Los mejores mouse para trabajar y jugar

Foto: Antonio Manaligod.

Muchas veces pasa inadvertido, especialmente para quienes interactúan con pantallas táctiles, pero el ratón sigue siendo una de las herramientas fundamentales de la computación tal como la conocemos. Acá una breve lista con los mejores modelos para cada usuario.



El mouse es una perfecta extensión de nuestra mano. Y si bien existen otras formas de interactuar con una pantalla —desde el uso de nuestras propias mano a otro tipo de controles hápticos que puedan interpretar nuestros gestos—, el ratón sigue siendo una herramienta esencial, cómoda y bastante perfecta.

En estricto rigor, el mouse no ha tenido grandes evoluciones desde su creación, cuando fue patentado en 1947. Las primeras iteraciones de un dispositivo que permitiera interactuar en una pantalla fueron registradas después de la incipiente tecnología de la posguerra, a mediados del siglo XX, y tuvieron que pasar algunas décadas para terminar en el concepto más tradicional, ese de dos botones, que mayoritariamente usamos y conocemos. A pesar de algunas divergencias históricas, hay consenso de que el creador del mouse personal para computadores fue la norteamericana Xerox en 1973.

Desde hace algunos años, los laptops traen incluido un trackpad, como se llama ese espacio para manipular el cursor y ejecutar funciones directamente con los dedos. Para ciertos usuarios, esta interactividad táctil es sumamente efectiva, pero para otros el mouse sigue siendo la herramienta de interacción digital más efectiva y cómoda que se conozca.

El mouse, para varios usuarios, es mucho más cómodo que otras interfaces y permite una extensión más natural de parte del brazo, la muñeca y la mano. Además, un ratón ofrece una exactitud aún más milimétrica y precisa, especialmente para quienes trabajen en plataformas de edición o para el cada vez más popular espacio gamer, particularmente el competitivo mundo de los eSports.

Hoy, el mercado es variado y generoso. Más allá de un mouse cómodo que cumpla con su función básica, existen distintos modelos que permiten variar profundamente su ergonomía, su relación de contacto con los dedos y su aproximación a botones, personalizaciones y otorgamiento de pesos específicos y cadencias, entre muchísimas otras posibilidades más. Lo bueno: en general ninguno de ellos es extremadamente caro. Y nuestros brazos y muñecas lo agradecerán. Vamos viendo.

Apple y su mouse mágico

En el caso de los Macs, la línea de computadores de Apple, es más o menos esperable que el mejor mouse para operarlos sea uno de su misma marca. En rigor, la inmensa mayoría de los mouse, de cualquier marca, le sirven a un Mac. Pero la ventaja de contar con uno nativo es superior. Primero, por un tema de diseño. Ya sabemos que Apple en ese sentido es una fuerza mayor en cuanto a ergonomía y acá, comparado con la competencia, se nota.

Por otro lado, el detalle de la falta de puertos USB de los nuevos computadores obliga a que el mouse tenga que conectarse vía Bluetooth, ojalá sin receptores que ocupen algún puerto. Que la conexión, idealmente sea inmediata y ya. Para eso, existe el que sin duda es el mejor mouse para un Mac: el Apple Magic Mouse 2.

Con un diseño sencillo disponible en dos colores, pero sorprendentemente eficaz y ultra cómodo al posar la mano sobre su contorno, el Magic Mouse es un gran dispositivo que no necesita cables, botones, terminales ni nada especial para conectarse y conversar rápidamente con su aparato de destino.

Es durable, bonito, sofisticado y se notan sus detalles de confección. Su simpleza ayuda aún más a tener un buen control, entre gestos, movimientos y clicks. Además, con el fin de ahorrar energía, se duerme cuando no detecta actividad.

Pero ojo, aunque puede terminar siendo el más efectivo, no es ni de cerca el único mouse existente para este ecosistema.

Apple Magic Mouse 2


Productividad y teletrabajo

Es lógico considerar que las labores productivas sean las que más necesitan de un mouse a la mano. Ya sea para trabajar una planilla de cálculos, un documento de texto o alguna plataforma de edición de contenidos, el mouse es definitivamente más útil y maniobrable que una plataforma táctil. Además de ser más pulcro, claro está. En ese sentido, existen múltiples variedades y modelos de “ratones” para realizar un trabajo fluido, rápido y sin mayores complicaciones.

