Felipe Kast, senador de Evópoli: “Me hubiese gustado del gobierno y del Presidente una actitud más firme frente a los primeros síntomas de populismo”

Dice que “como coalición, y el Presidente mismo, tenemos una responsabilidad de que quienes incurren en comportamientos demagógicos tengan algún costo”. Y agrega que “se genera una señal confusa” cuando eso no ocurre. Sin embargo, valora el “cambio de actitud” de La Moneda tras el episodio de esta semana.




Dice que el ministro Gonzalo Blumel les pidió a todos los parlamentarios de Evópoli que apoyaran un posible veto presidencial para corregir la situación de los alcaldes con el límite a la reelección. El senador Felipe Kast lo cuenta para intentar desvirtuar la sensación que existe en la UDI y RN sobre una supuesta “maniobra” del titular del Interior para favorecer a su partido, que -a diferencia de sus socios de coalición- no se ve afectado por esa restricción.

Finalmente, la decisión del Presidente Piñera de no presentar un veto -ya que no estaban los votos en el oficialismo para que tuviera éxito- fue uno de los puntos que intensificó una crisis que tiene a la centroderecha en, quizás, su peor momento político. Y el ya complejo escenario se agudizó con la aprobación -con votos de la UDI y RN- del proyecto que permite retirar anticipadamente fondos de las AFP, algo que Kast califica como el reflejo de que “el populismo” se “incrustó” en Chile Vamos.

¿Usted se esperaba lo que pasó?

Lo que ocurrió marca un punto de inflexión. La demagogia y el populismo era algo que veíamos de forma aislada, tal vez desde la primaria del 2017, y eran casos puntuales. Pero, desgraciadamente, hemos visto cómo en el último tiempo los proyectos inconstitucionales y esta lógica de renunciar a las convicciones y rendirse ante el aplauso fácil se ha venido tomando la política en Chile Vamos. Antes uno podría decir que el populismo y la demagogia se encontraban al otro lado del pasillo. Lo ocurrido esta semana demuestra que ese fenómeno ya se incrustó con más fuerza dentro de las filas de Chile Vamos.

¿Cuál es la responsabilidad de los presidentes de RN y la UDI?

Hay responsabilidades de los presidentes, sin lugar a dudas. Muchas veces las señales que se dieron durante el proceso fueron confusas. Los parlamentarios empiezan a leer entre líneas, por las declaraciones de sus líderes, que no va a tener costos rendirse al aplauso fácil. Y esa es, justamente, la reflexión que tenemos que tener como sector. De lo contrario, será muy difícil que la ciudadanía -y particularmente la centroderecha- vuelva a confiar en Chile Vamos… El problema es que se transmitió que no tiene costos relativizarlo todo. Y esa es una señal política muy grave, que ha venido desordenando al sector en forma reiterada.

Hubo un diputado de Evópoli que se abstuvo en el proyecto de AFP, no votó en contra. Igual eso es una señal. Y es algo de lo que ustedes deberían hacerse cargo…

Por supuesto, y lo conversamos con él. Es parte de lo que tenemos que, dentro del partido, hacernos cargo. Afortunadamente, las abstenciones se sumaban a los rechazos, pero es algo que lo conversamos dentro de Evópoli. Y son elementos que queremos ir anticipándonos hacia el futuro a los debates sobre la consistencia interna que tenemos que tener en el partido.

Respecto al populismo que acusa en Chile Vamos, ¿dónde más están las responsabilidades? Más allá de los parlamentarios y presidentes de partido, también hay una responsabilidad del gobierno y del Presidente Sebastián Piñera, me imagino…

La primera responsabilidad es de quienes votan proyectos inconstitucionales, pero sin lugar a dudas que como coalición, y el Presidente mismo, tenemos todos una responsabilidad de que quienes incurren en esos comportamientos demagógicos o ilegales tengan algún costo. Se genera una señal confusa cuando quienes lo hacen pueden seguir su vida y su comportamiento dentro de la coalición sin ningún tipo de costos.

El propio gobierno también ha entregado señales confusas a su coalición; por ejemplo, al no ir al TC por el proyecto que suspende el cobro de servicios básicos, pese a pedirle a Chile Vamos que no lo apoyara…

Una de las cosas positivas en las últimas horas es que he visto a un gobierno decididamente dispuesto a enfrentar la demagogia dentro de sus propias filas.

