Asus ZenBook Flip S: pequeña joya 2 en 1

⭐⭐⭐⭐⭐

La marca taiwanesa se luce con este laptop que también funciona como tablet: liviano, elegante, poderoso y con una fenomenal pantalla táctil en 4K. Una de las grandes innovaciones del año.



En los últimos años, la taiwanesa Asus se ha transformado en una de las grandes marcas innovadoras en equipos computacionales de consumo. Además de presentar una variada gama de equipos de todo tipo y para distintas necesidades, Asus también destaca a la hora de entregarle novedades a sus usuarios para mantener viva la capacidad de asombro frente a un computador.

Como se sabe, la industria ha tenido un boom en los últimos meses a partir de la pandemia y el inicio a pie forzado de una profunda transformación digital. La demanda por el teletrabajo, las clases a distancia o simplemente por el entretenimiento aumentó a pasos agigantados. Según datos de la consultora Gartner, el mercado de computadores ha crecido este último cuarto un 4.6%, con más de 71 millones de unidades vendidas alrededor del mundo. Si bien es un leve retroceso en relación a los cuartos anteriores, eso es más debido a la persistente escasez de componentes y semiconductores, como también al retraso de muchos envíos y embarcaciones, que a la falta de demanda.

En cuanto a marcas, Lenovo se mantiene firme en el primer lugar de ventas, seguido por las norteamericanas Dell, HP y Apple. En quinto lugar se ubica Acer e inmediatamente después Asus, que a pesar de lo anterior es la marca que, junto a Apple, presentó la mayor tasa de crecimiento en el último periodo.

El Asus Zen Flip S es justamente uno de los productos que, más allá de las ventas, ha ayudado a que la compañía destaque entre la competencia. Estamos hablando de un laptop de 13″, convertible a tablet, con excelentes prestaciones técnicas y un diseño estilizado, liviano y resistente, que tiene poco que envidiarle a su contraparte de la manzana.

Asus ZenBook Flip S UX371


Especificaciones

  • Dimensiones: 41 x 42.5 x 11.3 mm.
  • Pantalla: Táctil, OLED de 13.3″ 4K UHD (3840 x 2160 pixeles)
  • Peso: 1.2 kgs.
  • Procesador: Intel Core i7 (11ª generación) @ 2.80 GHz
  • Memoria RAM: 16 GB
  • Almacenamiento: 512 GB en disco de estado sólido (SSD)
  • Batería: 67WHrs, 4S1P, 4 celdas Li-ion
  • Sistema operativo: Windows 10 (64 bits)

Liviano y elegante (pero sin entrada de audífonos)

Al sacar el ZenBook Flip de su caja, inmediatamente se puede sentir lo liviano del aparato. Estamos hablando de poco más de un kilo y un grosor de apenas 14 mm., así que se siente cómodo en la mano, ligero al transportarlo e incluso al tenerlo sobre las piernas. No molesta y apenas se siente. También, llama la atención su compacto y elegante diseño, compuesto por un chasis de aleación de aluminio donde predominan los colores negros con detalles en cobre, que automáticamente lo elevan a una categoría más premium en relación a la competencia, que tiene al plástico como principal componente.

De hecho, la fabricación del Zenbook viene con certificación de grado militar, lo que de paso garantiza que el computador es lo suficientemente duro como para resistir golpes menores y otros achaques.

Al mirar más de cerca, al costado derecho, nos encontramos con un botón de encendido (curioso, usualmente se ubican arriba del teclado), que posee una pequeña luz LED para indicar el estado del aparato, y un puerto USB. Mientras, al costado izquierdo, nos encontramos con un puerto HDMI y dos puertos USB-C multifuncionales, donde también se puede conectar el enchufe. Eso sí, no hay una entrada para audífonos. Se entiende que la tendencia hoy va hacia los auriculares inalámbricos, pero en un computador 2-en-1, tener esa posibilidad es aún fundamental para el uso diario y evitar eventuales problemas de audio a la hora de una teleconferencia, por ejemplo. Punto en contra.

Al abrirlo y usarlo como un laptop tradicional, vemos que quizás el diseño es algo comprimido dado su tamaño, pero uno se acostumbra. Y como con casi todos los portátiles de Asus, al abrirlo se genera una leve alza en la base, lo que redunda en un mejor y más cómodo ángulo de escritura y manejo, junto a un necesario espacio para que el aire pueda fluir más libremente y el computador respire y se ventile con mayor libertad.

El teclado retro iluminado es agradable, aunque hay poco espacio entre las teclas y las pulsaciones, con estilo “chicle”, pueden ser muy largas para cierto tipo de usuario. Cosa de gusto o costumbre. Mientras, el touchpad es bastante amplio, cómodo y ofrece la posibilidad de transformarlo en un eficiente teclado numérico con sólo apretar un botón.

Mucho poder interior

En relación a sus partes internas, el ZenBook destaca en todos los departamentos: incluye un chip tope de línea Intel de 11ª generación y una linda y brillante pantalla 4K, que garantiza una óptima reproducción de contenido audiovisual, videojuegos y aplicaciones de alta demanda. Sin contar con los 16 GB de RAM y su disco duro de estado sólido (SSD), que garantizan una velocidad y eficiencia bajo cualquier circunstancia. En ese sentido, su poder de procesamiento es ideal para las necesidades actuales, junto con la posibilidad de adaptar el sistema para un rendimiento más específico, sea cual sea el foco del usuario.

Pero además de lo que hay bajo el capó, la gran virtud de este modelo es su posibilidad de adaptación gracias a sus dos sólidas bisagras. Claro, es un 2-en-1, lo que significa que la pantalla puede voltearse en 360 grados para transformarlo en una cómoda tablet, aunque sea algo raro sentir el teclado con los dedos en la parte trasera. También está la muy práctica posibilidad de ponerlo en forma de carpa, para que varias personas, por ejemplo, puedan ver una película. El apoyo entre pantalla y teclado asegura firmeza sobre una superficie sólida, y al momento de tocar la pantalla no se produce movimiento ni vibración.

Es quizá al usarlo como tableta donde el Zenbook más brilla. Literalmente, gracias a su vibrante pantalla OLED 4K de 16:9, con gran rango dinámico. Con sus muy vívidos colores, validados por Pantone, ver series, videos y películas, o incluso un básico paseo por redes sociales, se puede transformar en una muy rica experiencia de consumo de contenidos. Eso sí, su marco es un poco grueso (ocupa el 20%, asegura Asus), pero nada que moleste demasiado; sin duda, es una gran experiencia visual.

La pantalla incluye una cámara frontal, pero es tan sólo 720p de resolución (ya es hora de actualizarlas a full HD) aunque el reconocimiento facial para desbloquear el laptop es rápido y no presenta mayores problemas. También, la pantalla soporta el uso de un stylus o lápiz táctil.

Y muy importante: la batería, durante su prueba, se comportó bastante mejor en términos de duración y rendimiento que el promedio. Dura aproximadamente unas 15 horas, pero lo mejor es que se carga muy rápidamente —en menos de una hora tiene el 60% lleno— y su entrada USB-C permite enchufarlo a cualquier cargador certificado o incluso a baterías externas en caso de emergencias.

Veredicto Práctico

Asus conoce a su audiencia y, en ese sentido, entrega uno de los mejores y más capaces computadores portátiles de su categoría. Su pantalla es fenomenal, su diseño es compacto, liviano, elegante y especialmente funcional, gracias a la posibilidad de convertirlo en un tableta o en una pantalla que se pueda apoyar sobre una superficie.

Lo anterior se complementa con sus especificaciones técnicas: procesador de última generación, alta memoria y una batería rendidora. Editar fotografías en Photoshop, tener varias pestañas abiertas en el navegador, escuchar música e interactuar en redes sociales es algo que el Zenbook Flip S realizó sin mayores contratiempos.

En ese sentido —salvo detalles, como la ausencia de una entrada para audífonos o el grosor del marco de la pantalla—, estamos entonces frente a uno de los mejores computadores de 13 pulgadas disponibles en el mercado.

Nota: ⭐⭐⭐⭐⭐


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 10 de agosto de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.