Los minoristas de muebles comienzan a sentir un dolor más agudo por aranceles

muebles wsj

Cajas de inventario en un almacén de muebles de oficina de Arnold en Pennsylvania. La compañía obtiene alrededor del 80% de sus ingresos de las importaciones chinas. FOTO: MICHELLE GUSTAFSON THE WALL STREET JOURNAL

La amplia exposición de la industria a China aumenta los riesgos financieros. "Estamos caminando por la cuerda floja".




En medio de exhibiciones aparentemente interminables de sillas y juegos de comedor, la feria de otoño de la industria del mueble aquí mostró algunos signos de los tiempos actuales: pancartas sobre productos no chinos que proclamaban "¡Sin aranceles!",

"La gente ve las señales y se acercan", dijo Luther Revels, un vendedor del mayorista de muebles Bramble Co., cuya sala de exposición presentaba sofás, mesas y veladores hechos en Indonesia.

El negocio del mueble es uno de los muchos atrapados en la campaña arancelaria de la administración Trump contra China, y últimamente el dolor ha comenzado a intensificarse.

Las acciones del minorista de muebles en línea, Wayfair Inc, se desplomaron 14% el 31 de octubre después de que la compañía afirmara que los aranceles exacerbaron su pérdida del tercer trimestre, al golpear a los proveedores de Wayfair y hacer que los consumidores desconfiaran de las compras.

"Los aranceles están inyectando una volatilidad mayor a la esperada en nuestro mercado", dijo el cofundador y director ejecutivo de Wayfair, Niraj Shah.

China fue el principal exportador de muebles a los Estados Unidos el año pasado, enviando US$34 mil millones en mesas, sillas, sofás y otros muebles.

Estas importaciones se vieron afectadas por primera vez con aranceles del 10% en septiembre de 2018, antes de que los aranceles aumentaran al 25% en mayo después de que las conversaciones comerciales entre EEUU y China llegaran a un punto muerto.

"Esto ha sido muy desafiante para la industria del mueble en su conjunto debido a la gran exposición que tiene a China", dijo Peter Keith, un analista de Piper Jaffray, que agregó que la naturaleza discrecional de las compras de muebles significa que la industria enfrenta un mayor potencial de tarifas relacionadas con dificultades financieras que muchas otras empresas.

Si bien un arancel del 25% sugiere fuertes aumentos de precios y la caída de las ventas, los minoristas y expertos de la industria afirmaron que el dolor de la industria del mueble se ha visto atenuado por varios factores, incluidos los envíos de muebles de países distintos de China y los proveedores que acordaron cubrir algunos de los costos. También dijeron que los clientes a menudo no son conscientes de los precios cambiantes.

Ed Menapace, propietario de Farmhouse Store en Westfield, N.J., dijo que ha realizado más de 30 ajustesde precios en su sala de exposición de muebles de 10.000 pies cuadrados desde que las tarifas llegaron por primera vez.

Aún así, dijo que sus clientes no han notado los cambios. "No tienen idea de cuánto cuestan los muebles", expresó.

Darrin Williams, de Richmond, Virginia, precisó que ha estado comprando un nuevo sofá durante varios meses antes de mudarse a su nuevo hogar y que no había notado ningún cambio en los precios. Pero los datos muestran que los precios realmente están subiendo.

De 2014 a 2017, los precios de los muebles cayeron aproximadamente 1% al año, pero comenzaron a aumentar en 2018 a medida que las tarifas entraron en vigencia. Los precios de los muebles subieron un 2,3% para el año finalizado el 30 de septiembre.

Un estudio de junio de la National Retail Federation advirtió que las tarifas agregarían US$4,6 mil millones al año a lo que los consumidores gastarán en muebles importados, como sillones reclinables, sofás y artículos tapizados para la sala de estar.

Algunos minoristas de muebles dicen que tienen pocas opciones más que cargar los aranceles a los consumidores. Los muebles de oficina de Arnold, ubicados fuera de Filadelfia y que emplean a unas 100 personas, generan alrededor del 80% de sus ingresos importando un sistema de muebles de oficina que solo se fabrica en China, bajo un contrato de cinco años que comenzó en 2018.

"Tengo que perder dinero, lo que he estado haciendo desde que comenzó el [arancel] del 25%. Se están perdiendo millones de dólares", señaló Jay Berkowitz, director ejecutivo de Arnold's.

Berkowitz dijo que su compañía, con cerca de US$20 millones en ventas, ha tenido que pagar US$2,2 millones en aranceles de muebles, lo suficiente como para eliminar todas sus ganancias del año desde que los aranceles entraron en vigencia y obligaron a la compañía a operar con pérdidas.

Arnold ha aumentado el precio de sus muebles en aproximadamente un 7%, precisó Berkowitz. Añadió que un aumento mayor habría representado una amenaza significativa para las ventas.

"Estamos caminando por la cuerda floja en este momento", dijo Berkowitz. "Será mejor que retiren esa tarifa pronto o tendremos un gran problema. Estaremos fuera del negocio si no lo hacen".

La administración Trump ha defendido los aranceles al decir que son necesarios para obligar a China a poner fin a las prácticas que perjudican a las empresas estadounidenses. El presidente Trump ha dicho que los aranceles también podrían conducir al regreso de más empleos de fabricación a EEUU.

Los datos de producción industrial muestran que no ha habido un aumento en la fabricación de muebles en EEUU desde que entraron en vigencia los aranceles, pero los patrones de importación están cambiando.

Los envíos de muebles desde China a EEUU disminuyeron un 30% entre septiembre de 2018 y septiembre de 2019, según los registros recopilados por Panjiva, una división de S&P Global Inc. que rastrea el flujo de bienes en el extranjero.

Durante el mismo período, los envíos desde Vietnam aumentaron 51%. Ashley Homestores Ltd., uno de los fabricantes y minoristas de muebles más grandes del mundo por ventas, comenzó a trasladar la mayor parte de su abastecimiento a Vietnam hace más de una década.

Los minoristas atribuyen dos factores a la amortiguación del impacto para los consumidores: el aumento de los suministros de muebles de países no arancelarios y la disponibilidad de planes de financiación que permiten a los compradores distribuir los pagos a lo largo del tiempo.

"No creo que haya obligado a nadie a cerrar", dijo Matt Schultz, presidente de John V. Schultz Furniture, cuyas operaciones incluyen una tienda de 90.000 pies cuadrados en Erie, Pa.

Aun así, los aranceles están en la mente de muchas personas en el negocio del mueble. Tom Conley, director ejecutivo de High Point Market Authority que organiza una feria comercial dos veces al año, dijo que los registros previos al espectáculo aumentaron un 8% para las personas y un 4% para las empresas, en comparación con el año anterior.

Conley lo atribuyó a la ansiedad de los aranceles, pero mientras hablaba con los participantes sobre los 12 millones de pies cuadrados de espacio de exhibición del programa, se dio cuenta de que otros factores, como una posible recesión económica y la actual escasez de mano de obra, también estaban en juego.

"Todo el mundo todavía está preocupado [por las tarifas], pero tengo la sensación de que algunas personas están avanzando", expresó.

Comenta