Los mejores regalos para embarazadas (según embarazadas)

Ilustración: César Mejías.

Más que una ropita, un juguete o un accesorio para la guagua que nacerá, a las mujeres que las están gestando les gustaría recibir algo para ellas. ¿No se te ocurre qué? Tres embarazadas nos cuentan cuáles serían sus obsequios ideales antes y después del parto.




Cuando les llegan regalos, lo que las mujeres embarazadas suelen recibir no son cosas para ellas sino que para la persona que están gestando en su interior. Una ropita, un juguetito, un accesorio; artículos que de seguro serán muy útiles pero cuyo destinatario no es quien los abre. ¿Podría alguien pensar en ellas, en sus panzas tirantes, sus espaldas dolientes y sus antojos fulminantes?

Por eso, y si pronto tienes o quieres regalarle algo a una embarazada, le preguntamos a tres de ellas qué es lo que más les gustaría recibir estos días, o qué cosas les habría encantado que les obsequiaran en algunos momentos de su gestación.

Comidas y bebidas

Barra de chocolate Manare 100% cacao 100 gr

La comunicadora Vale Ortega, que va en el sexto mes de su primer embarazo, anda muy antojada de chocolates. Pero no de cualquiera: de barras que tengan un 100% de cacao. “85%, mínimo”, dice. “Son muy amargos, lo sé, pero la guagua tiene gustos raros”. Tan alto porcentaje puede parecer un capricho, pero en realidad es un antojo sensato: entre más cacao tenga, más será la cantidad de minerales y antioxidantes que aporta al organismo, además de un par de nutrientes que inciden directamente en el bienestar y el placer: el triptofano y la feniletilamina, que a través del chocolate son capaces de liberar tantas endorfinas como cuando nos enamoramos.


Caja de chocolates de leche Bozzo sin azúcar 156 gr

A Daniela Ortúzar, periodista y traductora chilena viviendo su primer embarazo en Nantes, Francia, le dan constantemente ganas de comer cosas dulces, pero para hacerlo sin remordimientos, prefiere que sean golosinas o chocolates sin azúcar. O con muy poca. “Me dan bajones de comer cosas así pero casi todo tiene mucha azúcar, y no es la idea”, dice. También le vienen antojos por gomitas ácidas, pero encontrar de esas sin sellos sí que es una odisea.


Pack Ginger beer Fentimans 200 cc 12 u

La ginger beer, aunque se llame así, no es en realidad una cerveza sino que una bebida fermentada de jengibre. Es gaseosa, ligeramente dulce y con el picor característico de este tallo. “Son muy ricas, te refrescan y, para la gente con náuseas y mareos —como las embarazadas—, muchas veces es la solución”, dice Ortúzar. “Llevo algunas botellas a los carretes, y siento que estoy tomando algo bueno y distinto, no un jugo o una bebida normal”. Abastecerse de ginger beer para las semanas que le quedan de gestación sería un regalo ideal.


Desayuno Regalón Buenos Días María

Un desayuno a la cama es un regalo que cualquiera recibe con los brazos abiertos, pero más aún si estás en la semana 35 de embarazo y, como la nutricionista viñamarina Paulie Olguín, eres también madre de un niño de casi dos años. “Es lo máximo”, dice sobre comer algo rico sin tener que levantarse. “Sería lo máximo también como regalo de posparto”. Este desayuno de Buenos Días María, un proyecto dedicado exclusivamente a servir la primera comida del día, contiene café de grano, té orgánico, jugo natural o leche chocolatada, brownie con frutos secos, pan de masa madre, una omelette con jamón y queso, palta, mantequilla, mermelada y hasta el servicio.


Bienestar

Masaje para embarazadas Bamasuah

Tanto a Vale Ortega como a Paulie Olguín les encantaría que les hicieran un masaje, tanto ahora, en pleno embarazo, como después de que nazca la guagua. “Tengo más de 6 meses y ya se siente el dolor”, dice la comunicadora. Bamasuah ofrece masajes a domicilio especializados para embarazadas, y cuentan con todos los protocolos y medidas sanitarias. El precio de las sesiones es de $30 mil el de 45 minutos y $35 mil el de una hora.


