Luciano Cruz-Coke, jefe de bancada de Evópoli: "El problema no es la Constitución, es un Estado poco eficiente"

Luciano-Cruz-CokeWEb

Apoya discutir un cambio a la Constitución, pero advierte que eso no solucionará los "problemas que hoy tenemos".




-Gonzalo Blumel (Evópoli) asumió en Interior. ¿Cómo debería conducirse el gobierno en esta etapa?

-Primero, debe haber un cambio de tono. Me parece que Gonzalo, Karla Rubilar e Ignacio Briones son figuras que están conectadas con lo que está sucediendo, que tienen capacidad de escuchar y la humildad para enmendar rumbos que sea necesario enmendar. Y tratar no solo de implementar la agenda social del gobierno, sino que abrirse a un diálogo con la ciudadanía y el mundo político.

-¿Le sorprende que sigan las movilizaciones?

-No me sorprende, porque entiendo que se ha incubado una suerte de malestar generalizado, que se arrastra desde hace mucho tiempo y cuya explicación, creo, dice relación con una sensación de abuso generalizado de distintas instituciones que han ido decayendo en su confianza social o en su prestigio. Pienso en la Iglesia, en las FF.AA., en las colusiones empresariales, en los escándalos políticos y en la impunidad en casos como SQM, o las penas bajas en Penta. Ahí hay un germen de un descontento que se suma a una clase media que llega con dificultad a fin de mes. Vamos a tener un cierto nivel de manifestaciones en la medida en que estas cosas se vayan resolviendo.

-¿No cree que en la prolongación de las manifestaciones influye la pérdida de legitimidad del gobierno y el Congreso?

-Tenemos una institucionalidad y un estado de derecho que hay que respetar. Evidentemente, la responsabilidad que a cada político le cabe en esto hay que ponerla sobre la discusión. Sin embargo, lo que no podemos hacer es generar mecanismos alternativos a la institucionalidad. Debemos ir haciendo reformas. Lo que no podemos hacer es tratar de reemplazar la institucionalidad existente por asambleas, por consejos que no tienen la ratificación del voto popular ni tienen una forma representativa.

-¿Con reformas se refiere a la Constitución?

-Me refiero, en general, a las reformas institucionales que vayan generando cambios constitucionales de manera permanente.

-¿Pero usted es de la idea de una nueva Constitución o de modificaciones?

-Nunca hemos descartado el diálogo en materia constitucional. Creo que es una discusión que hay que tener. Soy escéptico, sí, de que una nueva Constitución sea el talismán que resuelva todos los problemas que tenemos como sociedad. El problema no es la Constitución, el problema es que tenemos un Estado poco eficiente en la prestación de servicios de educación, salud; problemas con las pensiones y sueldos bajos; un mercado laboral rígido. Entonces, soy un poco escéptico de estas soluciones totalizantes.

Comenta