Moto G100: Motorola saca músculo

⭐⭐⭐⭐★

Reconocida últimamente por entregar excelentes modelos a precios convenientes, el reciente G100 de Motorola no sólo viene a coronar esa fama sino que además se asoma a la esperada gama alta. Y el resultado gusta.



Tras pérdidas millonarias en la primera década del siglo, la empresa norteamericana Motorola fue dividida en dos: Motorola Solutions, que logró mantener la esencia original de la compañía, y Motorola Mobility, que terminó siendo vendida por Google a Lenovo el 2014. A partir de entonces, se ha reinventado como una muy buena marca que apunta a un segmento de audiencia bastante claro, privilegiando dispositivos móviles de gama media con buenas prestaciones (cámara y batería, principalmente) y a precios muy convenientes.

No olvidemos que antes de eso, Motorola destacaba en el mercado por ser la marca que inventó el teléfono celular, en 1973, y posteriormente tuvo modelos tan innovadores y populares como el recordado RAZR.

Dentro de sus numerosas familias de dispositivos, quizás la que más ha destacado en los últimos años es la línea G, de gama media, y cuya primera generación debutó el 2013. Ocho años después, llegamos a su décima iteración, que Motorola ha celebrado con el Moto G100: un gran smartphone, que muestra músculo en su interior y devela que la compañía está atreviéndose un poco más a coquetear con la gama alta y la multiproductividad. Acá un resumen de la experiencia.

Motorola Moto G100 8GB RAM 128 GB


Especificaciones

  • Dimensiones: 168.4 x 74 x 9.7 mm
  • Pantalla: LCD IPS de 6.7″ Full HD
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 870 5G (7 nm)
  • Peso: 207 gr
  • Cámara: Cuatro lentes. Principal: 64 MP / Selfie: 16 MP
  • Memoria: 8GB RAM 128GB / 12GB RAM 256GB
  • Batería: 5.000 mAh
  • Sistema operativo: Android 11

Una pantalla demasiado grande

Muchas reseñas de sitios especializados han declarado que el Moto G100 es quizás el mejor celular que ha fabricado Motorola en los últimos años. Y es muy posible. Porque más allá de que sea un modelo celebratorio de la línea G, el Moto G100 destaca muy por encima de modelos similares que buscan apuntar a características de gama alta, pero manteniendo un precio relativamente asequible para la mayoría.

Lo que primero llama la atención del G100 es su generosa pantalla. Estamos hablando de una gran LCD de 6.7 pulgadas, con formato 21:9, una fluida tasa de refresco de 90 Hz y rango dinámico alto (HDR 10), con una resolución de 2520 x 1080 píxeles. Si bien la pantalla, que cuenta con dos pequeñas muescas para los lentes fotográficos en el costado superior izquierdo, tiene un 84% de cobertura (podría haber sido un poco más), su visionado es generoso, prístino y con colores que resaltan a la vista. Eso sí, su tamaño, forma y grosor —que llega a los 9,69 mm— la hacen algo inabarcable de manejar cómodamente con una mano.

El diseño del G100 es sumamente tradicional, con un formato candy bar alargado, el que puede ser algo abultado para los bolsillos de pantalones más estrechos. Tiene un puerto de entrada USB-C, el acabado externo es plástico y la parte trasera, más allá de sus cuatro lentes superiores, tiene un color tornasol genérico que puede cambiar de tono a partir de la luz que se refleja en su cuerpo. Nada del otro mundo, a decir verdad, pero son algunos de los sacrificios que se necesitan para llegar a un precio más dulce. Lo que sí: es repelente a salpicaduras, incluye un puerto de entrada de audífonos y, en general, no quedan recuerdos de huellas durante su uso.

