Kast y Boric se imponen en primera vuelta y diferencia de votos es la más estrecha desde Lagos-Lavín

FOTO:KARIN POZO/AGENCIA UNO

Con el 80% de mesas escrutadas y luego que Sebastián Sichel y Yasna Provoste reconocieran su derrota, los resultados consolidan al líder de Republicanos (28,2% de votos) y el diputado por Magallanes (25,3%) como los ganadores de la jornada, quienes se enfrentarán en segunda vuelta. Un balotaje que tuvo la diferencia más reñida desde 1999, con una ventaja de 0.44% por parte de Ricardo Lagos.




El próximo Presidente de la República se definirá finalmente en una segunda vuelta. En una calurosa jornada electoral, marcada por extensas filas en los locales de votación hasta última hora, ninguno de los siete postulantes a La Moneda pudo obtener el 50% más uno de las preferencias que le permitiera liderar el país por los próximos cuatro años.

José Antonio Kast (Frente Social Cristiano) y Gabriel Boric (Apruebo Dignidad) se impusieron con las dos más altas mayorías y se enfrentarán nuevamente el próximo 19 de diciembre, cuando se realice el balotaje.

Esto marca un hito, ya que tanto Kast como Boric pertenecen a pactos que están fuera de las dos fuerzas políticas que, desde el retorno a la democracia en Chile, han liderado el país: exConcertación o Nueva Mayoría, y la Alianza o Chile Vamos, que en estos comicios se denominaron Nuevo Pacto Social y Chile Podemos Más.

Kast obtiene el primer lugar (28,2%) con el 80% de mesas escrutadas, seguido por Boric (25,3%). En tercer lugar, en tanto, quedó el fundador del Partido de la Gente, sin pisar el país, Franco Parisi (13,2%). Al cuarto lugar fue relegado el candidato de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel (12,4%) quien reconoció su derrota y dio un paso al costado de la vida política, seguido de la candidata de Nuevo Pacto Social, la senadora Yasna Provoste (11,9%), quien felicitó a los triunfadores y anunció que sería oposición en un eventual gobierno de Boric.

La sexta ubicación fue para Marco Enríquez-Ominami (PRO, 7,6%), y en último lugar quedó Eduardo Artés (UPA, 1,5%).

Este resultado constituye la diferencia más estrecha de las últimas dos décadas entre las dos primeras mayorías en primera vuelta. Mientras Boric y Kast se distancian por 2.5 puntos porcentuales, en los comicios de 1999 Ricardo Lagos tuvo una ventaja de apenas 0.44% por sobre Joaquín Lavín.

Hacia el final de la tarde, Sebastián Sichel admitió el fracaso de su candidatura y se mostró abierto a conversar con Kast.

“He tomado la decisión dar un paso al costado en mi vida pública, le debo tiempo a mi familia y a mis hijos, lo hemos pasado duro como familia, hay un tiempo en que uno sabe cuando los ciudadanos te dicen piense, reflexione sobre el futuro”, cerró el expresidente de BancoEstado.

A su vez, Yasna Provoste dijo que “no podemos permitir que avance el fascismo que representa José Antonio Kast y vamos a esperar cuáles son las intervenciones de Gabriel Boric, porque las declaraciones de meterle inestabilidad al país no son buenas”. Agregó: “Seremos oposición pero no nos da lo mismo respecto de quién gobierne en el próximo periodo”.

Los dos candidatos que pasan a segunda vuelta representan una novedad para el cargo de Jefe de Estado, considerando que en los últimos 16 años Chile ha tenido dos presidentes: Michelle Bachelet y Sebastián Piñera, ambos por dos periodos no consecutivos.

José Antonio Kast

Por segunda vez consecutiva, José Antonio Kast asumió el reto de ser candidato presidencial del Partido Republicano. En esta oportunidad, sin embargo, le fue mucho mejor que en su primer incursión por La Moneda, en 2017, cuando logró el cuarto lugar con un 7,93% de las preferencias (523.375 votos), superado por Sebastián Piñera, quien a la postre se convertiría en el Presidente, Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez.

El 22 de agosto, Kast lanzó oficialmente su candidatura a la presidencia. Lo hizo en el Cerro Ñielol, en la capital de la Región de la Araucanía.

