Fuad Chahin: "El acuerdo constitucional puede terminar neutralizado si no actuamos a tiempo en la agenda social"

Imagen FUAD CHAHIN9133

Presidente de la Democracia Cristiana advierte que la crisis no se detendrá si no se invierten más recursos en las demandas ciudadanas. Si bien valora el acuerdo por el Presupuesto en el Senado, espera que este se mejore en la Cámara.




En medio de las conversaciones entre la oposición y Chile Vamos para zanjar las controversias que han surgido en torno al acuerdo histórico por una nueva Constitución, el presidente de la Democracia Cristiana, Fuad Chahin, se detiene para analizar la crisis que atraviesa al país desde hace más de un mes.

El exparlamentario es crítico respecto de las últimas decisiones del gobierno, por ejemplo, su reacción ante el informe de Amnistía Internacional. Asimismo, advierte que el acuerdo constitucional no es suficiente para descomprimir el estallido social y asegura que es necesario que el gobierno comprenda que debe impulsar una agenda social mucho más potente. Con todo, subraya que "es nuestra responsabilidad evitar cualquier intento de debilitar el acuerdo" por una nueva Carta Fundamental.

El gobierno calificó como "irresponsable" el informe de Amnistía Internacional. ¿Qué le parece?

Apresurarse a descalificar un informe en materia de DD.HH. es imprudente y no corresponde. Lo que uno esperaría del gobierno es que cualquier denuncia o informe sobre un tema tan delicado, sobre todo con la historia de nuestro país, primero que sopesara adecuadamente y luego respondiera, pero jamás descalificar. Y, por lo tanto, aquí se actuó de una manera impropia.

Algunos han comparado la respuesta de La Moneda a las que ha emitido Nicolás Maduro…

El gobierno, que ha sido especialmente crítico y celoso respecto de los temas de DD.HH. en Venezuela, debiera autoexigirse el mismo comportamiento.

El senador Andrés Allamand señaló que la convención constituyente podría fracasar, quedando vigente la Constitución actual. ¿Cree que puede darse eso?

Allamand le intentó hacer un tackle al acuerdo, haciendo una afirmación que para cualquier buen lector no está en ninguna parte de su contenido. Me quedo con el espíritu de todos los firmantes que ratificamos que ese acuerdo se cumple íntegramente, de buena fe y que es nuestra responsabilidad evitar cualquier intento de debilitarlo. El procedimiento específico de funcionamiento de la convención es inoportuno tratar de resolverlo ahora, ese será el primer gran acuerdo que tendrá que tener esa convención. No solo lo que afirmó el senador Allamand no se apega a la realidad, no está en el acuerdo, sino que expresamente el acuerdo recoge una manera de resolver el problema que se planteó.

Para la DC, ¿cuáles son los elementos esenciales que deberían agregarse al acuerdo?

Hay cinco puntos bastante importantes, siempre y cuando tengamos también un acuerdo de los que concurrimos para poder incorporarlo. Quiero ser claro en esto: no quisiera hacer una presión indebida ni acusa a nadie, porque el acuerdo que alcanzamos todos es lo que está escrito. Sería deseable, por cierto, incorporar una cuota respecto de nuestros pueblos indígenas, porque el reconocimiento a nuestros pueblos indígenas va a ser probablemente uno de los temas de mayor debate en la nueva Constitución y creo que sería indeseable que tengamos representantes con escaños asegurados. En segundo lugar, hay que revisar la situación de los independientes. Debemos emparejarles un poquito la cancha a los independientes a la hora de poder competir por un cupo para la asamblea. Y el mecanismo lo estamos conversando. Tercer elemento clave es que, indudablemente, no basta con una cuota para las candidaturas, sino que debemos tener un factor de corrección que nos permita avanzar hacia la paridad lo más posible, en el resultado de la ecuación. Cuarto, es asegurar la votación de los chilenos que residen en el exterior para la elección de los delegados de la convención. Y hay un punto que algunos han planteado en relación a la edad. No es algo que nos parezca algo prioritario, pero sí estamos abiertos a poder discutirlo.

¿Cree que Chile Vamos les puede conceder alguno de sus puntos?

No quisiera colocar esto como oposición versus Chile Vamos. Quiero decir que todos los partidos firmantes concurrimos de buena fe a este acuerdo y, en ese sentido, si por unanimidad se puede incorporar a partir de propuestas precisas alguno de estos elementos, se va a hacer. Pero, sinceramente, no me parece que después de que firmamos un acuerdo inédito hoy día estemos responsabilizándonos por lo que tenga o no tenga este acuerdo. Por lo tanto, esta es una aspiración, un deseo nuestro, ojalá exista una disposición para poder abordarlo, pero no quisiera tratar de sacar al pizarrón a nadie respecto de estos temas.