Cuenta con tres botones físicos: uno al costado izquierdo, para activar el asistente de voz, y dos al costado derecho, uno para el volumen y otro para el encendido y el reconocimiento dactilar. Sí, el desbloqueo está integrado en el botón de encendido, en vez de en la misma pantalla o en la parte trasera del aparato. Personalmente, me parece funcional esta característica, pero podría ser algo incómodo para los usuarios acostumbrados a otras mecánicas. Evidentemente, también existe el desbloqueo por patrón, pin numérico y reconocimiento facial. También es posible revisar notificaciones sin tener que desbloquear el aparato.

Rápido, duradero y con excelentes cámaras

Por otro lado, bajo el capó encontramos un chipset Qualcomm Snapdragon 870. No es el más potente de la línea (ese sería el 880), pero igual sigue siendo un gran motor, que además se complementa con 8 (o 12, según el modelo) GB de memoria RAM. Es decir, la velocidad, la performance y el alcance del celular en cuanto a poder son más que suficientes para un usuario promedio. Si a eso le sumamos una buena batería de 5.000 mAh (con carga rápida de 20 W), el combo de duración del aparato dentro de la jornada llega a ser óptimo. Hoy, para un celular de alta demanda, una batería menor a esa capacidad solo es garantía de tener que contar siempre a mano con un cargador o una batería externa.

Más allá de sus detalles internos, Motorola ha querido subrayar que este es un teléfono que viene “ready for”, y que es capaz de realizar cualquier tarea posible. En el fondo, es como contar con un microcomputador en el bolsillo. Uno en el que jugar fluidamente videojuegos de alta demanda (con un modo especialmente dedicado) o realizar trabajos o generación de contenidos sea algo rápido y sin mayores contratiempos de funcionalidad ni gasto de batería. De hecho, el celular viene con todas las posibilidades de conexión a periféricos, para que el proceso sea aún menos engorroso y más sencillo.

El G100 viene con Android 11 y todas las novedades de sus últimas actualizaciones, incluyendo mucho control por gestos, ante la ausencia de botones virtuales en la parte inferior de la pantalla. Cuesta acostumbrarse inicialmente, pero la alternativa es mucho más intuitiva que pulsar un botón. Una vez que la mecánica se hace costumbre, el manejo de las aplicaciones es sumamente fluido. También se agradece que la interfaz no incluya mayores distracciones ni “apps complementarias” que puedan distraer la experiencia y ralentizar el desempeño del celular. Y un detalle importante: viene listo para las próximas redes 5G.

Además, el Moto G100 cuenta con un muy buen sistema de cuatro cámaras en su parte trasera, con un lente principal de 64 MP con autofoco láser, un ultra gran angular de 16 MP, un sensor de profundidad de 2 MP y un lente TOF (por “time of flight”), para medir con precisión la distancia a la hora de apuntar la cámara. Adelante, cuenta con dos lentes: uno principal de 16 MP y un gran angular de 8MP para selfies grupales o que quieran destacar el entorno. Junto a ello, la interfaz fotográfica permite múltiples modos —desde apuntar y capturar a lo profesional— hasta cámaras lentas, un notable modo nocturno, capturas dobles, realidad aumentada y otras posibilidades.

Conclusión

Salvo algunos detalles de diseño y acabado, el Moto G100 es probablemente la mejor opción hoy en el mercado para un terminal que logra combinar buenas características de uso con un potente procesador, una gran pantalla —quizás demasiado grande—, una buena batería y una mejor tasa de refresco, todo a un precio más que conveniente.

La gracia del G100, además de estas especificaciones, es que logra ser un muy buen compañero para el trabajo, la generación de contenidos, la diversión y el streaming de películas o series, en especial si se lo compara con otros aparatos similares. En ese sentido, quizás este modelo es la mejor elección para quienes busquen alta demanda en un modelo muy lejano al valor de un celular premium.

Nota: ⭐⭐⭐⭐★


*Los precios de los productos en este artículo están actualizados al 22 de junio de 2021. Los valores y disponibilidad pueden cambiar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.