El mouse debe ser un aparato cómodo mientras se está utilizando, pero también debe ofrecer la mayor cantidad de funcionalidades sin necesidad de tener que levantar la mano. Uno básico sin duda que hace la pega que se necesita, pero por poco más se puede acceder a interesantes modelos que permiten el anhelado balance entre confort y funcionalidad. Inalámbricos, con botones laterales, sensores... las posibilidades son casi ilimitadas.

Sin duda que es una tarea imposible encontrar el mejor mouse de todos, pero existe un consenso respecto al Logitech MX Master 3, un sofisticado mouse proveniente de una de las más renombradas compañías de accesorios digitales. Además de su sofisticado diseño ergonómico y personalización de hasta siete botones, es ultra preciso en (casi) cualquier tipo de superficie, sin cables y con carga USB-C hasta para 70 días.

Presenta además una silenciosa rueda metálica para scrolling (es decir, avanzar el contenido que presenta una pantalla hacia abajo o arriba), la que permite avanzar hasta mil líneas por clic. También hay una versión especialmente creada para Macs y los amantes de la innovación. Ojo además con el MX Vertical, del mismo fabricante, que podría ser el futuro del diseño ergonómico de los mouse para la próxima generación.

Mouse Logitech MX Master 3


En términos de innovación, sin duda que el mouse que destaca es el Kensington Expert Mouse Wireless Trackball. No es un mouse tradicional sino un trackball, es decir, una bola que mueve el mouse de la pantalla, diseñado sin cables, especialmente para ambidiestros. Ayuda mucho para evitar dolores de muñeca, pero también es particularmente útil para editores de video y similares.

Kensington Expert Mouse Wireless Trackball


Videojuegos e eSports

Históricamente, siempre ha existido una diferencia bizantina entre quienes juegan videojuegos en PC y quienes lo hacen en consolas. Los usuarios tradicionales de computadores mayoritariamente han usado un mouse y un teclado para sus entretenimientos digitales, sin mayores contratiempos. En ese sentido, siempre se ha discutido que ese combo es muchísimo más efectivo que un control de consola más tradicional.

Y puede que sea cierto: tiempo de respuesta, precisión, velocidad. No hay mucho que pueda ser comparable, aunque al final del día un control de consola puede llegar a ser mucho más cómodo, práctico y menos confuso que un combo mouse/teclado, especialmente, para jugadores casuales o no acostumbrados a jugar en un PC.

Pero en términos estrictos, el mouse (y el teclado) son las armas más poderosas para un gamer de PC. Desde la ergonomía del aparato hasta su personalización, junto a sensores y agarres en partes específicas que pueden marcar seriamente la diferencia en una partida de Fortnite, Valorant o Apex Legends. Así, es probable que el mundo de los mouse gamer sea de las faunas más variadas que se pueden encontrar en el mercado y, claro, eso va de la mano con el vínculo y las funcionalidades que se pueden generar entre usuario y periférico, ya que prácticamente existe un mouse para cada género de juegos.

Según el portal PC Gamer, el mejor mouse para toda ocasión es el muy sólido Razer Deathadder V2. Es alámbrico, por razones obvias de conectividad y latencia, pero posee seis botones multifuncionales y pesa 82 gramos. Lo bueno es que, más allá de que es capaz de adaptarse cómodamente a cualquier mano, junto con incluir agarres especiales para la mano, lo que lo transforma en una experiencia de extensión casi natural de nuestra extremidad. Y un buen producto para lograr headshots con gran precisión.

Razer Deathadder V2


Por otro lado, también destaca el HyperX Pulsefire Haste, el más nuevo de su familia. Se trata de un modelo personalizado, estrictamente pensado para el público gamer más extremo, que no sólo presenta un precio atractivo, sino que también un diseño discreto y sumamente ligero —apenas 59 gramos de peso— gracias a su chasis que parece un panal de abejas por sus agujeros, que no sacrifican en nada su durabilidad. Otro detalle es su súper flexible cable USB para reducir tensiones, y sus tiritas removibles para mejor tracción manual. Y a pesar de la ironía, se adapta perfecto al entorno Mac.

HyperX Pulsefire Haste


*Los precios de los productos publicados en este artículo están actualizados al 6 de abril de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.