El PC se restó del acuerdo. ¿Qué le parece?

Sinceramente, me parece inexplicable, porque el día martes de esa semana habíamos logrado suscribir un documento conjunto de todos los partidos de la oposición donde se planteaba un plebiscito, una asamblea constituyente elegida democráticamente, para darnos una nueva Constitución. El acuerdo que logramos considera exactamente los tres puntos que concordamos como oposición. Es decir, está todo lo que pedimos como oposición y que firmó el PC.

¿El PC se equivocó?

El PC quedó indudablemente en el lado equivocado de la historia. Este proceso por primera vez les va a permitir a los ciudadanos ser protagonistas de la elaboración de la Constitución. Todas las fuerzas políticas que se quedaron al margen voluntariamente se quedaron en el lado equivocado de la historia y así se le juzgará. Además, esto se da en una crisis político-social y, por lo tanto, es una doble responsabilidad: generar este proceso histórico y que esto contribuya a ir superándola. El PC demuestra pocas convicciones democráticas y eso es algo con lo que van tener que lidiar permanentemente frente a la ciudadanía.

La bancada DC se abrió esta semana a analizar en su mérito la acusación constitucional contra el Presidente. Usted ha dicho que es inoportuna. ¿Podrían dar los votos pese a eso?

No nos adelantemos. Eso es algo que va a tener que resolver oportunamente la bancada. Pero yo no me voy a desdecir de lo que ya he planteado y que es que es una acción inoportuna. Todos sabemos que no tiene mayor destino por los votos que se requieren en el Senado. Y creo que lo que el país espera es que todos los actores políticos estemos haciendo nuestro trabajo para superar la crisis. Ese es un elemento que naturalmente nuestros parlamentarios van a tener también en consideración a la hora de decidir.

Pero si hay nuevos informes como el de Amnistía, ¿usted revaluaría su posición?

Para la DC el tema de los DD.HH. es tremendamente importante y sensible. Obviamente que si los hechos hacen que la situación cambie, naturalmente es algo que tendrá que considerarse. Por eso es que hemos dicho que es prematuro anticipar una votación, porque todavía lo que puede ocurrir es muy complejo.

¿Qué le parece el acuerdo que se alcanzó en el Senado respecto del Presupuesto, que podría permitir viabilizar la agenda social?

Me parece que es un avance bastante significativo, sobre todo en relación a lo que se había planteado originalmente. El ministro de Hacienda tiene que aprender que el Congreso tiene dos Cámaras y que, de alguna manera, debe haber una consideración mayor también en relación a los diputados. Y espero sinceramente que en la Cámara se pueda mejorar, se puedan incorporar algunos cambios. Que nadie se confunda, si el gobierno cree que con esto se resolvió la agenda social se equivoca rotundamente y hay señales que debiéramos dar en esa línea que son urgentes.

¿Como cuáles?

Esperamos realmente que el gobierno converse con los partidos y que podamos tener una respuesta en materia de pilar contributivo en pensiones, en medicamentos, condonación del CAE y otras deudas de financiamiento estudiantil. Asimismo, necesariamente se debe revisar el acuerdo que se alcanzó en el Senado en materia tributaria, será una comisión mixta, todavía tenemos espacio legislativo para hacerlo. Pero no es posible que a los grandes grupos económicos, que al mercado de capitales la crisis le salga gratis, que no estén aportando nada adicional para poder superar la principal crisis social que ha tenido Chile en los últimos 40 años. Eso no es aceptable y el ministro de Hacienda se ha negado a entenderlo.

Con todo lo que ha pasado este mes, ¿cómo quedan las relaciones entre la DC y el gobierno?

Somos muy críticos, tenemos un gobierno totalmente a la defensiva de todo esto. Que sigue regateando la agenda social, en lugar de poder dar respuestas contundentes. Todo el paquete de reformas sociales sigue siendo menos de un punto del PIB. A mí me parece que el gobierno todavía no entiende la profundidad de la crisis y lo que ocurre es que lo que está sucediendo en materia de derechos humanos y también en materia de orden público, de seguridad, de vandalismo, de violencia, es tremendamente delicado y, por lo tanto, todo el esfuerzo que se hizo para el acuerdo constitucional puede terminar neutralizado si no actuamos a tiempo en la agenda social, si no somos celosos en el resguardo de los derechos humanos y si no actuamos con fuerza para recuperar el orden público.

Comenta