Una experiencia universitaria internacional desde donde quieras, cuando quieras

La educación online está viviendo un auge sin precedentes. El desplazamiento desde lo presencial a lo virtual ha puesto a prueba el enorme potencial que tienen las universidades online nativas. Estudiantes chilenos conversan sobre su experiencia estudiando incluso con universidades extranjeras desde el país.




Imagine explicarle a una persona de 1950 que con solo apretar un par de botones puede ingresar, desde el dormitorio o el living de su casa, a un aula en la que un profesor desde España, da clases a un curso compuesto por estudiantes de todos los puntos de globo.

Imagine explicarle, que, además, puede interactuar con el profesor, porque las clases son en directo (aunque luego quedan grabadas y pueden ser consultadas en cualquier momento) y hablar con sus compañeros, aprendiendo de la realidad particular de cada uno.

Aunque nos hayamos acostumbrado a las posibilidades de la tecnología, no deja de ser asombroso como ésta nos ha abierto, literalmente, un mundo de posibilidades y conocimientos.

Por no solo sorprende que la educación online está viviendo un auge sin precedentes. En principio, la pandemia no dejó otra opción, pero el desplazamiento desde lo presencial a lo virtual ha descubierto a mucha gente el enorme potencial que tienen las universidades online nativas.

Como muestra un botón: las startups tecnológicas de educación en Estados Unidos han recibido este año una cifra récord de inversión: 2.200 millones de dólares, lo que significa un incremento de un 30% respecto al año anterior.

Las características de una universidad online

Aquí es importante hacer una distinción: no es lo mismo una universidad online nativa, es decir una nacida como institución online y con amplia experiencia; que una universidad presencial que haya tenido que adaptarse al online por fuerza mayor.

La inversión en EEUU y el resto del planeta va dirigida a las primeras, que son las que encabezan la revolución de la formación online. Y la diferencia entre ambas la pueden explicar muy claramente los estudiantes de una y de otra.

Natalia Muñoz, estudiante de segundo año de derecho de una conocida universidad chilena, cuenta: “Cuando nos mandaron a casa y empezamos con las clases online, me costó mucho mantener la motivación. Se notaba que los profesores no estaban preparados ni los contenidos adaptados. Además, teníamos que usar programas como Skype o zoom que no ayudaban mucho tampoco.”

El reverso de la experiencia de Natalia, lo aporta Rodrigo Fernández, estudiante chileno de la Universidad Internacional de Valencia - VIU “Durante el 2020, hice muchos cursos en línea, pero nada como lo que ofrece VIU. Las clases en directo, la posibilidad de solucionar mis dudas en el momento, los profesores y poder revisar alguna parte de la clase en diferido es súper importante”.

Luego agrega: “La metodología de VIU es muy flexible y te ofrece herramientas para compaginar la parte académica con tu vida profesional y personal”.

El estudiante destaca que durante su experiencia en VIU le permite conocer diferentes experiencias de diferentes países, zonas y realidades. “Ahora con la pandemia creo que nos hemos dado cuenta que aprender en modalidad virtual no solo es una opción, sino también una necesidad en un mundo que se ha volcado a este tipo de herramientas”, analizó.

Universidad con metodología online exclusiva

La Universidad Internacional de Valencia -VIU, es una universidad española 100% online, con más de una década de historia, una metodología online exclusiva, con clases online interactivas en directo que quedan grabadas y pueden ser consultadas 24/7.

VIU Cuenta con un campus virtual premiado internacionalmente, que permite el acceso multidispositivo, desde una computadora, tablet o celular; una combinación de factores que permite a sus estudiantes vivir una experiencia universitaria internacional dónde y cuándo quieran.

A día de hoy, se forman en sus aulas virtuales con más de 17.400 estudiantes de 89 nacionalidades en 79 países y más de 1.500 docentes expertos digitales impartiendo docencia.

En definitiva, se trata del ejemplo perfecto de la universidad que asombraría a la persona de 1950 que imaginábamos al principio y que, si queremos, puede abrirnos el mundo para alcanzar nuestras metas en 2022.

Si quieres conocer y tener más información PINCHA AQUÍ.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.