La hora de Mañalich

"El panorama para la oposición es complejo. En la antesala de la votación del libelo en la Cámara de Diputados aún no hay mayoría para su aprobación, aunque se espera el descuelgue de algunos parlamentarios oficialistas".



Aunque renunció en junio a la titularidad del Ministerio de Salud –reconociendo que su estilo de gestión había polarizado el ambiente- el exsecretario de Estado Jaime Mañalich enfrentará una valla compleja hoy en el Congreso.

La Cámara de Diputados votará hoy la acusación constitucional presentada en contra del exministro por su manejo de la pandemia: se le acusa de “poner en riesgo la salud y vida de la población” y de “ocultar información”.

Desde el inicio el libelo ha estado con pie forzado. Se presentó en el límite de su plazo –impulsado principalmente por el Frente Amplio- y no contó con las firmas ni de parlamentarios de la DC ni del PS marcando una tónica distinta del resto de las acusaciones constitucionales presentadas por la oposición.

Tampoco fue aprobada por la comisión revisora de la Cámara de Diputados, donde la abstención del diputado DC Pablo Lorenzini hizo que fuera rechazada. El resultado no es vinculante, pero constituye una nueva señal de la falta de unidad opositora en la embestida en contra de Mañalich.

El panorama para la oposición es complejo. En la antesala de la votación del libelo en la Cámara de Diputados aún no hay mayoría para su aprobación, aunque se espera el descuelgue de algunos parlamentarios oficialistas.

De ser así, Mañalich –quien ha asumido un rol protagónico en su defensa- podrá anotarse un triunfo político, aunque aún están pendientes los juicios que enfrenta el exministro en tribunales. El manejo de la pandemia permanecerá –por tanto- en el ojo del escrutinio público.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles