La advertencia de JP Morgan: Será la segunda mayor recesión desde la Segunda Guerra Mundial y daños podrían ser duraderos

El cerrado Palace Theatre todavía anuncia un concierto para el 8 de marzo en la carpa mientras la pandemia de coronavirus continúa, el 23 de marzo de 2020 en Los Ángeles, California. Mario Tama/Getty Images/AFP

El banco de inversión anticipa que el aumento en las solicitudes de seguros de cesantía marcarían el inicio de uno los mayores y más rápidos descensos del mercado laboral EEUU.




"Las noticias entrantes refuerzan el mensaje de que la doble crisis que enfrentamos, económica y de salud, ha llevado a la economía mundial a una profunda recesión", dice un nota de JP Morgan respecto al escenario que se aproxima.

Luego de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificara de pandemia el brote de coronavirus, los inversionistas comenzaron una carrera por intentar medir la magnitud de la contracción. Y tras dos meses de incertidumbre, JP Morgan si bien tiene respuestas, no cierra la puerta a un escenario aún más sombrío: el mundo se aproxima a enfrentar una de las peores crisis en casi 80 años.

"El colapso en las lecturas de actividad de febrero de China ahora parece ser la punta de este iceberg de recesión, según las encuestas de negocios disponibles en marzo. Las solicitudes de desempleo de Estados Unidos envían una señal clara de que la actividad en el resto del mundo se contrajo este mes. La cuestión clave de las perspectivas es medir la profundidad y la duración de la recesión. Ahora creemos que la profundidad no tendrá precedente", dice el reporte de JP Morgan.

El lapidario escenario que anticipa el banco de inversión se sustenta en los bruscos desplomes que anticipan para las principales economías del mundo.

Según JP Morgan, el PIB de China sufrirá una contracción de 40% este trimestre, seguido por caídas de 14% en la economía de Estados Unidos y 22% en Europa. Como resultado, el PIB global disminuirá 1,1% este año. Se trata de la segunda mayor contracción desde la Segunda Guerra Mundial, además de la octava recesión global.

A causa de "la repentina y sin predecentes" paralización de la actividad que se está consolidando en la mayoría de los sectores económicos, JP Morgan advierte que el mundo debe prepararse para un conjunto de datos inquietantes.

"Esperamos que la producción industrial global caiga en más del 10% durante febrero-marzo y esperamos que el PMI global de toda la industria caiga por debajo del nivel apuntado en la crisis financiera", se lee en el reporte.

Pero los datos desalentadores no terminan ahí. JP Morgan agrega las cifras del PMI del G-4, a su listado de advertencias, además del aumento en las solicitudes del seguro de cesantía en EEUU.

"Los PMI flash G-4 de la próxima semana deberían dar luces de la caída que está en camino, mientras que un aumento en las solicitudes de desempleo de los EEUU, marcará el comienzo de lo que probablemente sea uno de los mayores y más rápidos descensos del mercado laboral de los EEUU", dicen los analistas del banco de inversión.

Respuesta a las dudas

Cuánto tiempo demorará la economía en recuperarse es una de las preguntas del momento entre los inversionistas, y que pocos se atreven a responder.

"A medida que lleguen noticias angustiosas, será natural extrapolar que la recesión global se extenderá hasta el segundo semestre de este año. Sin embargo, la profundidad de la inmersión de marzo a abril no será la mejor guía de la situación de la economía mundial a fines de este año. Este resultado estará determinado por la interacción de cómo evoluciona el virus, las políticas de contención y el el éxito de las autoridades y reguladores para limitar el daño por las pérdidas en los ingresos y por el estrés en los mercados financieros", dice JP Morgan.

En esa línea, los analistas fijan un escenario donde la actividad comienza a recuperarse a mediados de año, lo cual generaría un "trampolín" en el crecimiento global.

"La condición necesaria subyacente para que se concrete nuestro escenario de referencia, de que el crecimiento global se recuperaría un 9% a partir del segundo semestre, es que las políticas de distanciamiento social se relajen significativamente a mediados de año. Esto requerirá que el brote se desvanezca, además de un cambio en las políticas, lejos de la contención y hacia un mayor crecimiento", detalla JP Morgan.

Daños perdurarían

Dicho escenario no esta libre de riesgos significativos, como la alta posibilidad de que la pandemia persista por un tiempo mayor al presupuestado. También, existe el temor de que la profundidad en los daños del choque inicial, entre febrero y abril, acorten la normalización de la actividad.

“Incluso si la recuperación se dispara en el 2do semestre, habrá daños duraderos. Nuestra línea de base incorpora una ola significativa de despidos y cierres de negocios que pesarán fuertemente en la demanda y estresarán aún más a los mercados financieros. Como resultado, vemos que el nivel de crecimiento del PIB mundial finalizaría 2020 en 2.1% por debajo de la ruta de referencia previo al brote y la tasa de desempleo de los países desarrollados se 1% más alta. Al igual que con la crisis financiera, uno de los mayores costos heredados serán las finanzas fiscales, y se prevé que los déficits en las economías desarrolladas aumenten aproximadamente un 5% del PIB este año, lo que se sumará a los niveles ya elevados de deuda soberana”, concluye el reporte.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.