Mi compra favorita (y la más útil) de esta pandemia

La cuarentena ha cambiado nuestros hábitos y rutinas y ha generado necesidades que antes no teníamos. Cuatro lectoras relatan sus adquisiciones más preciadas en estos más de 100 días de pandemia.




El robot que aspira, una ayuda en la casa

Para Pamela Sánchez, 36 y mamá de 3, la limpieza y el orden siempre ha sido un tema. “Soy fanática de la limpieza y el orden, ahora que trabajo desde la casa, cualquier muestra de suciedad o desorden no me dejaba concentrarme o directamente me ponía mal genio”, cuenta.

Teletrabajando todos los días con continuas reuniones y llamadas, decidió probar un robot de aspirado para hacer más eficientes las rutinas de limpieza. “Al decidir hacer la compra empecé a preguntar a mis amigos y conocidos si tenían recomendaciones, además de buscar ofertas en el comercio. Finalmente nos decidimos por el modelo UT-EXCELLENZA, de Ursus Trotter, que es aspiradora y trapeadora”.

“Sin duda es una gran ayuda hoy en día. Mientras estoy en reuniones el robot puede estar limpiando mi pieza o el living. Obviamente tiene algunas limitaciones, como el aspirado en esquinas y recovecos, pero ha sido una muy buena inversión”.

Actualmente Pamela utiliza el robot todos los días en los lugares más transitados de su hogar, limpiándolo cada dos días. Si bien hay que hacer cierta preparación del espacio que aspirará, como despejar el suelo y levantar los obstáculos como juguetes, sin dudas ha sido un gran aliado en estos últimos meses.

Vuelven los juegos

A Eloísa Alberdi siempre le han gustado los videojuegos. Sin embargo, tenía guardadas unas consolas hace bastante tiempo. Con el confinamiento que trajo la pandemia decidió que era hora de actualizar su Nintendo Wii para estrenar una Nintendo Switch.

“Se demoró cerca de tres semanas en llegar. Pero cuando finalmente lo tuve en mi poder, se transformó inmediatamente en una novedad en la casa y entre mis hermanos”, explica Eloísa.

Para esta periodista de 23 años, esta consola combina de forma perfecta la portabilidad y a la vez comodidad al poder conectarla a la TV. Así, puede jugar sola en su habitación o compartir un juego con su hermana al conectar el dispositivo a una pantalla.

“La experiencia de juego ha sido una maravilla. Es una excelente opción dedicada a todos los gustos. Hasta ahora, ha sido un pasatiempo indispensable para la cuarentena que ha hecho que el tiempo pase de forma mucho más entretenida”, plantea.

Existe la posibilidad de comprar juegos de forma virtual, sin la necesidad de salir de la casa. Además, Eloísa ha podido interactuar con amigos al compartir competencias y juegos online, generando una instancia especial durante estos meses de encierro.

Ejercicio confinado

La actividad física ha sido una gran damnificada, hay que saber ingeniárselas para mantener un ritmo de deportes o entrenamiento entre cuatro paredes.

Así lo hizo Bárbara Kunz (35) que en los primeros días de la pandemia decidió invertir inmediatamente en una máquina elíptica. “Hago bastante deporte, cuando empezó el confinamiento una de las primeras cosas que pensé fue como mantener un cierto grado de actividad física”. Ahí comenzó su búsqueda de una elíptica, la cual encontró rápidamente a través de una página web de ventas de artículos usados.

“Apenas levantaron la primera cuarentena, me puse a buscar y encontré una usada que vendían muy cerca de mi casa, la fui a ver y la compré”, cuenta. A partir de ese día la máquina se convirtió en una gran compañera para Bárbara y su marido. Tanto fue el uso que después de un par de meses la máquina dijo “basta”; quebrándosele una parte.

Tan buena compra fue que decidieron comprar otra. Esta vez nueva. Optó por el modelo de Bianchi E-1100, con la que han continuado con sus rutinas de ejercicios diarios y han seguido enfrentando este confinamiento con actividad física.

Tal fue la sensación de este modelo de elíptica que actualmente se encuentra agotada en todas las casas multitiendas y en el distribuidor oficial Bianchi Store a raíz de la contingencia mundial. De todas formas incluimos el boton para que tengas acceso para chequear este modelo.

Lavavajillas: limpieza fácil

Hasta antes de la pandemia y de las cuarentenas obligatorias, la opción de tener un lavavajillas nunca había sido un tema para María Paz Cámbara (36, mamá de dos). “Cuando yo y mi marido empezamos a trabajar desde la casa, más los niños todo el día con nosotros, nos dimos cuenta que cada día íbamos dedicando más tiempo al lavado de platos, tazas y ollas”, explica. Este ítem les quitaba momentos para estar en familia o eventualmente cocinar o trabajar.

Decidieron comprar un lavavajillas para “ganar” algo de tiempo durante el día. “Fue una gran decisión, ahora las cosas sucias se van directo a la máquina, y además, nos ayuda a mantener un mayor orden en la cocina”, agrega María Paz.

¿Su consejo? Medir los platos de uso diario para que se ajusten bien al modelo de lavavajillas, ya que incluso hoy hay algunos con bandeja ajustable.

Comenta