Frente Amplio apunta a "bajos salarios" como causa de manifestaciones

Sánchez

La exabanderada presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez. Foto: ATON/Archivo

Dirigentes del bloque validaron la evasión masiva como un acto de "desobediencia civil" y llamaron al Ejecutivo a "enfrentar" el problema de fondo.




La evasión masiva del pago del pasaje en varias estaciones del Metro obligó a distintas figuras del mundo político a fijar postura sobre los episodios que se han intensificado en los últimos días.

Las manifestaciones son lideradas por estudiantes que reclaman por el alza en el transporte público capitalino decretada hace dos semanas. Desde el gobierno han condenado la violencia ejecutada en estos hechos, subrayando que los estudiantes no se vieron afectadas por las alzas. Una visión que es respaldada desde el oficialismo y sectores de la ex Nueva Mayoría, pero que es mayoritariamente rebatida por representantes del Frente Amplio.

"¿En serio la discusión para las autoridades es si van a poner tres o cinco candados en la puerta del Metro, o si mandarán 10 o 15 carabineros? ¿No ven la desesperación de una familia que gana el salario mínimo ($ 301 mil) y que gasta $ 33.500 al mes para ir al trabajo", escribió la expresidenciable de ese bloque Beatriz Sánchez en su cuenta de Twitter.

"Irresponsable esta señora. Candidata no puede ser cómplice de promover la violencia que se ha visto en estaciones del Metro", le retrucó por la misma vía el diputado de Evópoli por Santiago Luciano Cruz-Coke.

"Amenazas, actitud confrontacional y cerrar estaciones del Metro. Esas han sido las únicas respuestas del gobierno a las manifestaciones por el alza del pasaje. Todavía no se les ocurre que puede haber un tema más importante de fondo", escribió, en tanto, el diputado de Revolución Democrática (RD), Miguel Crispi.

El miércoles, Gabriel Boric, diputado de Convergencia Social, también había fijado su postura en redes sociales: "Todo acto de desobediencia civil es rechazado por quienes no quieren que las cosas cambien. La evasión masiva no se soluciona reprimiendo, sino enfrentando el problema de fondo: el alto costo de la vida, los bajos salarios para la mayoría de chilenos y chilenas y la desigualdad".

En entrevista con La Tercera, el expresidente de RD Sebastián Depolo sostuvo ayer que "la desobediencia pacífica es una expresión política que debe ser respetada". Una frase que fue refutada por el senador PPD Felipe Harboe, quien sostuvo que "es lamentable que dirigentes políticos que, se supone, creen en la vida en común justifiquen estos actos". Harboe también calificó las evasiones masivas como "expresión millennial inaceptable". "Quieren todos los derechos y ningún deber. La vida en sociedad no funciona imponiendo visiones por la fuerza o amedrentando" , dijo.

En esta línea, el diputado Matías Walker (DC) insistió en que "no existe la figura de la desobediencia civil como causal atenuante de la responsabilidad penal". "Yo llamaría a todos los dirigentes políticos a ser muy precisos y responsables en el uso del lenguaje", agregó.

Para Walker, la desobediencia civil "es válida en los regímenes autoritarios, en las dictaduras, pero no en regímenes democráticos donde existe el derecho a manifestarse".

El senador y expresidenciable Alejandro Guillier, en tanto, criticó la manera en que el Ejecutivo está enfrentando la problemática. En ese sentido, manifestó que "veo con preocupación que el gobierno está leyendo mal al país y sus movimientos sociales. Motejar cualquier expresión como criminal o delictual, cuando es evidente que hay una insatisfacción acumulada, frustración y rabia, no permite que las instituciones democráticas conduzcan la problemática social".

"Piñera 1 no supo leer la demanda de fin al lucro que terminó su gobierno a medio mandato. Piñera 2 está cometiendo el mismo error ahora. Este es un gobierno sin proyecto estratégico, sabe leer encuestas, pero no sabe leer la sociedad", dijo.

Comenta