se fueran porque no los van a atender. Posteriormente, llegaron dos guardias y los empezaron a empujar para echarlos del lugar. Mientras los llevaban hasta la puerta de la tienda, uno de los guardias (el más joven) intentó quitarle el teléfono al marido de la señora Flores, debido a que estaba sacando fotografías para identificar a quienes habían realizado estos actos".

Finalmente, "una vez que salieron de la tienda empujados por los guardias, toda la gente que estaba se quedó mirando mientras los vendedores aplaudían por lo que habían hecho. Por lo anterior, mi representada decidió abandonar el centro comercial, retirándose totalmente humillada junto a su cónyuge igualmente afectado".

El objetivo de este recurso fue solicitar al tribunal que la tienda H&M mantuviera las grabaciones de seguridad para ser utilizadas como prueba en una futura demanda anunciada en el mismo escrito contra el establecimiento.

Comenta