11 consejos para un picoteo seguro en pandemia

El aperitivo es el momento favorito de muchos, sobre todo en las tardes de verano, pero en pandemia es necesario tomar estrictos resguardos en caso de hacer una reunión social de este tipo. Tres expertos te dicen cómo ejecutarlo.




Para algunos, un picoteo es la mejor solución culinaria para una junta de amigos. Los quesitos, frutos secos, aceitunas y papas fritas acompañados de salsas, untables y bebestible a elección forman el escenario social favorito para varios.

Lamentablemente, en tiempos de coronavirus, este momento de compartido relajo se debe ejecutar con los mayores resguardos posibles, ya que es justamente la proximidad el mejor aliado de la propagación del covid-19.

Tres expertos en salud nos indican aquí qué tipo de precauciones debe tomar cada anfitrión y asistente de este tipo de veladas, hoy restringidas en su aforo, pero que se hacen más comunes en las agradables tardes de verano.

1. Identificar el aforo según el Plan Paso a Paso

“Lo primero que hay que considerar es que se respeten las restricciones propias según la fase en la que se encuentre la comuna en el Plan Paso a Paso”, señala José Gregorio Martínez, infectólogo de Clínica Vespucio.

Actualmente —28 de enero de 2021—, quienes estén en Fase 1 (o Cuarentena) no pueden hacer ningún tipo de reunión sociales. En Fase 2 (o Transición), en cambio, hay un aforo máximo de 5 personas en total en residencias particulares o lugares públicos abiertos, y solo de lunes a viernes.

Para la Fase 3 (o Preparación), de lunes a domingo se pueden reunir hasta 15 personas en viviendas o lugares públicos abiertos. Y si estás en Fase 4 (o Apertura Inicial), ya puedes juntar hasta 30 personas, cualquier día de la semana.

Aunque parezca obvio, es necesario tener esta información para poder “planificar con anticipación, pedir los permisos pertinentes y no infringir estas normas, que están destinadas a permitirnos actividades sociales de la forma más segura posible”, expresa Martínez.

Por otro lado, Milena Chiappe, infectóloga de la Clínica Santa María, comenta que es mejor “evitar aquellas reuniones que no sean estrictamente necesarias”. En el caso de que se hagan, es fundamental “respetar el aforo y ojalá al aire libre”.

2. Priorizar las reuniones al aire libre

Siempre que se pueda, las juntas deben realizarse en espacios abiertos, “ojalá en terrazas o patios, tratando de mantener un distanciamiento entre las personas de al menos 2 metros”, sugiere Pedro Verdugo, urgenciólogo de Clínica Alemana. “Hay que aprovechar esta época estival y realizar estas actividades al aire libre”, complementa la doctora Chiappe.

“Está demostrado que las reuniones sociales en espacios cerrados tienen mayor riesgo, y por ende son menos seguras que las que se llevan en lugares abiertos al aire libre”, apunta Gregorio Martínez.

En caso de que no se puede cumplir esta sugerencia, él recomienda “mantener lo más ventilado posible el área donde se ejecute la reunión”. “Si se va a estar en un espacio donde no se va a tener tanta distancia, tratar de mantener las ventanas abiertas y poner un ventilador que fuerce la circulación de aire”, afirma Verdugo.

“Lógicamente, el riesgo cero es no juntarse”, dice, por lo sugiere que estas reuniones se hagan mejor vía videoconferencia, ya que así “igual es una instancia donde podemos interactuar con otras personas, reírnos y tener una buena conversación”.


3. Evitar el contacto directo con los invitados

Esto puede ser lo más complicado, sobre todo si hay amigos o familiares a los que no has visto hace tiempo, y a los que tienes ganas de expresar tu cariño o gratitud. El infectólogo José Gregorio Martínez entiende que este punto es “sumamente difícil”, porque ser sociable es parte de la naturaleza del humano. “Pero lo que queremos evitar es el contacto con un abrazo, un beso o incluso con un apretón de manos”.

Aquí aplica la creatividad de cada uno o del grupo de amigos para saludarse: pueden hacer un “¡hola!” general, tocarse los codos, los zapatos, hacer una reverencia u otras cosas por el estilo que impliquen cierta distancia.


4. Recibir a las visitas

“Es fundamental que lo primero que hagan al llegar a un lugar sea lavarse las manos o aplicarse alcohol gel, manteniendo siempre la mascarilla”, dice Verdugo.

“Solo una vez que se salga a la terraza, ya en un espacio ventilado, o mejor aún en un patio, uno puede sacarse la mascarilla, manteniendo siempre una distancia social”, apunta.

¿Se sacan o no los zapatos? Este es un punto más controversial y el especialista cuenta que “no se ha demostrado evidencia de que esto disminuya el contagio”. Así que este punto depende completamente del criterio y de las preferencias del dueño de casa.

Por otro lado, Martínez comenta que “es importante usar el mayor tiempo posible la mascarilla”, y por lo mismo “el único momento en el que se debería quitar es mientras se vaya a compartir la comida. En ese instante el anfitrión debe coordinar con sus invitados un lugar seguro donde esta se pueda guardar mientras se coma y se beba”.