Usted habla de un cambio de actitud del gobierno en las últimas horas, pero yo voy a los orígenes de esta crisis. Y en los orígenes han influido varios factores: uno de ellos es el gobierno. Esto, más allá de lo que ha pasado en los últimos días…

Me hubiese gustado del gobierno y del Presidente una actitud más firme frente a los primeros síntomas de populismo, por ejemplo, que vimos cuando una diputada hizo una indicación inconstitucional que le costó 800 millones de dólares al gobierno. Pero, bueno, eso ya no ocurrió. Y me parece positivo que, después de lo ocurrido esta semana, exista un cambio de tono y de actitud. De hecho, parte de la molestia de la UDI es, justamente, por la sensación de que quienes caían en comportamientos demagógicos no pagaban ningún costo frente al gobierno. Ese enojo de la UDI con el gobierno tenía que ver con la sensación de que quienes actuaban en forma responsable asumían los costos, y quienes actuaban irresponsablemente, asumían los beneficios.

¿Cómo evalúa el rol de los ministros del comité político?

Todos los miembros del comité político han hecho un esfuerzo importante, pero si no cuentan con la complicidad de los presidentes de partido es muy difícil. Hoy ni siquiera el Presidente Piñera ha contado con la complicidad de los presidentes de partido. Cuando tenemos un comité político donde están ministros de RN, un ministro de la UDI y ministros de Evópoli, que no sean capaces de conseguir los votos, claramente es un problema de complicidad. Si no está esa complicidad, es muy difícil que podamos dar gobernabilidad.

Supongo que incluye en eso también a Blumel y Briones, militantes de Evópoli. Si bien en ese partido no hubo votos a favor del proyecto de AFP, ellos juegan un rol central: Briones, en las negociaciones económicas, y Blumel, como jefe del equipo…

Lo que digo se aplica exactamente igual para los ministros Briones y Blumel. En materias centrales de las convicciones que tenemos, la complicidad que tiene que tener el presidente de Evópoli con los dos ministros, y lo mismo los presidentes de la UDI y de RN con sus ministros, es fundamental. Y claramente vimos esta semana que esa complicidad no operó de buena manera.

Esta crisis no solo está generada por el debate sobre el proyecto de AFP, sino que también por varios otros elementos que se arrastran desde hace varias semanas. Y un punto importante ha sido el límite a la reelección y la situación en la que quedaron 97 alcaldes, mientras la UDI y RN pedían que se corrigiera eso con un veto. Primero, ¿cómo vio usted esa postura de sus socios?

Primero, me llama la atención que le echen la culpa al gobierno de un proyecto que fue impulsado por parlamentarios y aprobado por la mayoría de los legisladores de la UDI y RN. Y lo más curioso es que después le echan la culpa al ministro Blumel de una realidad que es indesmentible: el gobierno y el Presidente estaban dispuestos a hacer un veto, pero no tenían los votos de la UDI y RN para aprobarlo. Mi interpretación es que las críticas al gobierno en ese tema están más relacionadas con las dinámicas internas de los partidos, de buscar un culpable fuera de los partidos, para no evidenciar la responsabilidad que tenían los parlamentarios.

En la UDI y RN apuntan, en privado, a Evópoli, Blumel y Briones por la decisión del gobierno de no vetar el límite a la reelección. En esos partidos, de hecho, destacan que ustedes no se ven afectados por ese factor para las municipales. Me imagino que está al tanto de esa lectura que hay…

Bueno, eso es completamente falso. De hecho, Briones y Blumel no están en sus cargos por ser de Evópoli, sino que por méritos personales. Y solamente te puedo decir que Blumel les pidió explícitamente a todos los parlamentarios de Evópoli apoyar el veto. Por lo tanto, se la jugó para defender los intereses de la UDI y RN, no los intereses de Evópoli. Lo cierto es que, como no consiguieron los votos de esos dos partidos, porque con esos votos les bastaba, finalmente el gobierno no quiso enviar un veto que terminara fracasando en el Parlamento.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.