Mamá desobediente, libro de Esther Vivas (Catalonia, 2020)

Está lleno de libros sobre embarazo, maternidad y crianza, pero no tantos con un enfoque feminista y contemporáneo. Esa es la experiencia, al menos, que ha tenido Daniela Ortúzar buscando literatura que la acompañe en este momento. “La mayoría sigue siendo muy tradicional, con el estereotipo clásico de la madre integral e ideal”. Un libro reciente, escrito por la española Esther Vivas, ayuda a llenar ese vacío. “Una vez las mujeres hemos acabado con la maternidad como destino, toca poder decidir cómo queremos vivirla”, se lee en la contratapa de este alabado ensayo-crónica.


Mecedora de lactancia réplica Eames Rocking

A Vale Ortega le han hablado mucho del sillón de lactancia, un mueble diseñado específicamente para esas largas jornadas de amamantado. Hay una versión más completa, que tiene el aspecto de un sillón tradicional pero cuenta por debajo con un eslabón giratorio, que permite un movimiento de mecer muy suave, además de apoya brazos anchos y blandos. Cuesta, eso sí, bastante, pero en Baby Tutto ofrecen algo más sencillo pero también efectivo, que además aporta algo de diseño a la casa: una réplica de la icónica silla Eames Rocking, cuyo vaivén ayudará a calmar y hacer dormir a cualquiera.


Cojín de lactancia Serenity

Aunque está pensado para cuando la guagua haya nacido, y pueda ser amamantada con más comodidad, un cojín de este tipo le ha “salvado la vida” a Daniela Ortúzar durante su embarazo. “Creo que a todas las mujeres embarazadas les gustaría”, dice. “Duermo abrazada al cojín entre mis piernas, me lo pongo bajo ellas cuando las siento pesadas, también en la espalda. Sirve para todo. No veo cómo una embarazada podría vivir sin él. Para mí es obligatorio”.


Ropa

Pijama BJHogar manga corta abotonado

“He buscado mucho un pijama veraniego, ligero y de manga corta, pero que sea abotonado y fácil de abrir para cuando toque dar leche”, cuenta Vale Ortega. “Pero ha sido un desastre encontrarlo”. Es cierto: en internet abundan ejemplares, pero casi todos en el extranjero. En Falabella, con suerte, encontramos uno: un conjunto de short y blusa sintéticos.


Polera larga Nala

A Daniela Ortúzar, para las semanas que le quedan de embarazo, le gustaría tener más poleras anchas de colores básicos, que son los que les gusta usar. “Todas las que tengo me las han prestado, y ha sido bacán, pero me faltan cosas de mi estilo”. Estas poleras Nala, una tienda especializada en embarazadas, no parecen para embarazadas: son largas, lisas y sueltas, simples y sin adornos.


Polera lactancia Cathy

Pensando en el posparto, tener ropa que permita dar leche en cualquier circunstancia, tiempo y lugar puede mejorar mucho la experiencia de lactancia. “Un gran regalo sería recibir poleras para amamantar, de esas que se abren para los lados”, dice Ortúzar. “Así no estás obligada a levantarte toda la ropa cuando toque dar leche”. Esta polera de MiMama.cl tiene un pliegue en la zona del pecho, que no se distingue gracias a su diseño, pero que se abre muy fácilmente cada vez que la guagua lo necesite.


Pantalón de buzo Adina Gray

“Estoy en el octavo mes y estar como prieta todo el rato es muy molesto”, reclama Daniela Ortúzar sobre los pantalones clásicos para embarazadas, muy necesarios pero a veces demasiado estrechos. “Yo no soy de faldas ni vestidos, por eso me vendría muy bien un pantalón que no me tape toda la guata. Tengo uno solo, que es suelto y muy cómodo, y le he sacado el jugo”. Este par Adina, al ser de buzo y con cintura ajustable, puede cumplir ambas funciones.


*Los precios de los productos de este artículo están actualizados al 22 de octubre de 2020. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.