“Este es un hecho simbólico porque estamos en regiones -señaló al explicar el por qué eligió ese lugar para su proclamación-. Hemos dicho que Chile no tiene que latir con el corazón en Santiago sino que debe gobernarse desde las regiones. (La Araucanía) es uno de los lugares más golpeados por el terrorismo, el narcotráfico y las organizaciones criminales”, aseguró en dicha oportunidad.

El inicio de su segunda travesía por La Moneda comenzó con complicaciones para Kast, luego de que el Servel impugnara una serie de candidaturas al Congreso de su pacto Frente Social Cristiano. Pero dicha determinación fue revertida por los tribunales electorales pertinentes.

Al igual que en 2017, Kast siempre estuvo en la parte baja de las diferentes encuestas que se hicieron públicas. Sin embargo, el 31 de octubre por primera vez el exdiputado superó en diversos sondeos de opinión al abanderado de Chile Podemos Más, Sebastián Sichel y se posicionó en el segundo lugar de las preferencias.

Dicho cambio fue atribuido a la deficiente participación que un mes antes tuvo Sichel en el debate de CNN-CHV, que le significó duras críticas de miembros de su conglomerado, especialmente de la UDI. Entre ellos el militante gremialista Claudio Alvarado, quien expresó su preocupación por el desempeño de Sichel asegurando que había “riesgo de vitrineo” hacia Kast. A ello se sumó una serie de desmarques de parlamentarios y figuras de la derecha hacia la candidatura de Kast.

Las críticas que el expresidente del BancoEstado hizo al líder de Republicanos, fueron otro de los argumentos esgrimidos por algunos políticos para alejarse de Sichel y sumarse al buque de Kast.

El alza del candidato presidencial del Frente Social Cristiano incluso le alcanzó para superar en algunas encuestas a su gran rival en la izquierda, el abanderado de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric.

Sin embargo, la débil intervención de Kast en el último debate realizado el lunes pasado por Anatel, dejó un manto de duda respecto a la votación que alcanzaría este domingo, dudas que finalmente se disiparon.

Ahora Kast deberá enfrentar un escenario que parecía inédito al inicio de su campaña: la segunda vuelta presidencial contra Boric. La incógnita ahora será ver si miembros del comando de Sichel se sumarán a su campaña y qué pasará con quienes apoyaron al exministro de Desarrollo Social en primera vuelta.

Gabriel Boric

Todo comenzó el pasado 17 de mayo de este año, cuando el Servel oficialmente notificó al diputado Gabriel Boric (CS-Frente Amplio) que había reunido las firmas necesarias para inscribir su candidatura presidencial. Una apuesta motivada por la adhesión que alcanzó Beatriz Sánchez (20.2%), respaldada por Revolución Democrática, en las elecciones de 2017.

Tras la inscripción siguió la interrogante en torno a una eventual primaria amplia de la oposición. Finalmente, esta no prosperó luego que la DC desistiera de oficializar a la senadora Ximena Rincón como carta presidencial, que Heraldo Muñoz (PPD) y Pablo Vidal (NT) bajaran su candidatura para apoyar a Paula Narváez (PS), al igual que el Partido Liberal; y que el PC y FA rechazaran realizar primarias junto al PPD.

Con todo, las primarias legales fueron solo las de Chile Vamos y las del pacto Apruebo Dignidad, donde compitieron Boric y el alcalde de Recoleta y militante del Partido Comunista, Daniel Jadue. Una carrera que tuvo su desenlace el 18 de julio, cuando el parlamentario frenteamplista se impuso con un 60.43% contra un 39.59% de su contendor. Un triunfo inesperado ante la popularidad del edil y la trayectoria del PC en comparación al FA.

Desde entonces, tanto el PC como el FA han impulsado la carrera a La Moneda de quien asumió como diputado por el actual distrito 28 en marzo de 2014. Entre sus voceros de comando, figuran su compañero en el Frente Amplio y también diputado, Giorgio Jackson, la diputada comunista Camila Vallejo, la analista política Lucía Dammert, y el abogado Diego Pardow.

Egresado de Derecho de la Universidad de Chile, Gabriel Boric alcanzó notoriedad como dirigente estudiantil y presidente de la Fech, y posteriormente como parlamentario electo cuando en Chile aún regía el sistema binominal. Boric ha impulsado un programa de gobierno cuyos pilares son el fin de las AFP con un piso mínimo de fondos de pensión, un sistema universal de salud, foco en el medioambiente, y agenda de género, entre otros.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.