Sector defensivo, proyecciones mixtas: las oportunidades en compañías de telecomunicaciones de la región

Según Fitch Ratings, los operadores de América Latina han reportado aumentos de más de 20% en el tráfico móvil y 40% en el tráfico de banda ancha fija durante la pandemia.




Si bien la posibilidad de un segundo brote de coronavirus sigue latente, los inversionistas han elevado los niveles de riesgo en sus portafolios ante el desplome en los precios. Eso sí, la búsqueda de rendimientos mantiene a los bancos de inversión en constante análisis sobre aquellos sectores más resistentes al Gran Bloqueo.

Para aquellos inversionistas que miran América Latina, las compañías ligadas al sector de telecomunicaciones surgen como una atractiva oportunidad, pues permiten incorporar activos de riesgo a una cartera defensiva. Sin embargo, los analistas advierten que, si bien la industria cuenta con una positiva visión, las perspectivas son mixtas y cada compañía tiene sus propios riesgos.

“Vemos a las empresas de telecomunicaciones como más resistentes, con un impacto negativo de -2.5% en ingresos por servicios y de -4.5% en el EBITDA 2020, mientras que el sector televisión, que cuenta con recomendación Neutral, debería sufrir mayores impactos ante la contracción de los anuncios”, indica JP Morgan en un reporte sobre las compañías de telecomunicaciones de la región.

Una visión similar tiene Fitch Ratings, pues destaca que los operadores de América Latina están reportado “significativos aumentos” en la actividad de datos mediante telefonía fija y móvil: alzas de más de 20% en el tráfico móvil y de 40% en el tráfico de banda ancha.

Sin embargo, a pesar del aumento en la demanda, Fitch puntualiza que la industria no es totalmente inmune a los riesgos actuales.

“Fitch no espera un deterioro significativo en el rendimiento de la red, ya que los operadores tienen flexibilidad en la calidad (por ejemplo, reducir la calidad de transmisión). Las tendencias a largo plazo, aunque en general positivas para el sector en términos de consumo de datos y cobertura de red, no son inmunes a las presiones macroeconómicas. La depreciación de las divisas y un financiamiento más estricto podrían obstaculizar la capacidad de los operadores para llevar a cabo proyectos de fibra y 4G", dice un estudio de la agencia.

Respecto a los riesgos cambiarios en Chile, la clasificadora de riesgo puntualiza que los emisores chilenos “generalmente tienen programas de cobertura robustos”, que cubren al menos un 70% del capital de su deuda denominada en dólares.

Las apuestas

Considerando los diversos riesgos para cada compañía, JP Morgan, Bradesco y Banorte analizaron los impactos que podrían sufrir las compañías de LatAm, donde destacan variables como riesgos por depreciación de divisas, exposición a clientes con servicios de costo fijo y prepago, además de la industria de televisión.

“Las empresas de telecomunicaciones deberían ofrecer una buena capacidad de recuperación; medios menos. Durante las cuarentenas, esperamos un aumento en las adiciones de banda ancha, menor rotación de cliente y una reducción del 20% en las ganancias de prepago, lo que resulta en un impacto negativo neto de entre 3% y 6% de las ganancias por servicio y de entre -4% a 9% en el EBITDA durante el segundo trimestre”, afirman los analistas de JP Morgan.

Así, el banco de inversión norteamericano clasifica sus recomendaciones entre una estrategia con foco en una recesión de largo plazo y una estrategia cuyo foco es captar un rebote más rápido.

“Elecciones para una recesión duradera: Telefónica Brasil, América Móvil (México), Telesites (México). Telefónica Brasil (Comprar desde N) debería ofrecer una sólida resistencia ante una caída de 12% en los ingresos de prepago (12%), además de contar con mayor exposición a clientes de mayores ingresos, mientras que América Móvil y Telesites son las compañías más estables de la industria en el escenario actual”, se lee en el reporte.

América Móvil acumula una caída de 24,2% en lo que va del año Wall Street, mientras que Telefónica Brasil y Telesites registran bajas de 15% y 14%, respectivamente.

En tanto, Bradesco fija sus apuestas en la brasileña TIM participacoes: “El tono de TIM fue positivo sobre sus resultados de ganancias en el 4T19 y las expectativas para los próximos trimestres. Los ingresos por servicio móvil de TIM mejoraron a + 3.8% a / a en el 4T19 vs. 1.9% en el 3T19, reflejando iniciativas y nuevos planes implementados principalmente durante el 2S19. En términos de otros ingresos, en servicios móviles, que ayudaron a impulsar los resultados del 3T19, la compañía señaló que es una parte importante de su negocio que está creciendo a medida que TIM amplía su cobertura”, dicen los analistas de Badesco.

La brasileña TIM participacoes acumula pérdidas de 12% en lo que va del año.

Respecto a una estrategia con foco en una recesión extensa, JP Morgan recomienda comprar Tim y la mexicana Megacable, que registra una caída de 16,3% en el año.

“Selecciones para un rebote más rápido: Tim, Mega. La mayor exposición de Tim (sobreponderar) al prepago (29% de revoluciones) lo hace más orientado al PIB, y una posible consolidación móvil debería traer sinergias, mientras que la desventaja debería estar limitada por un bajo apalancamiento y valoraciones deprimidas (4.1x EV / EBITDA'20E vs 5.2 x del sector). Megacable (sobreponderar) caída histórica en valoraciones (5.3x EV / EBITDA, -40% frente a los pares de EE.UU.) además de sus bajos niveles de apalancamiento”, explicaron los analistas del banco de inversión.

Una visión similar tiene el banco de inversión mexicano Banorte respecto a Megacable, pues indican que las cuarentenas elevaron las rentabilidades de la compañía.

“Los resultados de Mega están en línea con las expectativas, aunque la rentabilidad estuvo por encima de nuestras estimaciones debido a la eficiencia operativa en Cable y mayores ingresos por usuarios, debido a la mayor demanda en medio del brote de COVID-19. La acción podría ser más defensiva en el entorno actual debido a la resistencia de sus segmentos de negocios y un balance muy sólido”, indica un reporte de Banorte.

En el plan local, JP Morgan tiene una positiva visión sobre Entel, pues actualizó su recomendación desde Vender a Neutral, lo que se explica por la cautela en torno a los niveles de apalancamiento de la compañía.

Las acciones de Entel registran una fuerte caída de 20% en lo que va del año.

“Tigo (recomendación Neutral), Entel (N, desde Subponderar) y Televisa (Neutral, desde sobpreponderar) también deberían funcionar en una recuperación más rápida, pero son menos preferidos en un mayor apalancamiento, un crecimiento más lento y una perspectiva publicitaria débil”, concluye el reporte.

Comenta