Hijo del presidente Jair Bolsonaro durante visita a Chile: “No hay excusas para violación de derechos humanos”

Eduardo Bolsonaro, quien es diputado federal de Sao Paulo, conversó con el programa Hablemos en Off sobre casos de corrupción en Brasil, como Petrobras, por el cual afirmó que "donde hay políticos que manejan el dinero de las personas, hay corrupción".


En el contexto de la visita del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, su hijo y diputado federal por el estado de Sao Paulo, Eduardo Bolsonaro, se refirió está mañana -en conversación con Hablemos en Off de radio Duna– a las palabras del jefe de gabinete del mandatario brasileño, Onyx Lorenzoni, quien aludió a la figura de Augusto Pinochet.

“En el período de Augusto Pinochet, Chile tuvo que tener un derramamiento de sangre. Tristemente la sangre tiñó las calles de Chile, pero las bases macroeconómicas fijadas en aquel gobierno, pasaron a gobiernos de izquierda y ninguno ha modificado las bases macroeconómicas implementadas por Pinochet”, sentenció Lorenzoni.

Bolsonaro llega a Chile y confronta a sus detractores en antesala de cumbre

Mientras que el jefe de Estado brasileño -quien llegó este jueves al país para el encuentro de presidentes sudamericanos Prosur- afirmó en su arribo que “aquí no voy a hablar de (Augusto) Pinochet”, el diputado de Sao Paulo, por su parte, sí opinó al respecto: “No hay excusas para la violación de derechos humanos”, manifestó.

“De lo contrario siempre van a haber personas que van a pensar que por matar a un millón de personas no va a pasar nada porque ‘lo mejor está por venir’. Así pensó Stalin, Mao Tse Tung, Hitler, y no podemos seguir pensando así”, aseguró Eduardo Bolsonaro.

Por otro lado, respecto a los casos de corrupción que han afectado a Brasil, como el caso Petrobras, el parlamentario sostuvo que “donde hay políticos que manejan en dinero de las personas, hay corrupción”.

En ese aspecto, y específicamente sobre las acusaciones contra expresidentes brasileños, Bolsonaro hijo aseveró que “la Justicia está trabajando y que sirva de ejemplo para que los próximos políticos tengan miedo de ir a la cárcel y hagan las cosas honestamente como la mayoría de los brasileños”.

Seguir leyendo