Gobierno envía ley corta antiterrorista para acelerar tramitación de reforma

Imagen Piñera con Chadwick 71

El Presidente Sebastián Piñera y el ministro del Interior Andrés Chadwick.

Ejecutivo dividió proyecto en trámite para agilizar aprobación de herramientas de investigación, como agentes encubiertos. Ministro Chadwick destacó que es necesario contar con instrumentos más eficaces, como los que tiene la ley de drogas.




Hace semanas que el Presidente Sebastián Piñera, junto al ministro del Interior, Andrés Chadwick, trabajaban en fórmulas para acelerar la tramitación de la reforma a la ley antiterrorista ingresada al Congreso -vía indicación sustitutiva- en abril de 2018 y que aún se encuentra en su primer trámite en la Comisión de Constitución del Senado.

Ese análisis concluyó hace algunos días y como resultado se decidió dividir la iniciativa en dos. Así, esta semana el gobierno ingresará al Parlamento un nuevo proyecto de ley que estará circunscrito únicamente a las nuevas técnicas especiales de investigación que se busca que sean utilizadas en la persecución de conductas que la ley califica como delitos terroristas.

Según explican desde el ministerio del Interior, este nuevo mensaje o ley corta -que también ingresará por el Senado-, corresponde en la práctica a cerca del 5% del proyecto que actualmente se está tramitando en el Congreso. Así, el resto de la iniciativa continuará con su actual curso.

En este sentido, desde el gobierno recalcan que el envío de esta nueva iniciativa no supone "bajo ningún punto de vista" dejar de lado la discusión del otro proyecto -que, entre otras materias, entrega una nueva definición del terrorismo como tipo penal, restringe los beneficios a los condenados por esos delitos y establece que éstos también pueden ser cometidos de manera individual-, sino que solo se reconoce que ese debate podría tomar más tiempo, ya que, al ser minoría el gobierno en el Congreso, se requiere alcanzar un mayor consenso con la oposición.

Nuevas herramientas de investigación

La ley corta que se enviará esta semana al Congreso estará acotada a modificar el Código Procesal Penal para dotar a los fiscales de mayores herramientas para la persecución de delitos terroristas, equiparándolas, por ejemplo, con las que se utilizan en el combate del narcotráfico y lavado de dinero.

Entre otros cambios, se establecen las figuras de agentes encubiertos, agentes reveladores y entregas vigiladas, como también se autoriza la interceptación de comunicaciones.

"Dada la necesidad de poder contar con instrumentos investigativos más eficaces, como los que tiene la ley de drogas, el Presidente Piñera ha decidido dividir el actual proyecto en trámite y enviar un proyecto solo con las modificaciones para incorporar en la actual ley las medidas investigativas especiales del Código Procesal Penal", explicó a La Tercera el ministro Chadwick.

En ese sentido, el secretario de Estado reconoció que "esperamos que esto facilite y apure la tramitación de esta parte del proyecto, donde no debiéramos tener mayores diferencias, porque consiste en permitir a los fiscales, al igual que en otras leyes sobre crimen organizado, poder disponer de estas medidas en las investigaciones de crímenes terroristas".

Además, Chadwick recalcó que sería difícil "para algún sector parlamentario oponerse a un proyecto de sentido común e igualdad en el combate a las organizaciones criminales".

La determinación del gobierno se da en medio de las presiones de sectores políticos, especialmente desde la UDI, para agilizar la tramitación del proyecto que reforma la actual ley antiterrorista, iniciativa que, hasta hace algunos días, se encontraba con urgencia suma.

La estrategia de La Moneda de dividir proyectos de ley no es nueva. Así se hizo con el proyecto de admisión justa que lidera la ministra de Educación, Marcela Cubillos, separando la iniciativa que restituye la posibilidad de que los liceos de alta exigencia puedan seleccionar por mérito y aquella que modifica el Sistema de Admisión Escolar (SAE).

Comenta