5. Picoteos individuales

Una de las gracias del picoteo es, tal y como lo dice la palabra, ir sacando un poco de esto mezclado con un poco de lo otro. O sea, picotear. Pero atrás quedaron, por ahora, esos hermosos tiempos, ya que la recomendación de los médicos es que cada asistente, pareja o familia tenga su propio sector de picoteo.

Lo ideal, en este contexto, es que la comida solo sea manipulada por el anfitrión, y así prevenir que el resto tenga contacto directo con todos los alimentos y se genere una potencial contaminación cruzada. “Es importante evitar que haya hartas personas manipulando bebidas y comidas. Como el aforo está reducido, según la fase en la que se encuentre la comuna, no creo que sea tan complicado que una sola persona se encargue de esto”, dice el infectólogo de Clínica Vespucio.

“La persona que manipula los alimentos debe realizar una limpieza estricta de manos cuando los vaya a preparar o servir”, especifica Verdugo. “El anfitrión debe estar con mascarilla, para evitar que contamine la comida con secreciones de la vía respiratoria como saliva o gotas”

Otra sugerencia que hace este especialista es “demarcar y no circular por tantas zonas”. Por ejemplo, dice, estableciendo “que una mitad de la mesa es nuestra y la otra mitad de ustedes”, porque aquí “el concepto es delimitar los espacios y también lo que se va a picar o consumir, ojalá en porciones individuales o separados por personas”, añade el médico de Clínica Alemana.

Es decir, si me voy a juntar con una pareja o con una familia, el picoteo debe ser porcionado para el grupo, para la pareja o la persona, en el caso de que sean asistentes individuales. Otro consejo es “marcar cada vaso para evitar confusiones”, complementa Martínez.

25 platos grandes y reciclables EcoSoulife 25 cm x 25 cm


6. Siempre alcohol en la mesa... pero gel

“Que nunca falte una solución de alcohol gel o un frasquito con alcohol con pulverizador, para ir limpiando las manos con frecuencia”, apunta Verdugo. “Sobre todo si se va a manipular algo en común después de ir al baño, como la manilla de una puerta”.

Alcohol 70% Aerosol 350 ml


7. Limpieza de vajilla

Si se trata de un picoteo, El infectólogo José Gregorio Martínez aprueba al uso de artículos desechables. Es algo que se hace en los hospitales, por lo que al término de la instancia social, estos se van directo a la basura y así se evita “el paso de lavar”.

En el caso de que no se opte por ellos, lo que se debe hacer es lavarlos inmediatamente después de la reunión. El urgenciólogo de Clínica Alemana recomienda que, una vez usada la loza en esta instancia social, “se laven los cubiertos con agua caliente, detergente y ojalá con alguna cantidad de cloro en la lavaza para asegurarnos, ya que el jabón no es desinfectante”. Puede ser una cucharada de cloro por cada 5 litros de agua.

Cloro tradicional 1 litro


8. Desinfección general

Una vez que se vayan los invitados, Martínez sugiere limpiar toda superficie de contacto con agua y detergente. También se puede “aplicar una solución desinfectante, con una concentración de 0,1% de hipoclorito de sodio, que es lo que los distintos organismos recomiendan. Se debe dejar actuar por un minuto y luego pasar un trapo húmedo para retirar cualquier residuo. Esta limpieza se debe ejecutar en las áreas donde estuvieron reunidos: tanto donde comieron, compartieron y conversaron.

La infectóloga Milena Chiappe también aconseja “desinfectar con cloro o amoniaco ternario los interruptores, las manillas y todas las superficies”.


9. Limpieza de baño

“En áreas como el baño, yo recomiendo una limpieza después de cada uso”, comenta Martínez. “Al anfitrión le recomendaría que dejara un dispensador de solución desinfectante de agua y detergente, para que cada uno de sus invitados, después de usar el baño, pueda hacer una limpieza de la superficie”.


10. La responsabilidad del anfitrión

Antes, sólo eran necesarias las ganas de juntarse más que la logística. Pero en el escenario actual, las reglas de instancias sociales cambiaron y muchas de las responsabilidades sobre cómo se hace el picoteo y qué resguardos hay que tener recaen en el anfitrión. Al menos esa es la percepción que tiene el doctor José Gregorio Martínez.

“El anfitrión, que se supone que es el responsable de que esta reunión se ejecute de la manera más segura, tiene que recordarles a todos los invitados el cumplimiento y la pertinencia de las normas de autocuidado que se deben llevar en esta celebración”, analiza.

Es misión del anfitrión “recordarles el uso continuo de mascarillas, la higiene de manos y el distanciamiento social”. Según el especialista, “es importante insistir” en estas medidas para que la reunión se haga de la forma más segura posible.


11. El filtro de los invitados

Como sabemos, no estamos en los tiempos de invitar a cualquiera —o de que cualquiera llegue a un lugar sin aviso. “Cualquier persona que tenga una PCR pendiente, es decir sin resultado, o que se le haya realizado por cualquier motivo, no debe ser recibido en una reunión social”, explicita Milena Chiappe. Es imperativo “evitar recibir a personas que hayan tenido contacto posible con un paciente sospechoso de covid-19”. Y en cuanto a adultos mayores, se recomienda que “no participen de ese tipo de reuniones”.


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 28 de enero de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.